Chile: represión descontrolada

La policía arroja agua contra manifestantes en Santiago de Chile. Foto: AP/ Esteban Felix La policía arroja agua contra manifestantes en Santiago de Chile. Foto: AP/ Esteban Felix

VALPARAÍSO (apro).- La represión contra los manifestantes que protestan contra el gobierno y el modelo neoliberal está desatada. Y no hay claridad respecto de la cantidad de muertos, ni heridos. Tampoco de los detenidos, pero sí consta que muchos de ellos son torturados.

Después de días de no brindar información, por conducto del subsecretario de Interior, Rodrigo Ubilla, el gobierno informó este martes 22 que al menos hay 15 fallecidos y 2 mil 643 detenidos.

De las muertes, 11 habrían ocurrido en la Región Metropolitana, “todas asociadas a quemas y saqueos principalmente de centros comerciales”, dijo el subsecretario. Es decir, sugirió que se trataba de delincuentes.

Agregó que, de éstos, dos habían fallecido en un incendio de un supermercado Líder (Walmart) de San Bernardo; cinco en la empresa Kayser (Comuna de Renca); uno en Quinta Normal, uno en un supermercado Santa Isabel y dos en La Pintana, en Construmart (Cadena de ferreterías)”.

Pese a las exigencias de los periodistas, Ubilla no reportó las identidades de las víctimas, lo que es grave considerando que hay una gran cantidad de personas que buscan a familiares que se encuentran desaparecidos o inubicables, y, podría suponerse, que algunos de ellos estén sin vida.

Hay versiones que dan cuenta respecto a que algunos de los calcinados y electrocutados en la capital serían personas asesinadas que fueron depositadas en el lugar de los incendios. No fue posible para este corresponsal ratificar ni desmentir estas informaciones.

Un manifestante arroja un retrado del presidente Sebastián Piñera. Foto: AP / Rodrigo Abd
Un manifestante arroja un retrado del presidente Sebastián Piñera. Foto: AP / Rodrigo Abd

Además, el subsecretario reconoció otras cuatro muertes en regiones: “La Serena, Coquimbo, Talcahuano y en la Ruta 5 Sur”. Pero tampoco dio nombres ni mencionó que todos los casos a los que aludía habían sido asesinados por uniformados.

Con la mención de la Ruta 5, Ubilla aludía al caso del joven José Miguel Uribe Antipani, quien murió como resultado del disparo de un militar mientras él participaba de un bloqueo de caminos, en un episodio que fue registrado en video. Ubilla sólo dijo que sobre esta situación “existe prohibición de informar”.

Hay otros dos casos de personas muertas por disparos de uniformados a los que este funcionario ni aludió, y que se relaciona con dos personas asesinadas en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, de la capital chilena, con lo que los muertos ya serían 17.

Además, hay certeza de 13 heridos de bala en estado grave y cuatro atropellados en la misma condición. Pero los que más hay son heridos por golpizas y torturas, pero no hay un registro de eso.

Este martes 22 la Comisión de Derechos Humanos del Colegio Médico de Chile emitió un comunicado en que se aseguraba que “las personas heridas y fallecidas superarían las cifras reconocidas por la autoridad”.

Por lo mismo, solicitaron al Ministerio de Salud “transparencia y colaboración con los organismos veedores de derechos humanos”.

De parte del gobierno existe una orden estricta de ocultar la realidad de los afectados por la represión. Prueba de esto es que cuando a la una de la madrugada de este martes 22 el director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco, concurrió a la Posta Central de Santiago (principal centro de atención de urgencias de la capital) para conocer la situación de los heridos en las protestas, se le impidió el paso. La reja de ingreso al recinto se encontraba cerrada con cadena y los guardias de seguridad le señalaron que, por órdenes superiores, no le iban a abrir.

Debió retornar con el juez Daniel Urrutia, titular del Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago (que es reconocido por su valiente defensa de los derechos humanos) quien amenazó con ordenar “descerrajar” la puerta de ingreso si le negaban el paso.

Las protestas en Chile iniciaron el fin de semana. Foto: AP / Rodrigo Abd

Las protestas en Chile iniciaron el fin de semana. Foto: AP / Rodrigo Abd

Fue ahí que el director, Osvaldo Carrasco, accedió a abrirles la puerta. Pero una vez dentro los funcionarios de la Asistencia Pública les informaron que la dirección del establecimiento les había prohibido entregar cualquier información sobre la situación de los heridos y muertos en las protestas.

De todos modos, Micco y los profesionales del INDH que lo acompañaban pudieron tomar algunos testimonios. La hermana de la víctima de iniciales A. A. N. S. informó: “Nosotros estábamos ayer (domingo 20) en Maipú (surponiente de Santiago), en el Metro del Sol. Estábamos manifestándonos todos, después del toque de queda. De pronto llegaron los carabineros, o las Fuerzas Especiales, o las Fuerzas Armadas, no estoy segura. Pero el grupo que estaba protestando se dividió en dos y de esos dos, uno se disolvió completo. Corrieron y le hirieron un pie y se cayó (su hermano). Llegaron entre tres pacos y empezaron a golpearle la cabeza. La cabeza y las piernas y el tórax. Pero se concentraron en la cabeza. Patadas en la cabeza. Ahora estaba con edema cerebral, TEC cerrado y fractura de cráneo. No hay esperanza de vida. Solamente estamos esperando…”. Este relato fue difundido este martes por el diario electrónico El Desconcierto.

Según información proporcionada por un funcionario del Servicio Médico legal, que pidió el anonimato, “hay muchos más muertos” que no se han informado. El funcionario señaló que desde la dirección de su institución se les ha dado una orden perentoria de no informar absolutamente nada sobre esto.

Según recuento del INDH, hasta el lunes 21 habrían cerca de mil 500 detenidos y 88 personas heridas con armas de fuego. Pero evidentemente que estas cifras se quedan muy cortas. El jefe de la Defensa de Valparaíso, el contraalmirante Juan Andrés de la Maza, informó este martes 22 que sólo en la jornada de ayer se registraron 191 heridos. Tras este número hay imágenes increíbles, como las que proporcionaron infantes de marina que a mediodía dispararon con armas largas a jóvenes que se manifestaban en el centro de Valparaíso.

En relación con los detenidos la situación es gravísima, puesto que infinidad de registros que comprueban que personas están siendo aprehendidas por policías de civil en vehículos particulares, tal como ocurría en la dictadura. No hay claridad del paradero de muchos de ellos. No existe un catastro de sus identidades. Y en el Ministerio Público, comisarías, centros de salud y morgues, se aglomeran familiares que, desesperados, buscan conocer de su paradero.

A juzgar por la información existente, y los videos que se expanden por las redes, los heridos y torturados deben contarse por miles.

Una joven de nombre Javiera, domiciliada en el sector Larapinta, de la comuna de Lampa (Región Metropolitana) difundió el domingo 20 un video con su experiencia:

“Estábamos tratando de detener el saqueo de un supermercado Unimarc. Me pescaron (carabineros), me sacaron la chucha (golpearon ferozmente) no solamente a mí, si no que a varios vecinos (se pone a sollozar) nos llevaron al cuartel. Nos hicieron sacarnos toda la ropa, nos mojaron, nos tiraron agua como perros. Tenían a mujeres, a menores de edad, a hombres. Los tenían en pelotas… tirándoles agua… a mí me patearon en el suelo sin ropa… los huevones. Quiero hacer esta denuncia ya que no tengo donde ponerla, no voy a ir a los pacos (carabineros) a ponerla. ¡Ni cagando!”.

Existen numerosos casos de ingresos ilegales de carabineros a domicilios de personas que participaron en cacerolazos. Es lo que ocurrió la noche de este lunes 21 en un edificio de departamentos de Concepción. El usuario de Twitter @PelayoCG difundió a las 20:00 horas un video que muestra este hecho.

Poco después, Canal 13 mostró en vivo cómo desde un camión militar dispararon armamento de guerra contra un edificio de departamentos en la santiaguina comuna de Recoleta, sólo porque los vecinos caceroleaban.

 

Load More