Deepfake, la verdadera película de terror

Jim Carrey y Jack Nicholson en el video viral de The Shining. Jim Carrey y Jack Nicholson en el video viral de The Shining.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- A poco más de medio año de que se cumplan 40 años de su estreno, la película El Resplandor (The Shining, Stanley Kubrick, 1980) vuelve a ser noticia gracias a su reestreno en salas mexicanas del 27 al 31 de octubre próximos, previo al estreno de la secuela Doctor Sleep, protagonizada por Ewan McGregor, y por el extraordinario remake en el que el comediante Jim Carrey imita a la perfección cada uno de los gestos de Jack Nicholson de la versión original.

Ejem… justo es decir que las primeras dos noticias son ciertas y verificables. La tercera no, aunque exista evidencia en video de ella.

Como suele ocurrir en el universo de las redes sociales, una noticia que no es necesariamente nueva (o cierta) resurge periódicamente gracias a que encuentra una audiencia que desconocía su existencia y la vuelve a compartir, así hasta el infinito.

El nuevo protagonista de este fenómeno recurrente es un video partido en dos en el corren simultáneamente dos versiones de la misma escena, en la que el personaje Jack Torrance (Nicholson en una, Carrey en otra) reclama a su esposa Wendy (Shelley Duval) que la haya interrumpido mientras escribía a máquina.

La sincronización es perfecta en ambas escenas y asombra la forma en la que Carrey emula a la perfección los movimientos faciales y corporales de Nicholson. El hecho de que  sea compartido muchas veces sin una nota explicativa provoca que varios usuarios en redes sociales den por hecho que se trata de una reelaboración cuadro por cuadro del clásico film basado en la novela de Stephen King.

La “versión” de Carrey es en realidad una deepfake elaborada por el canal Ctrl Shift Face, que desde noviembre de 2017 utiliza las recientes tecnologías que permiten, gracias a la inteligencia artificial, sustituir el rostro de una persona para intercambiarlo por el de otra, con un grado de perfección cada vez más asombroso.


Ctrl Shift Face se describe a sí mismo en YouTube como una “ventana a universos paralelos”, aclara que sus deepfake sólo tienen fines de entretenimiento y remata burlonamente con la frase “No creas todo lo que ves en internet, ¿ok?”.

Aunque han generado experimentos asombrosos intercambiando los rostros de Tom Cruise y Bill Hader, o de Robert de Niro y Al Pacino en Taxi Driver, ninguno ha causado tanta sensación como el del rostro de Jim Carrey reemplazando al de Jack Nicholson, publicado el 8 de julio pasado, y que forma parte una serie de cuatro episodios que recrean igual número de escenas de El Resplandor.


También es justo decir que Ctrl Shift Face es completamente transparente en la publicación de su video, aclarando desde el título que se trata de una deepfake, lo cual subraya en la explicación adjunta. Incluye también la liga a la plataforma GitHub para revelar el programa utilizado: DeepFaceLab, una herramienta que utiliza el aprendizaje automático para reemplazar caras en videos, como ejemplifica con un ejercicio en el que se cambia la faz del empresario Elon Musk por la del actor Robert Downey Jr. Desde ese sitio es posible contribuir con donativos para perfeccionar el software.

El propio Ctrl Shift Face se financia por medio de su página en plataforma Patreon, que ofrece tres tipos de suscripciones (de un dólar, cinco o diez mensuales) mediante las cuales se puede tener acceso a contenidos exclusivos, materiales para descargar y transmisiones en vivo, así como voz para proponer futuros proyectos.

Y aunque el discurso con el que piden apoyo no es distinto del de cualquier startup que navega con la bandera de la innovación y del progreso tecnológico, lo cierto es que asusta la posibilidad de que ellos, y prácticamente cualquier persona, puedan crear videos completamente falsos cuyos fines no sean necesariamente los del entretenimiento.

Una nota de mayo pasado del portal The Register sobre Ctrl Shift Face se titula “Hay un canal de YouTube de deepfakes aterradoramente bueno que está creciendo silenciosamente, y está asustando a todos”. Y en medio de una explicación sobre la forma como un algoritmo alimentado de millones de imágenes es capaz de empalmar las de dos personas para sustituir una por otra, termina calificando los videos de Ctrl Shift Face como “particularmente espeluznantes” (cabe aclarar que no sólo se falsean imágenes: en su cuenta de Twitter, Ctrl Shift Face retuitea un audio apócrifo con la voz de Donald Trump recomendando su canal).

Pero, más allá de las advertencias reiteradas sobre el potencial peligro de que con estas tecnologías se inventen realidades alternas con propósitos perjudiciales, hay un terror adicional: el de las personas que de buena fe comparten esta versión amplificada de fake news contribuyendo a su reiterada viralización. No es signo de que la humanidad esté viviendo un nuevo resplandor.

Comentarios

Load More