La contaminación en Sian Ka’an exhibe el gran alcance que tiene la crisis de los plásticos: Greenpeace

Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an. Plásticos. Foto: Twitter @greenpeacemx

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La organización ambientalista Greenpeace denunció la contaminación en el Área Natural Protegida de Sian Ka’an –“puerta del cielo o lugar de donde empieza el suelo”–, un santuario protegido en la Riviera Maya, en Cancún, Quintana Roo, declarado por la Unesco (en 1987) Patrimonio de la Humanidad.

En la reserva, perteneciente a los municipios Felipe Carrillo Puerto y Tulum, los activistas de Greenpeace e investigadores encontraron botellas, envolturas, contenedores, tampones, cepillos de dientes, tazas de baño y desechos de la construcción y otras industrias, entre otros, por lo que exhortaron a los legisladores mexicanos y a la ciudadanía a colaborar para detener la contaminación.

“Este tipo de contaminación representa un riesgo para la biodiversidad de estos ecosistemas, incluyendo fauna marina, comunidades de aves, peces y colonias coralinas claves en la formación estructural de los arrecifes, debido a que están en contacto directo con estos desechos, pudiendo tener implicaciones fisiológicas negativas en su desarrollo”, indicó Omar Rivera Garibay, investigador del Instituto de Ciencias del Mar, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En Sian Ka’an, un santuario del Mar Caribe catalogado como Reserva de la Biósfera y Patrimonio de la Humanidad, el ingreso y las actividades humanas están restringidas, sin embargo, se exhibe el gran alcance que tiene la crisis de los plásticos, explicó Ornela Garelli, coordinadora de la campaña Océanos sin Plástico de Greenpeace México.

“El problema es que se producen demasiados plásticos de un solo uso para empaquetar casi cualquier cosa que compramos. La vida útil de estos plásticos se limita a 15 o 20 minutos, en lo que usamos el producto, y luego los desechamos”, abundó.

Estos plásticos, añadió, pueden tardar cientos o miles de años en descomponerse en la naturaleza, y como se puede ver aquí en Sian Ka’an llegan hasta los lugares más remotos del mundo, incluso donde casi no hay actividad humana.

Por su parte, Miguel Rivas, líder de la campaña, recordó que actualmente se discuten distintas iniciativas en el Congreso para atender el problema, por lo que urgió a los legisladores federales a crear normas que ayuden a eliminar la contaminación por plásticos desde su origen, eliminando envases y empaques de un solo uso que, pese a todos los esfuerzos de gobiernos, la industria o la ciudadanía, terminan en santuarios como Sian Ka’an.

“Las áreas naturales protegidas son paraísos que debemos cuidar y proteger de la contaminación plástica, no sólo por su belleza natural, ya de por sí impresionante, sino por los grandes servicios ambientales que prestan a México y al mundo”, sostuvo Rivas.

Agregó: “Es urgente que el gobierno de México decida proteger el patrimonio natural y paisajístico de México de la contaminación que generan las empresas que quieren vendernos plástico de manera descontrolada e impune. Es hora de que se urja a los senadores y diputados legislar con responsabilidad extendida hacia los productores y que se ponga un alto a las falsas soluciones, como la promesa de reciclaje absoluto, los plásticos biodegradables, incineración de plásticos para generación de energía y demás opciones basadas en el esquema de usar y tirar, que sólo generan basura ecológica”.

A principios de noviembre, un grupo multipartidista de senadores suscribió reformas a la Ley General de Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR), que recoge planteamientos de diversas organizaciones de la sociedad civil aglutinadas en la Alianza México Sin Plástico, para exigir responsabilidad directa a los productores en la contaminación por plástico.

Load More