Denuncian revictimización de estudiantes del Tec asesinados en Nuevo León

Raúl Ignacio Fernando Saldaña Zertuche y Saúl Alejandro Sandoval Trejo. Foto: Especial Raúl Ignacio Fernando Saldaña Zertuche y Saúl Alejandro Sandoval Trejo. Foto: Especial

MONTERREY, N.L. (apro).- Los dos estudiantes del Tec asesinados el pasado fin de semana han sido revictimizados por las autoridades y los medios de comunicación, pues han presumido que su muerte está relacionada con supuestas actividades criminales, acusó la activista Irma Alma Ochoa Treviño.

La directora de asociación Arthemisas por la Equidad consideró impropio que algunas empresas periodísticas y personal de la Fiscalía General de Nuevo León dijeran que Raúl Ignacio Fernando Saldaña Zertuche y Saúl Alejandro Sandoval Trejo, estudiantes del Tec de Monterrey y el Tec Milenio, respectivamente, podrían haber estado involucrados en narcomenudeo los alumnos.

“Lo que he leído es que uno de ellos, sin que se diga quién, estaba vinculado con algún grupo o en la venta de drogas. Y lo leí en tres o cuatro notas de diferentes medios y, hasta donde yo sé, la Constitución habla de la presunción de inocencia. La otra cuestión es prejuzgar”, subrayó la activista.

Añadió: “Cuando etiquetamos a una persona por una cuestión referente a su vida, cuando esa persona ya no se puede defender, es muy grave, y lo he visto en algunos medios que dicen que alguna autoridad emitió unas declaraciones, y no es sólo en el caso de los estudiantes, sino de otras muchas víctimas”.

La presunción de culpabilidad de una persona es una inercia cultural perniciosa de algunas empresas de información, dijo Ochoa Treviño, situación que –abundó– debería cambiar para que los señalados no sean prejuzgados o estereotipados.

“Nos falta mucha educación. Por un lado, los que revictimizan son los medios y, por otro, estos medios han dicho que son las autoridades las que dicen que sospechan de tal cuestión, y la sospecha puede ser sólo una pista para la indagatoria. Así como son muy cautos para dar cierta información, también deberían reservarse esa sospecha”, explicó la integrante del organismo civil que defiende los derechos de mujeres, niñas y niños.

Raúl Ignacio y Saúl Alejandro desaparecieron el 17 de octubre. Casi un mes después, el pasado sábado 9, sus cadáveres fueron hallados en un ejido del municipio rural de Salinas Victoria, 25 kilómetros al norte de la capital. La causa de su muerte fue por estrangulamiento.

De acuerdo con la Fiscalía General de Nuevo León, la principal línea de investigación sobre el doble crimen es el narcomenudeo, actividad ilícita en la que estaría involucrado alguno de los dos estudiantes privados de la vida.

La activista pidió a los medios mayor sensibilidad para los jóvenes, y para ello, recalcó, sería benéfico que los periodistas leyeran la Ley General de Víctimas.

Comentarios

Load More