Caso Pemex-Fertinal: Ricardo Salinas y Banco Azteca demandan a Proceso por “daño moral”

La portada de Proceso en su edición 2229

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El multimillonario Ricardo Salinas Pliego y Banco Azteca demandaron por “daño moral” a la revista Proceso, a dos integrantes de su equipo directivo y a un reportero por las investigaciones periodísticas que revelaron los vínculos del magnate con la compraventa a sobreprecio de Grupo Fertinal por parte de Pemex durante la administración de Enrique Peña Nieto.

En la demanda, presentada el pasado 26 de agosto ante el Juzgado 62º de lo civil de la Ciudad de México, Salinas Pliego y Banco Azteca afirmaron que Proceso orquestó una “campaña de desprestigio” en su contra, “con el único propósito de sembrar en la población mexicana una idea errónea y negativa” y de difundir la noción de que “el Señor Ricardo Salinas Pliego es una persona corrupta”.

Sus abogados ocuparon 10 cuartillas para resaltar la exitosa carrera empresarial y filantrópica de Salinas Pliego, “con la finalidad de demostrar la calidad humana, y la intachable reputación profesional y social” de su cliente, cuyo “honor, reputación e imagen” –según ellos– fue perjudicada por las investigaciones de Proceso.

Atacaron principalmente la edición 2229 de este semanario, en cuya portada aparecía el rostro sonriente del magnate, con la leyenda “Pemex-Fertinal: El Gran Fraude de Salinas Pliego”, y su texto de apertura, titulado “Salinas Pliego, el magnate que movió los hilos de la estafa Pemex-Fertinal”.

Dicho reportaje arrojó indicios sobre los vínculos del magnate con una red de sociedades offshore que tuvieron acciones de Grupo Fertinal entre 2006 y 2016; también mostró cómo empleados de Grupo Salinas ocuparon puestos clave en la empresa, mientras Banco Azteca se convirtió en su “tesorería” mediante el fideicomiso F470.

En su defensa, Proceso presentó decenas de documentos que sustentan cada párrafo publicado en sus sucesivas ediciones, y contestó puntualmente a los 122 reclamos presentados por los abogados del magnate y su banco.

Estos abogados no son ajenos al tema de Fertinal: Gabriel Alfonso Roqueñí Rello –quien firma la demanda en representación del magnate y su banco–, fue el primer delegado del fideicomiso F470 de Banco Azteca en la empresa, el cual fue creado el 31 de octubre de 2006. Ese mismo día, Gerardo Manuel Ramírez Ornelas –otro abogado de Salinas Pliego en la demanda–, se convirtió en apoderado legal de Grupo Fertinal.

A petición de los abogados de Salinas Pliego, el juez Rodrigo Cortés Domínguez Toledano, del Juzgado 62º de lo Civil de la Ciudad de México, emitió una orden de censura previa para que Proceso no publicara información relacionada con el juicio.

Sin embargo, el mismo Poder Judicial violó la medida de censura: en el Boletín Judicial del pasado viernes 11 publicó los nombres de los demandantes –Salinas Pliego y Banco Azteca– así como de los demandados –Comunicación e Información, S.A. de C.V., Rafael Rodríguez Castañeda, Homero Campa Butrón y Mathieu Pierre Olivier Tourliere–.

Poco fondo

Muchos de los puntos expresados por Salinas Pliego y Banco Azteca atacan la forma en la que se publicó la información –la portada de Proceso, las cabezas y los pies de las fotografías–, descalifican las investigaciones –las tachan de “sin sustento” o “sin un solo elemento objetivo, informativo y sólido”–, defienden la compraventa de Fertinal –que según ellos era “una empresa altamente productiva”–, o acusan a este semanario de fincar hechos ilícitos al magnate, como el de fraude.

Sin embargo, pocos puntos abordan el fondo, es decir, la información dura que se aportó sobre el caso Fertinal.

Desde principios de año, Proceso realizó una serie de investigaciones sobre la adquisición de esta empresa por parte de Pemex, las cuales documentaron el desfalco a la petrolera, exhibieron el polémico dividendo de 51 millones de dólares que los socios decretaron dos meses antes de concretarse la venta, y señalaron a los actores involucrados en esta operación.

Entre ellos se mencionaron el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin; el expresidente del Consejo de Administración de Pemex, Pedro Joaquín Coldwell; y el exdirector de Pemex Fertilizantes, Édgar Torres Garrido. Pero también se investigó sobre los socios de Grupo Fertinal: el empresario Fabio Massimo Covarrubias Piffer y el operador de las sociedades offshore, Salinas Pliego.

Para sustentar estos reportajes se consultaron más de 2 mil documentos –algunos públicos y la mayor parte, internos del Grupo Fertinal; entre ellos el contrato de compraventa con Pemex y sus anexos–, los registros públicos de comercio de cuatro países y fuentes cercanas al caso o a sus protagonistas, siguiendo las pautas que satisfacen la información veraz, como ha sostenido de manera reiterada la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la Corte Interamericana de Derechos Humanos en jurisprudencia.

En la demanda, los abogados del magnate sostuvieron que “el Señor Ricardo Salinas Pliego no tuvo relación alguna, en lo personal, con la empresa Grupo Fertinal; no es ni fue accionista, administrador, consejero o funcionario de dicha persona moral ni de sus subsidiarias”.

Sin embargo, no refutan la información que expuso este semanario en su edición 2229. En ella se documentó el vínculo entre Salinas Pliego y una sociedad de papel incorporada en Suecia llamada NPK Holding AB: dicha empresa ficticia tuvo acciones de Grupo Fertinal y a la par tenía inversiones millonarias en dos sociedades de Estados Unidos –Sezmi Corporation y Skyfiber Corp– vinculadas con Grupo Salinas.

Salinas Pliego y Banco Azteca también reclaman a Proceso por documentar la presencia de “diversas personas vinculadas con las empresas del Grupo Salinas en la administración de Fertinal”. Afirman que “la relación crediticia entre Fertinal y Banco Azteca inició desde 2008, por lo que es lógico que desde entonces mi representada tuviera un interés legítimo en vigilar que el desempeño de la acreditada fuese el adecuado”.

El primer préstamo formal de Banco Azteca a Fertinal ocurrió en diciembre de 2008, pero en ese momento las “personas vinculadas con las empresas del Grupo Salinas” llevaban ya más de dos años en puestos clave de la empresa: entraron a raíz de la constitución del fideicomiso F470, el 31 de octubre de 2006.

En la demanda, los abogados de Salinas Pliego y Banco Azteca afirman que “no se desprende que la operación de compraventa de Fertinal por parte de Pemex hubiere sido un fraude, ni una estafa, un acto de corrupción, ni mucho menos que ésta hubiere sido realizada por los Demandantes”.

Sin embargo, el caso Fertinal llevó a Pemex a interponer una denuncia de hechos ante la Fiscalía General de la República (FGR) el pasado 5 de marzo; en ella, la petrolera pidió que se investigara por qué se autorizó la compra de Grupo Fertinal con sobreprecio –“el valor neto que debió haberse pagado por la empresa pudo haberse negociado en 15 millones de dólares americanos”, aseveró–, y a pesar de que la empresa se encontraba “técnicamente en quiebra”.

En su informe anual ante la Securities and Exchange Commission (SEC) –la autoridad bursátil de Estados Unidos– Pemex señaló que hubo “irregularidades probadas” en el proceso de compraventa.

La Secretaría de la Función Pública llevó a cabo una investigación paralela a la de la FGR, e impuso dos sanciones contra Édgar Torres Garrido por un monto total de 3 mil 820 millones de pesos, pues el exdirector de Pemex Fertilizantes firmó el contrato de adquisición de Grupo Fertinal.

En otro punto de la demanda, los abogados de Salinas Pliego afirman que Proceso publicó sus reportajes “a sabiendas que estos ‘cientos’ de documentos no existen”. Este semanario entregó al juez de la causa 39 documentos y evidencias que sostienen cada uno de los párrafos publicados.

Comentarios

Load More