Fiscalía morelense investiga a todo el personal del penal de Atlacholoaya tras riñas y motines

El Centro de Reinserción Social de Morelos, ubicado en el poblado de Atlacholoaya. Foto: Margarito Pérez.

CUERNAVACA, Mor. (apro).- Todo el personal del Centro de Reinserción Social (Cereso) Morelos, ubicado en Atlacholoaya en el municipio de Xochitepec, está bajo investigación, luego de que a finales de octubre y principios de noviembre se registraran varias riñas y motines que terminaron en el asesinato de siete internos y varios heridos.

Sin precisar nombres, la Fiscalía General de Morelos, aseguró que todos “los encargados de operar el penal” se encuentran en proceso de investigación para determinar las fallas y acciones que llevaron a que el 29 y 30 de octubre, durante dos riñas entre internos se registraran primero la muerte de una persona y luego la de seis más, entre ellos, el líder de una célula criminal.

Hasta el momento, aclaró el fiscal Uriel Carmona Gándara, no existe una carpeta o denuncia contra alguien particular, sino una investigación para el deslinde de responsabilidades que incluyó que durante varias horas de esos días, e incluso de los días subsecuentes, el sometimiento de personal de custodia, a quienes se tomó como rehénes para imponer varias demandas.

Para terminar con la tensión al interior del penal, se realizó la reubicación de más de una treintena de internos, primero a la cárcel distrital de Jonacatepec, en el oriente de Morelos. Posteriormente, luego de solicitarlo formalmente a la federación, se reubicaron 34 reos de “alta peligrosidad”.

Estos internos, fueron señalados por varios de sus compañeros, así como personal de custodia del penal, de haber participado activamente en las riñas y motines del 29 y 30 de octubre, y con base en ese criterio, se pidió a la federación que fueran reubicados en penales de máxima seguridad en distintos estados del país.

El 29 de octubre por la tarde, un motín de internos en el penal, dejaron un muerto y dos heridos. El gobierno se esforzó por crear la percepción de que nunca había perdido el control del penal. No obstante, al día siguiente, el motín demostró que los internos mantuvieron el control de la cárcel a lo largo de toda la noche, sometiendo a los internos y luego quitando la vida con saña a seis internos más.

Entre los muertos se encontró a Raimundo Isidro Castro Salgado, conocido como El Ray, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en Morelos, quien fue detenido en Puebla a principios de mayo pasado. Su cuerpo fue encontrado calcinado en el interior de uno de los patios del penal. Otras cinco personas fueron asesinadas con saña.

De acuerdo con algunas versiones, los hechos derivaron de la pugna que existe entre este cártel y el de Los Rojos, que era encabezado por Santiago Mazari Miranda, El Carrete, quien fue detenido hace unos meses al norte de Guerrero.

El hijo de este líder, Alexis Mazari, fue detenido en Morelos y se encuentra internado en Atlacholoaya. Otra versión dice que éste último había sido golpeado por gente de El Ray y la reacción fueron los motines de finales de octubre.

Comentarios

Load More