Piñera condena abusos cometidos por la policía en Chile; “no habrá impunidad”, asegura

Policías chilenos detienen a un manifestante en Santiago. Foto: Esteban Felix/AP Policías chilenos detienen a un manifestante en Santiago. Foto: Esteban Felix/AP

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, aplaudió el acuerdo histórico alcanzado en el Congreso para convocar a un plebiscito en abril de 2020, con el fin de cambiar la Constitución, y por primera vez desde que iniciaron las protestas, hace un mes, condenó los abusos cometidos por la policía.

Después de cuatro semanas, Piñera también envió condolencias a los familiares de las víctimas del estallido social, sin precedentes desde la recuperación de la democracia en 1990.

Ayer, el mandatario saludó el acuerdo político del viernes para redactar una nueva Constitución, un reclamo de la ciudadanía que surgió como una posible salida a la crisis.

“Si la ciudadanía así lo decide avanzaremos a una nueva Constitución, la primera en democracia”, afirmó en su mensaje desde el palacio presidencial.

Y sobre la violencia policiaca contra los manifestantes, con saldo de 22 muertos, miles de heridos y más de 200 personas con graves lesiones oculares, admitió: “Hubo uso excesivo de la fuerza, se cometieron abusos o delitos y no se respetaron los derechos de todos”.

El mandatario chileno prometió: “No habrá impunidad ni con los que hicieron actos de inusitada violencia ni con aquellos que cometieron atropellos y abusos. Haremos lo mejor para asistir a las víctimas”.

En un despacho informativo, la Agencia France-Presse (AFP) detalló que cinco de los 22 muertos fueron causados por la acción de agentes del Estado, y el resto murió en medio de incendios y saqueos o atropellados en las manifestaciones.

El viernes 15, en otra masiva concentración en la Plaza Italia de Santiago, un manifestante sufrió un ataque al corazón, pero organizaciones han denunciado que el accionar de la policía –que lanzó gases y disparos de perdigones al personal médico– impidió una oportuna atención al joven, quien finalmente murió en el hospital.

La actual carta magna es señalada como el origen de las desigualdades de la sociedad chilena, ya que fue aprobada en un cuestionado plebiscito en los años más cruentos del régimen militar de Augusto Pinochet.

Tras una maratónica reunión, el viernes 15, el Congreso alcanzó un acuerdo para convocar a un plebiscito en abril del próximo año, en el que la ciudadanía debe decidir si quiere reformar o no la Constitución y bajo qué mecanismo: una asamblea constituyente o una convención mixta, con la mitad de parlamentarios.

“En las últimas cuatro semanas, Chile cambió; los chilenos cambiaron, el gobierno cambió; todos hemos cambiado. El pacto social bajo el cual habíamos vivido se resquebrajó”, aseguró Piñera, y destacó que el desenlace aún no está escrito y que todavía faltan varios acuerdos sociales, entre ellos uno para reformar el sistema de pensiones.

“El próximo acuerdo tiene que ser para mejorar las pensiones”, declaró el gobernante sobre uno de los pilares de las protestas callejeras que iniciaron el 18 de octubre.

La ciudadanía pide reformar el sistema que también se mantiene como herencia de la dictadura, que establece la capitalización absolutamente individual de los trabajadores y que entrega pensiones tan bajas o menores que el sueldo mínimo (de 418 dólares) a la mayoría de los jubilados, aseguró el mandatario.

Comentarios

Load More