Sedena demolerá el hospital regional 25 “Zaragoza”, dañado en el 19-S

Hospital General Regional número 25 “Zaragoza”. Foto: Google Maps

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante los próximos siete meses, el Hospital General Regional número 25 “Zaragoza” será demolido por personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), tras las afectaciones que dejó el sismo del 19 de septiembre de 2017.

“Luego de un proceso de licitación pública que se declaró desierto y ante la necesidad de iniciar los trabajos de demolición, se estimó conveniente que estos los realice la Sedena, por su capacidad y experiencia”, explicó el Instituto Mexicano del Seguro Social mediante un comunicado.

El arquitecto Juan Manuel Delgado García, coordinador de Infraestructura Inmobiliaria del IMSS, aclaró que la colaboración de la Sedena se ve como “un aliado para esta y muchas obras, sabemos de su calidad, compromiso y estamos confiando en ellos para demoler un ícono de los hospitales en la zona metropolitana del Valle de México”.

Además, aclaró que las viviendas y vialidades de la zona no serán afectadas con la demolición, debido a que se empleará un método que no implica movimientos extremos, tal como lo marca el reglamento.
Agregó que esta recomendación se tomó después de los estudios y análisis que realizó el Colegio de Ingenieros Militares, al tratarse de un inmueble ubicado sobre una vialidad principal y en una zona densamente poblada.

Delgado García comentó que luego de la demolición se construirá –en el mismo lugar- un nuevo hospital, con diferente distribución y de manera horizontal, debido a las características del suelo.
En seis meses, cuando se terminen las laborales de demolición, se lanzará una licitación pública para determinar qué empresa será la que se adjudique la construcción de la nueva Clínica 25.

Hasta octubre del año pasado, personal médico seguía operando en la zona de Urgencias del hospital, debido a que los dos primeros peritajes realizados determinaron que no se “corría peligro” al laborar en dicha zona.

Por el temor expreso de pacientes, familiares y médicos, se realizó un tercer peritaje en cual advirtió que seis de los siete pisos del edificio resultaron severamente afectados por el terremoto del 19-S, por lo que se debía desalojar y demoler inmediatamente.

Desde esa fecha, los derechohabientes de la zona oriente –tanto del Estado de México como de la Ciudad de México- son canalizados a clínicas de San Juan de Aragón y Texcoco.

(Manuel Alejandro Godínez)

Comentarios

Load More