“Los dos Papas”, o el retrato de la transición eclesial del poder, según Netflix

"Los dos Papas". Foto: Cortesía Netflix "Los dos Papas". Foto: Cortesía Netflix

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La plataforma Netflix aborda el tema de la relación personal entre los Papas Benedicto XVI y Francisco, a través de su película “Los dos Papas”, la cual ya está anunciando como “el relato íntimo de una de las transiciones de poder más dramáticas de los últimos siglos”.

Dirigida por el brasileño Fernando Meirelles, y con la actuación de Anthony Hopkins, en el papel de Benedicto XVI, y Jonathan Pryce, en el papel de Francisco, la película se estrenará en México el próximo 6 de diciembre, y después se empezará a trasmitir en Netflix.

En entrevista para Apro, Valeria Beretta, gerente de relaciones públicas de Netflix en México, aclara que la película “no es un documental, sino una cinta de ficción, pero totalmente apegada a la realidad y realizada en base a una meticulosa investigación histórica”.

También señala que “Los dos Papas” –de dos horas con cinco minutos de duración–, es una película cuya producción corrió totalmente a cargo de Netflix y fue dirigida por Meirelles, el realizador de “Ciudad de Dios”, la cinta brasileña convertida en un éxito de taquilla.

“`Los dos Papas´ se estrenará el próximo 6 de diciembre en algunos cines de la república mexicana. Para luego trasmitirse, a partir del día 20, en Netflix”, adelanta Beretta.

Por su lado, el investigador mexicano Bernardo Barranco, especialista en temas eclesiásticos y quien participó como asesor en la realización del filme, detalla:

“La película se centra en la relación personal entre ambos Papas, recalcando el contraste entre el estilo pastoral de uno y otro. A Benedicto XVI lo pinta como lo que es: frío, intelectual, conservador. Mientras que de Francisco resalta su estilo sencillo, alejado del protocolo vaticano y muy cercano a la feligresía”.

–¿No toca el tema de la crisis en la Iglesia católica o de la pederastia sacerdotal?

–No, aunque estos temas aparecen como telón de fondo, en un segundo plano. Ni tampoco la película se mete a juzgar ni la postura conservadora de Ratzinger ni la postura progresista de Francisco. Simplemente retrata el lado humano de estos personajes.

Señala que la película inicia con el arribo al papado de Benedicto XVI, en 2005, luego se adentra en las circunstancias que llevaron a Francisco al trono pontificio, en 2013, y prosigue con la actual relación personal entre ambos pontífices.

Y para dar un mayor contexto histórico –dice Barranco–, la película se vale de algunos flashbacks que muestran los antecedentes de sus personajes, como la controvertida actuación de Bergoglio, en los años setenta, durante la dictadura militar y la guerra sucia en Argentina.

“Hay una parte en la película donde ambos Papas se confiesan mutuamente sus pecados, es una rigurosa confesión formal: Benedicto XVI lamenta haber apoyado en un tiempo al sacerdote pederasta Marcial Maciel, mientras que Francisco lamenta el no haber estado a la altura de las circunstancias durante el gobierno militar en Argentina”, agrega Barranco.

Y aunque “es una película al estilo Hollywood” y con algunas situaciones ficticias –como el hecho de que Benedicto XVI influyó “por dedazo” en la designación de Francisco, para así darle un giro a la línea pastoral del papado–, Barranco considera que “Los dos Papas” es a final de cuentas una película “bien documentada” que aborda “con seriedad” la actual convivencia entre dos pontífices, un hecho inusitado en la historia de la Iglesia.

 

 

Comentarios

Load More