Acusan de corrupción a Netanyahu, éste denuncia “intento de golpe de Estado”

Simpatizantes de Benjamin Netanyahu se manifestaron frente a su casa después de que el fiscal israelí le fincara cargos de corrupción. Foto: AP / Ariel Schalit Simpatizantes de Benjamin Netanyahu se manifestaron frente a su casa después de que el fiscal israelí le fincara cargos de corrupción. Foto: AP / Ariel Schalit

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, fue acusado de soborno, fraude y abuso de confianza por parte de la fiscalía general de ese país, cargos que el propio gobernante consideró falsos e impulsados por motivos políticos.

Netanyahu se convirtió en el primer ministro israelí acusado de corrupción, lo que avizoraría el fin de la carrera política del líder que más tiempo ha gobernado desde el nacimiento del estado hebreo.

En un comunicado del ministerio de Justicia se informó que el fiscal general, Avichai Mandelblit, decidió presentar cargos contra Netanyahu por los llamados casos 100, 2000 y 4000.

En el último, Netanyahu es sospechoso de haber otorgado favores gubernamentales que pudieron aportar millones de dólares al jefe de la firma de telecomunicaciones Bezeq, a cambio de una cobertura mediática favorable por parte de una de sus propiedades, el portal digital Walla.

El fiscal también decidió inculpar a Netanyahu por “fraude y abuso de confianza” en otros dos casos.

En el “expediente 1000” se acusa a Netanyahu de haber recibido más de 700 mil séqueles de regalos (alrededor de 300 mil dólares) de parte de personajes como el productor cinematográfico Arnon Milchan, conocido por financiar películas como El Club de la Pelea, y el millonario australiano James Packer, a cambio de favores financieros o personales.

En el “caso 2000” el primer ministro es sospechoso de haber tratado de lograr una cobertura favorable en el mayor diario, el Yediot Aharonot.

El anuncio del fiscal ocurrió horas después de que el presidente Reuven Rivlin encargara al parlamento encontrar un primer ministro, luego de que Netanyahu y su rival Benny Gantz fracasaran en formar un gobierno.

“Este es un día muy triste para Israel”, declaró Gantz en relación con el comunicado del fiscal.

Netanyahu no estaría obligado a dejar su cargo de primer ministro o diputado por la sola acusación, pero si finalmente es condenado, el parlamento podrá votar su destitución si el delito implica “depravación moral”, como ocurre con la acusación de cohecho.

En un discurso televisado, Netanyahu rechazó las acusaciones.

“Somos testigos de un intento de golpe de Estado contra el primer ministro con acusaciones falsas y una investigación corrupta y sesgada”, afirmó. “No han estado persiguiendo la verdad, han estado persiguiéndome a mí”.

“No dejaré que la mentira prevalezca por siempre. Seguiré liderando el país por ley, tal como está escrito, continuaré liderando el país de manera responsable, con dedicación, con preocupación por la seguridad y el futuro de todos nosotros. ¡Por el bien del Estado, los investigadores deben ser investigados!”, publicó en Twitter (con información de agencias).

Comentarios

Load More