Una vez más la Filarmónica de Los Ángeles y Dudamel, pero ahora en el Auditorio Nacional

Dudamel en concierto. Foto: Carlos Enciso

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Orquesta Filarmónica de los Ángeles (LA Phil) bajo la batuta de Gustavo Dudamel lo hizo de nuevo…

La agrupación angelina hizo vibrar al público con la animosidad de obras venezolanas, y la participación de jóvenes de la Youth Orquestra Los Angeles (Yola) y “El Sistema”, la noche del jueves 14 en el Auditorio Nacional.

La tercera y última cita de la Filarmónica de Los Ángeles –considerada entre las diez mejores orquestas del mundo–, concluyó en nuestro país con un programa más ligero, conciso, popular, sin presiones, una fiesta para todos los gustos, pero no por ello de menor calidad, por el contrario, la madurez notoria de Dudamel se hizo presente en todo momento en una orquesta que entiende y se maneja al estilo del venezolano.

El programa inició con dos estrenos en México, primero Guasamacabra de Paul Dessene, pieza encargada específicamente para la orquesta en el marco de sus 100 años de fundación que cumplen este 2019, y motivo en parte por el cual están en México.

Y después Fuga con pajarillo de la Suite para cuerdas de Aldemaro Romero, obra ampliamente conocida por Dudamel (y una de sus favoritas), un equivalente a nuestro Danzón no. 2 de Arturo Márquez, una fiesta en escena que puso “la piel chinita” a los espectadores, no sólo porque para ella se integró una decena de músicos de la Yola, sino por los cuatro jóvenes músicos de “El Sistema” (Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela); arpa, guitarra, violonchelo y jarana, hicieron vibrar desde las butacas por doce minutos.

La calma no llegó, pues la tercera obra del programa, el Huapango de José Pablo Moncayo, ese que llaman “el segundo himno mexicano”, retumbó en las paredes del Auditorio.

Dudamel. Sublime presentación. Foto: Carlos Enciso

Tras el intermedio siguió un repertorio de John Williams, primero con Fanfarria y Tema Olímpicos, después temas de encargos para películas como Out to sea/The shark cage fugue de Tiburón; Hedwig’s Theme seguida de la cinta “Harry Potter y la Piedra Filosofal” (2001), y Fawkes the Phoenix de “Hary Potter y La Cámara Secreta” (2002).

También piezas musicales de Parque Jurásico (1993); Adventures on Earth de ET. “El Extraterrestre” (1982); y finalmente Throne room and Finale de la saga de Star Wars (episodio 4) “Una nueva esperanza”, y hasta ahí se marcaba el final según el programa de mano.

Sin embargo, los aplausos continuos hicieron que Dudamel regresara, no una sino dos ocasiones para ejecutar un par de obras más: El tema principal de la cinta de “Indiana Jones” (1981); y otra más para la cual Dudamel cambió la batuta por una espada Jedi (tono verde), mientras al fondo la escenografía -hasta entonces bastante discreta-, una pantalla que apenas y cambiaba entre tonos ocres según las obras, se tiño de rojo intenso, color que se reflejó en los rostros del público al tiempo que sonó la “Marcha imperial” de la tropas de Darth Vader.

Así concluyó la tercera y última presentación de la LA Phil con Dudamel al mando en nuestro país, el quinto recital de la filarmónica en México (tras actos en 1978, 1981, 1994 y 1999), y el primero del venezolano en los diez años que lleva al frente de la agrupación.

Tanto Dudamel como Lucina Jiménez, titular del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), comentaron en conferencia de prensa (https://www.proceso.com.mx/606558/dudamel-con-la-phil-en-mexico-es-el-inicio-de-un-intercambio-permanente) el pasado 12 de noviembre, que los recitales en Bellas Artes marcaban el inicio de una relación más constante, ojalá así sea.

Foto: Carlos Enciso
Foto: Carlos Enciso

Comentarios

Load More