Autoriza a minera Peña Colorada depósito de desechos; removerán 133 hectáreas de vegetación

La Minera Peña Colorada. La Minera Peña Colorada.

COLIMA, Col. (apro).- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó a la empresa minera Peña Colorada la construcción, en el municipio de Minatitlán, de un depósito de desechos que implicará la remoción de una superficie de 133 hectáreas de vegetación secundaria arbórea de selva baja y bosque de encino.

La obra tendrá una capacidad de almacenamiento de 54 millones 900 mil metros cúbicos de material estéril proveniente de la operación minera que será depositado en cuatro etapas a lo largo de un periodo de ocho años.

Denominado “Nuevo taller y terrero oriente”, el proyecto general se pretende desarrollar sobre una superficie total de 155 hectáreas de terreno, donde también se prevé la construcción de infraestructura para proporcionar mantenimiento de equipo móvil, servicios administrativos, servicios en general e insumos (principalmente refacciones y combustible diésel).

La resolución, fechada el 18 de octubre pasado, establece que el proyecto consiste en un conjunto de obras y actividades asociadas a la actividad minera que lleva a cabo la empresa promovente, que “permitirán aumentar la productividad, incrementar la seguridad operativa y contar con nuevas instalaciones y tecnologías para el mantenimiento de equipo pesado, para que la unidad minera continúe operando de manera segura”.

Sin embargo, el proyecto fue autorizado de manera condicionada en materia de impacto ambiental y por excepción en lo que se refiere al cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

Entre las condicionantes, la Semarnat dispuso que previo al desarrollo de cualquier obra o actividad relacionada con el proyecto, las autoridades competentes de Colima, en coordinación con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), deberán establecer si en la zona de desarrollo del proyecto, existe la presencia de población indígena y, en consecuencia, sea necesario llevar a cabo la consulta indígena.

Así también, conforme a la legislación sobre obras en lugares donde existen cuerpos de agua, especies de flora y fauna silvestre o especies endémicas, amenazadas, en peligro de extinción o sujetas a protección especial, la dependencia federal determinó que la empresa presente la propuesta de la adquisición o contratación de un instrumento de garantía que asegure el debido cumplimiento de las condicionantes, así como para la atención de las posibles contingencias que puedan generarse durante las diferentes actividades que involucra el proyecto.

La autorización obliga a la minera a incluir todas las medidas de control, prevención y mitigación propuestas en la documentación que presentó, que deberán ser incorporadas dentro de los programas del Plan de Manejo Ambiental (PMA), y ser considerados como programas específicos.

Además de las actividades de reforestación ofrecidas por la empresa minera para mitigar el impacto ocasionado por la disminución de captura de agua, la Semarnat condicionó que desarrolle un programa de restauración en una superficie cinco veces mayor a las 133 hectáreas afectadas como medida ambiental compensatoria.

Lo anterior, debido a que el impacto ambiental generado por la pérdida de vegetación que se removerá “no tan solo repercute a nivel de pérdida de servicios ambientales y hábitats los cuales forman parte de los sitios donde habitan especies en alguna categoría de riesgo, sino también trasciende en la captación de agua de lluvia, humedad, retención de carbono, entre otros”.

Las acciones señaladas, advirtió la dependencia, no son susceptibles de ser modificadas porque los objetivos son compensar los impactos ambientales derivados de la pérdida de vegetación ocasionada por las obras o actividades del proyecto, que se restablezcan o restauren áreas de anidación, refugio y alimentación que se afectarán, así como conservar e incrementar la superficie de la cubierta con vegetación para la protección y retención de suelos, con el propósito de mantener el equilibrio funcional del ecosistema afectado.

En relación con el manejo de residuos, el programa deberá incluir las acciones consideradas.

Durante las diferentes etapas del proyecto, en lo referente al mantenimiento de la infraestructura y residuos peligrosos, “detallando el tipo de mantenimiento, temporalidad y el manejo que se dará a los aceites gastados; asimismo deberá de reportar en su caso cualquier incidente generado que conlleve a derrames de residuos, así como las medidas que se tienen contempladas implementar”.

Comentarios

Load More