En menos de 24 horas, la PGJ-CDMX detiene a tres policías acusados por secuestro y violación

Las instalaciones de la PGJ-CDMX. Foto: Especial Las instalaciones de la PGJ-CDMX. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En medio de la inseguridad que azota a la Ciudad de México, los capitalinos deben sumar otra preocupación, la de cuidarse de quienes tienen por ley la obligación de salvaguardar su seguridad.

Y es que en menos de 24 horas la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) detuvo a tres policías acusados por los delitos de secuestro y violación.

El primer caso se registró en la avenida República Federal y Cerrada las Torres, colonia Zona Ejidal de Santa Martha Acatitla, en la alcaldía Iztapalapa, cuando los oficiales identificados como Segundo Mario “S” y Samuel “V” presuntamente pretendían cobrar el rescate por un hombre secuestrado.

De acuerdo con la dependencia, la víctima fue retenida ayer por los uniformados sin motivo alguno y para liberarla solicitaron a sus conocidos un millón de pesos.

Al no poder reunir el dinero, los amigos del sujeto ofrecieron dos motocicletas y 20 mil pesos a los plagiarios y a la par solicitaron el apoyo de las autoridades locales, pertenecientes al sector Oasis, quienes lograron ubicar a la patrulla en cuestión.

Más tarde, los uniformados se presentaron al lugar del rescate, donde fueron detenidos por sus compañeros y trasladados a la Fiscalía Antisecuestro (FAS) de la PGJ-CDMX, que inició una capeta de investigación por la posible comisión del delito de secuestro exprés.

El segundo caso ocurrió en la colonia San Lorenzo Acopilco, alcaldía Cuajimalpa, hasta donde se presentaron elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) para atender la llamada de auxilio de los vecinos por la presencia de un ladrón en uno de los domicilios aledaños.

Los policías lograron aprehender al presunto delincuente, pero al presentarlo ante el ministerio público, este determinó que no había delito que perseguir y lo dejó en libertad.

Tras su liberación, el sujeto denunció que durante su traslado fue abusado sexualmente por uno de los policías que lo detuvo.

Por este hecho, la PGJ-CDMX inició una carpeta de investigación por la posible comisión del delito de violación y abuso de autoridad.

En ambos casos, la Dirección General de Asuntos Internos inició las investigaciones administrativas conducentes por la posible transgresión a los principios de actuación policial y con el objetivo de imponer la sanción correspondiente.

Ante este tipo de situaciones, la dependencia reiteró que de existir una mala actuación policial dolosa, esta será castigada de forma inmediata conforme al código penal vigente.

BAG

/FIN DE NOTA/

Comentarios

Load More