Marchas por la libertad desbordan Barcelona; protestan contra sentencia ‘procés’

Una de las marchas que convergieron este viernes en el centro de Barcelona. Foto: Emilio Morenatti/AP Protestors wave Estelada pro-independence flags during a demonstration in Barcelona, Spain, Friday, Oct. 18, 2019.The Catalan regional capital is bracing for a fifth day of protests over the conviction of a dozen Catalan independence leaders. Five marches of tens of thousands from inland towns are converging in Barcelona's center for a mass protest. (AP Photo/Emilio Morenatti)

MADRID (apro).- Alrededor de medio millón de personas, según cálculos de la Guardia Urbana, confluyeron este viernes en las cinco ‘marxes per la llibertat’ (marchas por la libertad), para protestar contra la sentencia que dictó el Tribunal Supremo contra los líderes ‘procés’ independentistas.

La multitudinaria manifestación –convocada por la Asociación Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural–, que desbordó el centro de Barcelona, fue completamente pacífica y se sumó a la huelga general convocada por los estudiantes, que alcanzó 30% de seguimiento en la función pública y provocó el cierre de más de 60% de los comercios.

La huelga de los estudiantes fue masiva y a lo largo del día realizaron cortes de circulación de vialidades.

Sin embargo, por quinta noche consecutiva unos mil 500 jóvenes antisistema protagonizaron batallas campales con la policía, provocando disturbios y choques que empezaron en la Vía Laietana, muy cerca de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, y se movió hasta la Plaza Urquinaona, muy cerca de la Universidad, cerca del centro citadino.

Las fuerzas de seguridad informaron que han detectado un “efecto llamada” con la presencia de grupos radicales que llegaron de otras partes de España, principalmente del País Vasco, y de naciones europeas como Italia, Francia, Alemania y Holanda, que se han sumado a corrientes radicales de los jóvenes independentistas para protagonizar altercados.

Los choques más importantes se producen en Vía Laietana y en la Plaza Urquinaona, en el cruce con la Ronda Sant Pere, donde los concentrados, con atuendos que cubren su cara, incendian decenas de contenedores de basura, sin que los continuos disparos de botes de humo y las balas de goma logren dispersarlos.

Los Mossos d´Esquadra, la policía autonómica y la Policía Nacional movilizan sus vehículos buscando replegar a los manifestantes violentos, para permitir que los bomberos sofoquen las llamas. Pero la estrategia policial ha tenido poco éxito, dado que los radicales recuperan de inmediato las barricadas incendiadas.

Los grupos de concentrados violentos rompen permanentemente cristales y lanzan botellas, piedras, tuercas y petardos a la policía.

Algunos jóvenes descontrolados utilizan dispositivos con láser de largo alcance para molestar la visión de los cuerpos antimotines, que se afanan por contenerlos.

La policía logró mover momentáneamente a los manifestantes con un vehículo que lanza chorros de agua a presión.

Hasta ahora, los reportes oficiales hablan de 62 heridos y la Policía Nacional informó que uno de sus agentes resultó gravemente herido por una pedrada en la cabeza.

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, informó que desde el pasado lunes 14 han detenido a 128 jóvenes violentos que participan en los disturbios, y que se aplicará el Código penal con “toda contundencia”.

Grande-Marlaska aseguró que hay alrededor de 400 radicales participando en los disturbios, sin embargo, medios de comunicación como Eldiario.es señala que aproximadamente mil 500 jóvenes participan en los choques con la policía.

Mientras tanto, las embajadas de Estados Unidos, Reino Unido, Italia y Portugal advertían a sus ciudadanos que tuvieran extremada precaución

Desde Madrid, el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, abrió una investigación judicial contra Tsunami Democràtic, la plataforma que convocó algunas de las manifestaciones, por los delitos de terrorismo y conspiración para cometer estragos, según los principales medios de comunicación españoles como El País, Eldiario.es y El Periódico, de Cataluña.

Esta investigación es una pieza separada a la causa que hace días envió a prisión a siete de los independentistas radicales a los que la Guardia Civil intervino material con el que podrían fabricar explosivos, y a los que atribuye haberse constituido en un grupo que denominaban Equipos de Respuesta Táctica (ERT) dentro de los Comité de Defensa de la República (CDR), cita El Periódico.

El magistrado requirió a la Guardia Civil la clausura de las páginas web de la plataforma promotora de las movilizaciones contra la sentencia del ‘procés’, entre las que destaca la paralización del aeropuerto barcelonés de El Prat.

Comentarios

Load More