Comunidades indígenas reclaman mejora de carreteras y espacios en el Tren Maya

A la asamblea en Palenque asistieron 311 representantes, líderes y autoridades de 180 comunidades, según el gobierno. Foto: Armando Guzmán A la asamblea en Palenque asistieron 311 representantes, líderes y autoridades de 180 comunidades, según el gobierno. Foto: Armando Guzmán

PALENQUE, Chis. (apro).– Con 311 representantes, líderes y autoridades de 180 comunidades indígenas registrados, se celebró aquí la primera asamblea informativa sobre el Tren Maya, previo a la consulta pública del próximo 15 de diciembre para decidir si se realiza o no el proyecto.

Tras una amplia exposición de funcionarios de la Secretaría de Gobernación (Segob), del Fondo Nacional de Turismo (Fonatur) –encargada del proyecto– y del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), los líderes comunitarios celebraron que “por primera vez” se les tome en cuenta para este tipo de obras y, de antemano, manifestaron su respaldo, pero reclamaron espacios en el desarrollo porque hasta ahora “todo se ve muy bonito”, pero al final son excluidos.

Mejora de las “pésimas” carreteras para sacar y comercializar productos, el destino de familias que viven en derechos de vía del ferrocarril y espacios para vender artesanías en las estaciones del Tren Maya fueron las principales demandas de los pueblos indígenas.

La asamblea inició con un ritual-danza en honor de la cultura Maya y el posterior registro para participar en cinco temas: ordenamiento territorial, preservación del medio ambiente, desarrollo económico inclusivo, bienestar social y protección del patrimonio tangible e intangible y de la identidad histórica de los pueblos de la región.

La exposición del proyecto estuvo a cargo del representante de Fonatur, Carlos Barceló Ruiz, y del coordinador general de Evaluación y Planeación del INPI, Juan Carlos Martínez, así como del representante de la Segob, Omar de la C.

En el presídium estuvo la diputada local de Morena por Palenque, Manuelita López Obrador, hermana del presidente de la República, y el alcalde Carlos Morelos Rodríguez, además de representantes del gobierno estatal.

El profesor Ranulfo Álvaro Vázquez, agente municipal de ejido Río Chancalá, encabezó la presidencia de la asamblea.

 

Detalles de la obra

Mediante gráficas en pantallas y distribución de carpetas con información técnica sobre el Tren Maya se informó que el proyecto consta de la construcción de alrededor de mil 460 kilómetros de vías férreas para conectar 18 estaciones de los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo para transporte turístico, de pasajeros y de carga; éste último aportaría el 70% de los ingresos.

La velocidad sería de 160 kilómetros por hora para pasajeros y 120 para carga, y el proyecto está considerado en cuatro etapas: planeación, construcción, pruebas preoperativas y operación.

Las explicaciones fueron traducidas a lengua chol, que habla más del 70 por ciento de las comunidades indígenas de la región, y al tzetzal.

Durante las intervenciones de los asistentes, María Concepción López, del ejido Naranjal, dijo que todo “se ve muy bonito”, como cuando, recordó, se construyó el aeropuerto internacional de Palenque que todos se alegraron porque “detonaría la economía” local, y ahora ningún turista viaja aquí “por el pésimo estado de las carreteras”.

Manifestó que en su comunidad nadie se apone al Tren Maya, pero es necesario que se le acompañe con un plan integral de infraestructura carretera para que los turistas no se queden en Palenque y, además, sirvan para sacar sus productos y artesanías.

José Pérez López, de 80 años, expuso que desde hace 20 años construyó su casita cerca de la vía del tren, en Palenque, y no sabe qué va a pesar con ellos.

“Le dije a mi señora, afligida: vamos a esperar, si nos botan a ver dónde nos acomodamos, por eso estoy preguntando”, expresó.

Barceló Ruiz respondió que todo aquél que de cinco años atrás se haya instalado en derechos de vía tendrán tratamiento especial para buscar soluciones.

“No somos los mayas los que vamos hacer negocios con el Tren Maya”, espetó por su parte Juan Sánchez Jiménez, de la comunidad Frontera Corozal de Ocosingo y Coordinador Regional del Congreso Indígena y Afroamericano.

Dijo que están de acuerdo con la visión del Tren Maya, pero no aceptarán que se excluya a las comunidades indígenas de los frutos del desarrollo, como no establecer espacios para ellos en las estaciones y plazas que se construirán.

Reprochó que las mujeres indígenas sigan vendiendo sus productos y artesanías en banquetas y calles, aledañas a los grandes centros comerciales y mercados, donde no tienen espacios.

Rocelia Vázquez Cruz, del Congreso Indígena Estatal, preguntó sobre qué pasará con más de 300 colonos que compraron terrenos en Palenque al ganadero y notario público, Jaime Lastra Bastar, titular de Fiscalía General del Estado de Tabasco, por donde pasará la vía del tren, y cuyas escrituras aún no se regularizan.

La respuesta de Fonatur es que se acerquen a sus oficinas para buscar solución.

Tras más de cuatro horas y 15 participantes, el representante del INPI conminó a los líderes comunitarios a llevar la información a sus representados, deliberar y presentar sus propuestas en dos semanas, previo a las votaciones del 15 de diciembre.

Comentarios

Load More