Con cacerolazo frente a la embajada, jóvenes exigen alto a represión en Chile

Pese a la lluvia los manifestantes expresaron su solidaridad con el pueblo de Chile. Foto: Ixtlixóchitl López Pese a la lluvia los manifestantes expresaron su solidaridad con el pueblo de Chile. Foto: Ixtlixóchitl López

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con cacerolas y cucharas en mano, un centenar de personas marchó esta tarde desde el Auditorio Nacional hasta la embajada de Chile en México para exigir un alto a la represión contra los manifestantes, que ha dejado al menos 15 muertos en el país del sur y la destitución del presidente Sebastián Piñera.

A pesar de la lluvia que comenzaba a caer, poco después de las 15:00 horas, los manifestantes, en su mayoría mexicanos, enfilaron sobre paseo de la Reforma, al ritmo de la música de Víctor Jara, que salía desde la bocina del camión que comandaba el contingente.

“No están solos” y “Chile, hermano, México te da la mano”, entonaban los hombres, mujeres y jóvenes, a la par que ondeaban las banderas rojiazules de sus hermanos latinoamericanos.

Un centenar de personas atendieron la convocatoria. Foto: Ixtlixóchitl López
Un centenar de personas atendieron la convocatoria. Foto: Ixtlixóchitl López

Algunos banderines violetas con la palabra “cóndor” escrita en ellos, daba cuenta de la memoria de los mexicanos, que no olvidan la operación que en los años setenta se orquestó en países como Uruguay, Paraguay, Argentina y Chile, para combatir a los gobiernos de izquierda y que culminaría en casi todos con un golpe de estado militar.

Tras un breve recorrido, el grupo de inconformes arribó a la embajada, donde los esperaba al menos una decena de chilenos que no pudo contener las lágrimas ante la muestra de solidaridad.

Allí, los cacerolazos se multiplicaron hasta acallar el sonido del claxon sobre la avenida principal y el sonido de la batucada hacia agitar las banderas y mantas ya empapadas por el agua.

“El que no brinque es Piñera, el que no brinque es Piñera”, coreaban los más jóvenes y saltaban  con fuerza, mientras los ancianos golpeaban las cucharas contra las cacerolas, para empatarse con la batucada.

Frente a una manta con la frase “El pueblo de Chile resiste”, los originarios de aquel país agradecieron el gesto y explicaron que las protestas en su país, que comenzaron por el alza al transporte público, develan el estado de desigualdad que viven sus congéneres.

“Queremos a los milicos fuera de las calles, que vuelvan a sus cuarteles. Exigimos la destitución de Sebastián Piñera”, afirmó Felipe Marchant, ciudadano chileno.

Después tocó el turno de una joven que no quiso revelar su nombre, pero que habló sobre la historia chilena y como desde hace varios años el dinero no alcanza para vivir. “Todos los días en mi país es 11 de septiembre”, aseguró la joven en alusión al golpe de estado cometido contra Salvador Allende.

 Los manifestantes expresaron su repudio a la figura presidencial en Chile. Foto: Ixtlixóchitl López

Los manifestantes expresaron su repudio a la figura presidencial en Chile. Foto: Ixtlixóchitl López

Las pancartas con “Piñera Pinochetista” y “Yo no estoy en guerra”, así como algunos dibujos del presidente chileno vestido de militar daban fuerza a las palabras de la joven.

Los gritos de “Que lo vengan a ver, que lo vengan a ver, esa no es democracia es dictadura sin Pinochet” y “que el pueblo no se calle hasta que se vayan los milicos de la calle”, continuaron acompañando hasta caída la noche el sonido de las cacerolas y el reclamo del pueblo mexicano y chileno, replicando las protestas al sur del continente y desafiando con ellas el toque de queda impuesto por Piñera a las 18:00 horas.

Comentarios

Load More