ISSSTE e IMSS, con el mayor número de reportes por desabasto de medicinas en el país: Nosotrxs

Filas para recibir medicamento en el Hospital Adolfo López Mateos, de la Ciudad de México. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) concentran el mayor número de reportes por desabasto de medicinas, informaron organizaciones de la sociedad, como parte de la iniciativa “No al Huachicol de Medicinas”.

Según el seguimiento realizado, 48.7% de los reportes corresponden al ISSSTE, con 444 casos; 25.1% al IMSS, con 229 eventos; 15.9% al Seguro Popular, con 145, y el resto a otros sistemas de salud.

De acuerdo con el primer informe sobre desabasto elaborado por el colectivo Nosotrxs, los pacientes con diabetes (15.3%), hipertensión (14.3%), cáncer (8.6%), VIH (7.3%), fallo renal (3.5%), ansiedad (2.3%), convulsiones (1.8%) y artritis reumatoide (1.6%), son los más afectados por la falta de medicamentos.

Además de compuestos para regular la presión arterial (Losartán, Temilsartán) y la cantidad de glucosa en sangre (Insulinas y Metformina), los usuarios del servicio de salud reportan el desabasto de fármacos para prevenir el rechazo de órganos en personas que han recibido trasplantes o para tratar afectaciones renales.

De los 912 casos documentados de mayo a septiembre de 2019, la mayoría se registraron en la Ciudad y el Estado de México –donde habita una quinta parte de la población del país y que cuenta con el mayor número de usuarios y centros de salud–, Veracruz, Chihuahua y Jalisco.

En conjunto, estas cinco entidades concentran 54% de los casos reportados a nivel nacional, mientras que las entidades con menos reportes son Baja California Sur, Colima, Durango, Hidalgo y Quintana Roo.

En conferencia de prensa, Luis Fernández, director ejecutivo de Nosotrxs, precisó que la información obtenida representa el 5% del total de los usuarios de la plataforma de internet “No al Huachicol de Medicinas”, integrada por 19 mil internautas.

Sin embargo, consideró que la muestra es significativa para evidenciar la problemática por la que atraviesa el sector salud y sus usuarios, que no había sido tomada en cuenta por gobiernos anteriores.

El reto, explicó, es combatir la corrupción e ineficiencia de los sistemas de salud y multiplicar la vigilancia para evitar el robo hormiga y las irregularidades en cualquier etapa de la cadena de abasto, tanto a nivel macro como micro.

De acuerdo con la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias (Unefarm), el robo de medicamentos y su mercado negro representa entre 13 mil millones y 30 mil millones de pesos anuales.

A pesar de la falta de medicamentos, detalló, los pacientes prefieren no denunciar por temor a represalias por parte de la clínica o el hospital, es decir, que los servidores públicos les nieguen la entrega de medicamentos en futuras ocasiones, retrasen la entrega, o bien sean despedidos, en el caso de los empleados.

Para combatir esta práctica, Nosotrxs, en coordinación con la asociación Derechohabientes Viviendo con VIH del IMSS (DVVIMSS), Fundar Centro de Análisis e Investigación AC y la Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer, lanzó la iniciativa “No al Huachicol de Medicinas”

En ella, explicó, los usuarios pueden reportar la falta de insumos médicos o fármacos, sin temor a represalias, pues sus datos son confidenciales y se pretende que sean entregados a las autoridades responsables del suministro.

Luis Adrián Quiroz, de DVVIMSS, consideró fundamental cerrar brechas y empezar a creer en las instituciones, para proteger al denunciante y obtener datos sobre el problema, que puedan coadyuvar a resolverlo.

“Tenemos que ir avanzando para garantizar que los derechos de las personas que vivimos con cualquier padecimiento podamos ser escuchados”, manifestó.

Asimismo, hizo un llamado a los legisladores para empezar a discutir el tema de la corrupción y el robo del medicamento, que genera pérdidas millonarias para el sector salud y los usuarios, para quienes no hay una reparación del daño efectiva.

“Tenemos un gran problema y ese se llama la no entrega de medicamentos, pero no somos enemigos de las autoridades. Queremos sumar esfuerzos para que la autoridad se entere de estos robos y de las posibles cadenas de corrupción que estamos encontrando”, indicó.

En su calidad de paciente, Quiroz explicó lo difícil que es obtener un amparo para conseguir medicamentos, que son un soporte de vida y que no sólo significan el derecho a la salud, sino el derecho a estar vivo.

Por su parte, Brenda Ponce, de la Asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer, recordó que el mes pasado los padres de niños con cáncer tuvieron que manifestarse para obtener el medicamento que necesitaban, y en este momento los pacientes con daño renal están considerando emprender las mismas acciones.

“Unas horas para un paciente, no sólo en etapa pediátrica, sino cualquier paciente con cáncer, es cuestión de vida o muerte”, aseveró.

Cadenas de corrupción y beneficios fiscales

Janet Oropeza, de Fundar, calificó como un acierto la iniciativa ciudadana que pretende coadyuvar con las autoridades en el combate a la corrupción en el suministro de medicamentos, pero apuntó que para ello existen desafíos en cuestiones de transparencia y gasto público que deben resolverse.

Tan solo en la cuenta pública 2018, detalló, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó probables irregularidades en el sector salud de las 32 entidades por un monto de 4 mil 853 millones de pesos.

Además, seis de 10 empresas farmacéuticas que más ventas registraron en el país obtuvieron condonaciones de impuestos, es decir, beneficios fiscales por 5 mil 871 millones de pesos durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

De todas las empresas a las que se les condonaron impuestos durante la administración pasada, Roche fue la segunda más beneficiada y la primera en el ramo de las farmacéuticas, con casi tres mil 796 millones de pesos, precio real de 2019.

Grupo Fármacos Especializados se ubicó en segundo lugar, con mil 834 millones de pesos condonados, seguida por Merck Sharp & Dhome Comercializadora, con 983 millones 5 mil 891 pesos; Novartis Farmacéutica, con 771 millones 579 mil 128 pesos; Glaxosmithkline México, con 195 millones 241 mil 734 pesos; Sanofi Aventis, con 12 millones 445 mil 463 pesos, y Bristol Myers Squibb de México, con poco más de 6 millones de pesos.

“Nos preocupa, porque las entidades que tienen mayores índices de pobreza son precisamente las que no comprueban correctamente el gasto. Oaxaca quedó pendiente de aclarar mil 446 millones de pesos y Chiapas mil 68 millones de pesos”, indicó.

Oropeza explicó que estas irregularidades y malos manejos forman parte del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), que cuenta con 5 mil millones de pesos y es destinado para las comunidades más pobres del país.

Para la investigadora, la condonación de impuestos representa una doble afectación para los servicios de salud, porque estas cantidades multimillonarias dejan de entrar a las arcas del Estado y por tanto dejan de servir para comprar medicamentos.

“Los beneficios fiscales obtenidos por las farmacéuticas representan casi tres veces el presupuesto del programa de salud sexual y reproductiva de la Secretaría de Salud para 2019”, remató, y aseguró que la cifra asciende en total a 7 mil 705 millones de pesos.

Según el informe, las familias en zonas marginadas llegan a destinar más de la mitad de su ingreso mensual en atención médica y compra de fármacos. Tan sólo en 2017, detalló, más del 40% del gasto total en salud del país provenía del gasto de bolsillo y 60% de éste era destinado a la compra de medicamentos.

Comentarios

Load More