Los narcotúneles en Tepito… desde 2003

Parte de la droga hallada en Tepito. Foto: SSC CDMX Parte de la droga hallada en Tepito. Foto: SSC CDMX

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presunto narcotúnel descubierto en una vecindad de Tepito, la madrugada de este martes, es el primero hallado por la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) en lo que va del gobierno de Claudia Sheinbaum; sin embargo, no es el único, pues al menos desde 2003 se descubrió esa manera de operar por parte de grupos del crimen organizado en el llamado “Barrio Bravo” de la capital.

La movilización de este martes fue dirigida por el titular de la SSC, Omar Hamid García Harfuch –con apenas 18 días en el cargo–, en coordinación con la Policía de Investigación de la Procuraduría General de Justicia local (PGJ-CDMX) y la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar), en la vecindad ubicada en el número 33 de la calle Peralvillo.

“Tenemos una construcción, una puerta pequeña, no le llamaría túnel, sino un pasadizo largo que no se sabe hasta dónde conecta… Falta que los peritos que ya están ahí terminen de hacer su trabajo para saber hasta dónde da ese túnel y cuánto mide”, destacó en conferencia de prensa.

De manera extraoficial se informó que dicho pasadizo conecta con la calle Jesús Carranza, una de las más peligrosas del barrio por la venta de droga, pero también porque continuamente es escenario de ejecuciones relacionadas con el narcomenudeo, ajustes de cuentas, extorsiones y venganzas.

Según las autoridades, los túneles son utilizados por los delincuentes para almacenar y transportar la droga y armas que comercializan, pero también como posible ruta de escape de sus líderes, en particular los de Unión Tepito.

Además de esos pasadizos, los delincuentes suelen modificar la estructura de las viviendas para adaptar escaleras en cuartos o baños que los lleven al techo o a ventanas altas por donde puedan acceder a las azoteas y así burlar los operativos policiacos.

 

Los primeros narcotúneles

Entre los primeros narcotúneles en Tepito se recuerda el hallado el 9 de mayo de 2003. Ese día, elementos de la entonces Agencia Federal de Investigación (AFI) encontraron un pasadizo en el inmueble marcado con el número 42 de la calle Mineros.

De acuerdo con los reportes periodísticos, tenía varias puertas que llevaban a túneles del largo de una manzana en forma de escuadra y salía en un conjunto habitacional ubicado en Carpintería 31, en la colonia Morelos.

En febrero de 2007, el gobierno de Marcelo Ebrard ordenó expropiar y destruir la vecindad conocida como “La Fortaleza” o “El 40”, ubicada en la calle Tenochtitlán 40, con salida a Jesús Carranza 33, en la misma colonia tepiteña.

Cuando las autoridades comenzaron la demolición, dentro de uno de los departamentos encontraron un pasadizo subterráneo que conectaba con otra vivienda. Imperceptible a simple vista, la entrada estaba detrás de un espejo empotrado a la pared. Además, encontraron muros falsos, dobles accesos, puertas blindadas, dispositivos de intercomunicación y hasta un jacuzzi.

Más recientemente, en junio de 2018, la PGJ encontró y desmanteló una narcotienda ubicada en el segundo piso de un departamento ubicado en el número 4 de la calle Tenochtitlán. En el baño había un pasadizo que conectaba al techo de la vecindad para escapar por la azotea.

En ese pequeño lugar, los narcomenudistas tenían repisas con frascos que contenían mariguana en distintas presentaciones, así como otro tipo de droga. Además, adaptaron un sitio con sillones donde los compradores podían sentarse a consumir los productos adquiridos.

Comentarios

Load More