Hernán Cortés y la Mar del Sur: obra de León-Portilla sobre la conquista del Pacífico

Volumen de León-Portilla.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Publicada por primera vez en 1985, la obra ‘Hernán Cortés y la Mar del Sur’, del historiador, lingüista, antropólogo, etnólogo y filósofo Miguel León-Portilla (1926-2019), fue relanzada en el marco de los homenajes que el investigador emérito del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) recibió tras su fallecimiento.

El volumen de 214 páginas, publicado por Algaba Ediciones, reúne relatos y testimonios de un “aspecto poco conocido” en la vida de Cortés, quien incursiona en el océano Pacífico, al que llamaba el mar del Sur. A decir de León-Portilla, para los biógrafos modernos de Cortés esas incursiones tuvieron poca relevancia, “merecen pasajera mención”.

En cambio, él considera que esos afanes tuvieron importantes contribuciones. Menciona: “Entre otras cosas, en función de ellos se emprendieron algunas de las primeras construcciones de navíos en el continente americano; se realizaron las más tempranas navegaciones organizadas en el mismo Nuevo Mundo con destino al Asia y, también desde puertos mexicanos, al ámbito peruano de la América del Sur; se consumó el descubrimiento de California y de su perfil peninsular; se inició la exploración del Pacífico norte; se elaboró la primera cartografía tocante al noroeste de América; se buscaron también otras tierras y estrechos, y se difundieron noticias que se convirtieron en señuelo para muchas exploraciones que muy pronto otros realizaron, casi todos enemigos o rivales de Cortés, entre ellos Nuño Beltrán de Guzmán y el virrey Antonio de Mendoza.”

Comenta el historiador las diferencias que hay entre varios colegas suyos al darle la importancia o el peso a esas incursiones de Cortés. Y destaca la coincidencia con José Luis Martínez, “el más reciente de los biógrafos” (para aquel momento), en cuya obra expresa que lo alcanzado por Cortés en esas exploraciones “es su legado”.

León-Portilla se propone, a través de este libro, consignar esos viajes, basado en testimonios de quienes lo acompañaron en la empresa desde 1522 a 1539, así como documentos de índole cartográfica.

Advierte el especialista que, al haber ya presentado un acercamiento a la figura de Cortes con la compilación de los textos originales en náhuatl para la ‘Visión de los vencidos’, así como estudios sobre los cronistas españoles de la conquista, este trabajo tiene otro enfoque. Así lo describe en la introducción escrita por primera vez en julio de 1984 y posteriormente en diciembre de 2004:

“…quisiera alejarme aquí por completo de críticas o apologías de su persona y hechos. Me interesa contribuir al conocimiento de esta figura que tanto ha tenido que ver con el destino de México.”

El libro se divide en cinco capítulos, titulados a la manera antigua:
1. De cómo nació en Cortés su empeño por hacer descubrimientos en la Mar del Sur y hallar una ruta directa hacia la Especiería.
2. Del modo como, en vez de iniciar sus propias exploraciones, hubo de enviar Cortés sus navíos a las Molucas en seguimiento de la armada de Loaysa.
3. De las expediciones marítimas dispuestas por Cortés y de su entrada en California.
4. De los intereses de Cortés en la Mar del Sur por el rumbo de Panamá y Perú, de su postrera exploración de California.
5. De los postreros litigios de Cortes por causa de la Mar el Sur y de las perdurables consecuencias de sus descubrimientos.

Al final, un apéndice: Relación que presentó en Madrid, en el año 1534, Vicente de Nápoles sobre los sucesos de la armada de Saavedra que salió de las costas occidentales de Nueva España al descubrimiento de las islas del Maluco.

Se incluyen en el volumen testimonios, por ejemplo, un relato íntegro de Francisco López de Gómara, “redactado con apoyo en lo que muy probablemente Cortés le corrigió”; una lista de fuentes documentales y mapas.

Después de hacer una muy breve biografía de Cortés, desde que a los 14 años deja a sus padres, Martín Cortés de Monroy y Catalina Pizarro Altamirano, para ir a Salamanca, hasta su llegada al nuevo mundo, su estancia en Cuba, la decisión de nuevas exploraciones, hasta que el 15 de mayo de 1522, cuando informa a Carlos V en su tercera carta de relación sobre su idea de explorar hacia el occidente, en busca del mar del Sur, con la idea de encontrar una ruta más fácil para llegar a Asia por el poniente, el historiador inicia los relatos sobre las incursiones. Y destaca:

“El descubrimiento del Pacífico mexicano –afirma León-Portilla– ocurrió así en los primeros meses de 1522, es decir, menos de un año después de la toma de México-Tenochtitlan.”

Comentarios

Load More