Perredistas “clausuran” sede del Congreso en BC por “el atentando a la democracia”

La protesta de militantes del PRD en el Congreso de Baja California. Foto: Twitter @PRDMexico La protesta de militantes del PRD en el Congreso de Baja California. Foto: Twitter @PRDMexico

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD), acompañados de integrantes de diversas organizaciones civiles, clausuraron de manera simbólica la sede del Legislativo en Baja California, en protesta por “el atentando a la democracia” que se gestó en el Congreso estatal, luego de aprobarse la ampliación del gobierno de Jaime Bonilla, de dos a cinco años.

Los participantes, entre ellos el excandidato a la gubernatura de Baja California, Jaime Martínez Veloz, y miembros de la Dirigencia Nacional Extraordinaria (DNE) del PRD, colocaron una corona de flores en el recinto y pidieron un minuto de silencio para denunciar “el funeral de la democracia”.

Además, llamaron al presidente Andrés Manuel López Obrador a deslindarse de ese acto, “pues hasta el momento no lo hemos escuchado de manera contundente, de manera fuerte, decir que está en contra de la ley Bonilla”, apuntó Ángel Ávila Romero.

De igual manera, anunció que el próximo 1 de noviembre iniciarán un movimiento de resistencia y realizarán un evento de contra campaña.

“Mientras el señor Bonilla, jefe de la pandilla, va a tomar protesta con sus incondicionales, con sus verdaderos jefes empresariales y de la delincuencia, nosotros con la sociedad, encabezados por Jaime Martínez Veloz, vamos a hacer un gran evento en Tijuana y contrastar cuáles son los verdaderos intereses de la ciudadanía y los que va a representar Bonilla en su gobierno”, puntualizó.

La Cámara de Diputados, subrayó, “debería de ser la representación del pueblo y de los intereses legítimos de la ciudadanía y no ser solamente comparsa de esta pandilla de saqueadores que desgraciadamente para Baja California tomarán protesta de gobierno el próximo mes”.

Ante militantes perredistas de Baja California, Ávila Romero confió en que los diputados locales puedan rectificar y no permitir que la “ley Bonilla” se concrete, porque “rompe con los principios democráticos, se burla de los ciudadanos al no dejarlos elegir a sus representantes y gobernadores, además de que rompe el estado democrático y generaría un precedente a nivel nacional de consecuencias inimaginables”.

En su oportunidad, el excandidato del PRD a la gubernatura de Baja California, Jaime Martínez Veloz, acusó al Congreso del estado de excluir la participación ciudadana en la toma de decisiones, convertirse en la tumba de la democracia y dejar al gobierno alejado de las expectativas de la ciudadanía y de los cambios que el país reclama.

El gobernador electo Jaime Bonilla, dijo, es “un agente trasnacional que diseñó todo un mecanismo para construir la planta desalinizadora de Rosarito, y hoy como funcionario mexicano quiere regentearla, garantizando la viabilidad financiera con los recursos que le corresponden al Estado e hipotecar por 37 años el futuro de los bajacalifornianos”.

Finalmente consideró que desde el PRD pugnarán “por un gobierno democrático e incluyente, un gobierno donde quepan todos los ciudadanos, al margen de los partidos, y que esté representada la voluntad popular en el gobierno del estado, en el Congreso y en todos los municipios de Baja California”.

Comentarios

Load More