Nulo crecimiento económico se debe a que estamos poniendo orden: López Obrador

El presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia de prensa en Palacio Nacional. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).—El presidente Andrés Manuel López Obrador atribuyó el nulo crecimiento de la economía mexicana a la eliminación de privilegios a las empresas favoritas de gobiernos anteriores y al orden que se está poniendo en la otorgación de contratos de la actual administración.

“Vamos bien en la parte económica… Hay finanzas públicas fuertes y sanas, lo del crecimiento económico escaso es porque estamos poniendo orden, ya no es gastar por gastar, contratos a diestra y siniestra, concesiones, ya no es ‘inviertan aunque destruyan y contaminen’, y se otorguen contratos a sobreprecios”, dijo en su conferencia de prensa matutina.

El tabasqueño aprovechó para exhibir que en el sexenio de Felipe Calderón, la empresa favorita era Repsol, que aprovechó todos los contratos en la Cuenca de Burgos “un mal negocio para la nación, un buen negocio para Repsol”, criticó el tabasqueño.

No paró ahí. También tuvo para Enrique Peña Nieto.

“En la pasada administración, la empresa favorita fue OHL, todo el sexenio. Ya no hay empresas favoritas, sí hay cambios: un proceso de reacomodo, que se pueden hacer negocios lícitos, sin atracos, sin sobornos, sin moches”, subrayó.

El presidente afirmó que la economía mexicana se desplomó más del 5% en el 2009, durante la administración de Felipe Calderón. También dijo que en el primer año del sexenio de Ernesto Zedillo el Producto Interno Bruto se desplomó 7%.

Lo que no dijo fue que dicha recesión fue provocada por la crisis económica mundial, situación que no aqueja al actual gobierno y que tiene a la economía mexicana con un crecimiento del 0%.

Asimismo, defendió los esfuerzos por sacar adelante a Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Nada más que no toman en cuenta los adversarios lo que hemos hecho en el sector energético. En 14 años se cayó la producción y hoy ya no se cayó la producción petrolera y no solo eso, antes de que termine el año, vamos a producir 50 mil barriles más de como recibimos la producción”.

Otro dato por la deuda de Pemex: según el mandatario se tenían que pagar intereses del 7% por los bonos y hoy se paga 5%, dos puntos menos.

Y remató:

“No hay que olvidar que no es lo mismo crecimiento sin desarrollo. En la época posneoliberal lo que nos importa es el desarrollo”.

Según mis datos, vamos bien

Pese a los datos dados a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en los que deja ver que la economía mexicana acumula dos trimestres consecutivos en números negativos, López Obrador insistió en que “no hay recesión”, que “vamos muy bien” y que “hay confianza de los inversionistas”.

El mandatario volvió a recurrir a sus datos y minimizó las cifras del Inegi, que muestran un Producto Interno Bruto (PIB) de -0.4% en el tercer trimestre del año respecto al mismo periodo del 2018, además de que a lo largo de los primeros nueve meses del 2019 la economía mexicana registra un crecimiento del 0.0%.

Pero López Obrador reiteró:

“En materia económica, de acuerdo a mis datos, vamos muy bien, habría que ver todos los indicadores, no solo el crecimiento, no hay técnicamente recesión.  No les gusta a los técnicos, pero son sus mismos parámetros”.

Dijo que se están creando empleos, que el salario está aumentando “como nunca”, que la economía popular anda bien y se refleja en el incremento al consumo, tanto en tiendas departamentales; que no han aumentado los precios de las gasolinas, el gas y la luz, y que los apoyos están llegando a los pobres, también “como nunca”.

Además, el tabasqueño presumió que el peso es la segunda moneda en el mundo que más se ha fortalecido con relación al dólar. No obstante, el movimiento cambiario se debe a factores externos en mayor medida.

Y para que no queden dudas, el presidente refrendó que sí habrá crecimiento y se llegará a la meta del 4% al final del sexenio, pues a su parecer México es de los países más atractivos para la inversión extranjera directa.

“Va a haber crecimiento y vamos a llegar a la meta. México es de los países más atractivos para la inversión extranjera, que me refuten esto los expertos. Hay confianza en México y en el gobierno, saben que ya no hay corrupción, que ya no hay empresas favoritas”, lanzó.

 

Comentarios

Load More