Me canso ganso

Imagen del videojuego Untitled Goose Game, de House House. Imagen del videojuego Untitled Goose Game, de House House.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Es un día muy hermoso en el pueblo y hay un ganso muy desagradable. Un ganso sinvergüenza en un pueblo que no sospecha nada, en el que se la pasa correteando desde los patios traseros hasta los establecimientos más exclusivos.

¿Cuál es su misión? Gastarle bromas a los vecinos, robarles sus gorros, graznar sin parar. En resumen: fastidiarle el día a todo el mundo.

Esta es la carta de presentación mediante la cual se invita a la compra de Untitled Goose Game, un videojuego para computadora y Nintendo Switch lanzado el pasado 20 de septiembre y que se convirtió en el título más vendido durante octubre en la tienda europea de descargas de la consola japonesa.

En Estados Unidos, en el mismo periodo, se situó en el segundo lugar, apenas superado por Fortnite. De hecho, en sólo dos semanas desde su estreno vendieron más de 100 mil descargas y eso que no es precisamente barato: cuesta 9.99 dólares en su versión para Mac y 389.99 pesos la de Switch.

¿Y a qué se debe tal furor? A que este ganso sí es una auténtica ociosidad. No hay otra forma de explicarlo.

La mecánica del juego es tan ridículamente simple que su creadora –la compañía independiente australiana House House, integrada por apenas cuatro desarrolladores– refiere burlonamente el contenido del “paquete” a adquirir: “El juego incluye: un ganso malo (tú), un pueblo lleno de gente que solo quiere hacer sus cosas tranquilamente (les tienes mucho asco) y ¡un botón exclusivo para graznar!”.

Clasificado dentro del género “sandbox” (en el que el usuario no tiene que seguir una trama específica para avanzar), Untitled Goose Game se describe a sí mismo como un juego de comedia física en el que se debe interpretar al ave de corral que toma por sorpresa a los habitantes de una aldea desprevenida.

Este ganso debe seguir una lista de tareas, que consiste básicamente en arruinarles el día a sus vecinos, robándoles objetos, metiéndose de polizón a sus jardines, tirando sus cosas al estanque… echando desmadre como se quiera, pues.

Convertido en un extraño fenómeno viral (más extraño aun porque la gente paga por él), Untitled Goose Game llamó la atención de la revista del prestigiado Tecnológico de Massachussetts. En un artículo firmado por Tanya Basu, la MIT Technology Review trata de explicar en qué consiste el éxito del ganso. Para ello acude a Oskari Kallio y Masood Masoodian, investigadores de la Universidad Aalto de Finlandia.

Por medio de un correo electrónico, Kallio explica que el juego permite al usuario convertirse en comediante. En las películas, los programas de tele y los libros, la comedia es una experiencia pasiva, en el que otro es el que escribe los chistes para que uno se ría. Convertido en ganso, el jugador diseña y planea sus propias travesuras, como si él mismo fuera una especie de Mr. Bean, en una dinámica en la que se vale improvisar.

Con optimismo, Kallio y Masoodian pronostican que, a diferencia de los títulos basados en franquicias consagradas o aquellos en los que la dinámica se basa en disparar y matar a todo aquel que se atraviese, cada vez más videojuegos pondrán la comedia como su atractivo central, sobre todo para quienes busquen experiencias más colaborativas y menos violentas.

Pero, sobre todo, este ganso representa todo acerca de nosotros. Conmueve porque es sorprendentemente catártico, dice la revista tecnológica del MIT. Y refleja a tal grado la vida real que, asegura, un ganso malcriado suelto es una analogía demasiado perfecta para el caos de los acontecimientos mundiales.

Y es que, en su simpleza, este ganso al que le divierte provocar está lejos del prototipo del villano perturbador tan en boga hoy en día. Por el contrario, este ganso hasta resulta simpático. Como dice la reseña del portal Vox, nunca es demasiado violento o agresivo. Aunque sí es puede ser, si su controlador así lo desea, demasiado ruidoso. Quizá un poco mezquino, pero más travieso que malintencionado.

Este ganso sí tiene buena reputación en la prensa extranjera. El portal Polygon lo llama “agente del caos en un mundo de reglas y orden”, pero The Washington Post lo considera una forma segura y socialmente aceptable de aliviar el estrés, mientras que Los Angeles Times dice de plano que este ganso es el héroe rebelde que necesitamos.

The New Yorker titula su reseña: “La alegría de ser un horrible ganso en una época de crisis moral”.

El otro rasgo enigmático (y también humorístico) de este ganso es que no tiene título. La palabra “untitled” suele usarse como una etiqueta provisional para nombrar algún proyecto en desarrollo, trátese de una película, un libro o un juego, en lo que se le designa el nombre comercial con el que será lanzado. El juego del ganso sin título sí tenía planeado tener un nombre convencional, según revelaron sus creadores el portal IGN.

De entre diversas opciones, la que estuvo más cerca de ganar fue “Some like it honk”, un juego de palabras en la que se combina la onomatopeya de un graznido con el título de la película que en español se llamó Una Eva y dos Adanes, de 1959, protagonizada por Marilyn Monroe.

Esa misma nota consigna que, en Japón, los distribuidores consideraron la necesidad de ponerle un subtítulo. Así que le colocaron, abajo del nombre, la leyenda: “Aquí viene el ganso travieso”. Sospecho que en México –donde no figura aún entre los más descargados– el subtítulo ideal para impulsar sus ventas sería el popularísimo “Me canso ganso”, acuñado por Tin Tan en otra película de época, El Niño Perdido, de 1947.

Se le podría además agregar la doble advertencia que suele ponerse al final de las películas. La primera: ningún ganso (o parte del pueblo) fue dañado en la elaboración de este juego. Y la segunda: cualquier parecido con cualquier otro ganso real, es mera coincidencia.

Load More