Bachelet enviará a Chile misión de observadores ante denuncias de violaciones a los derechos humanos

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Foto: Octavio Gómez Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Foto: Octavio Gómez

VALPARAÍSO (apro).- Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, anunció este jueves que enviará una misión a Chile para “examinar las denuncias de violaciones a los derechos humanos”.

La dos veces presidenta de Chile comunicó en su cuenta de Twitter:

Diputados de oposición habían enviado el miércoles 23 una carta a Bachelet, solicitándole el envío de una misión de observadores que pudieran constatar en terreno “los graves hechos de violencia y vulneración de derechos fundamentales cometidas por las Fuerzas Armadas y de Orden”.

Esto, en el contexto del Estado de Emergencia declarado por el presidente Sebastián Piñera –el viernes 18- para enfrentar el estallido social detonado por el alza tarifaria del Metro de Santiago, en una crisis que se expandió a todo el país y que ha puesto en cuestión el modelo neoliberal instaurado tras el golpe militar de 1973.

La misiva fue suscrita por parlamentarios del Partido Comunista (PC), la Democracia Cristiana (DC), el Partido Por la Democracia (PPD), el Partido Socialista (PS), el Partido Radical (PR) y del izquierdista Frente Amplio (FA).

En este escrito se denuncia que las Fuerzas Armadas, en conjunto con los carabineros, “han reprimido numerosas protestas ciudadanas empleando el uso de la fuerza de una manera desproporcionada, causando una cifra de heridos hasta ahora no precisada por las autoridades”.

En el Punto 3 de dicha carta se denuncia que “la acción del Ejército ha incluido el uso de tanquetas fuertemente armadas para dispersar manifestaciones pacíficas y de soldados con fusiles para intimidar a los ciudadanos, con gran riesgo para sus vidas”. Además, se da cuenta de asesinatos y de “vejaciones a niños y niñas, torturas, desnudamientos a mujeres, vejaciones sexuales”.

En entrevista con apro, uno de los patrocinadores del mensaje, el diputado comunista Hugo Gutiérrez, expresó que es necesario que Bachelet inspeccione la situación de derechos humanos. “En el contexto de la declaración de guerra que ha hecho Piñera contra el pueblo chileno, tenemos casos graves de personas asesinadas por agentes del Estado; numerosos heridos, detenidos e incluso se ha logrado detectar un centro de detención ilegal en que se tortura”.

Alude a un espacio utilizado por los carabineros al interior de la estación del Metro de Santiago, que este miércoles 23 fue inspeccionado por jueces del Séptimo Juzgado del Crimen.

Gutiérrez es un destacado abogado en causas de derechos humanos. En 1998 patrocinó, junto a su colega Eduardo Contreras, la primera querella contra el dictador Augusto Pinochet, por la desaparición de 5 dirigentes del PC en 1976.

El parlamentario cree que la situación actual es “gravísima” y va a tender a empeorar “en la medida que Piñera persevere en esta guerra personal que ha emprendido contra chilenos y chilenas”.

Hasta ahora se han constatado 18 muertes en el marco de las protestas, pero la cifra podría aumentar toda vez que se ha comprobado que el Gobierno ha ordenado a los centros asistenciales y al Servicio Médico Legal (SML) ocultar información, respecto de la real dimensión del daño causada por la descontrolada represión desatada tras la salida de los militares a la calle, acentuada luego que el domino 20 Piñera señalara que estar en “guerra” con el pueblo movilizado.

El Colegio Médico ha revelado que al menos 10 personas se encuentran en riesgo vital como resultado de disparos y/o torturas.

Las violaciones a los derechos humanos ocurridas en el marco de la protesta social, a pesar de ser extraordinariamente masivas, no habían sido destacadas por la gran prensa chilena y negadas por el gobierno, pese a la enorme difusión de videos en redes sociales que evidenciaban espantosos apremios de uniformados y el uso indiscriminado de armas de fuego contra manifestantes.

Sin embargo, la difusión en Televisión Nacional de Chile (TVN) -la noche del martes 22- de lo ocurrido con el joven obrero Alex Núñez, muerto en Pudahuel (surponiente de Santiago) como resultado de una feroz golpiza propinada por tres Carabineros, causó gran impactó.

A la mañana siguiente el subsecretario Rodrigo Ubilla reconoció los hechos y la participación de policías en este crimen, pese a que este caso no aparecía en el listado oficial de fallecidos en las protestas.

En esa jornada de miércoles 23 las diputadas Pamela Jiles, Maite Orsini, Claudia Mix y Camila Rojas increparon duramente -en el Congreso Nacional, con sede en Valparaíso- al ministro de Interior Andrés Chadwick, a quien responsabilizaron por las muertes y torturas verificadas en las protestas, lo que causó revuelo, alboroto y obligó a la suspensión de la sesión.

El mismo día la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió un comunicado en que manifestó su preocupación “por hechos de actuación policial y militar en las que se habría hecho un uso desproporcionado de la fuerza contra civiles”.

Bachelet había opinado sobre los sucesos de Chile el lunes 21. Entonces, dijo estar “muy preocupada y triste de ver la violencia, la destrucción, los muertos y los lesionados en Chile en los últimos cinco días”.

No obstante, entre los actores políticos y sociales movilizados, se espera un mayor involucramiento de ella en estos difíciles momentos que vive el país.

Comentarios

Load More