Los Pinos, cerámica mexicana y deficiencia profesional

Sección de cerámica. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La falta de profesionalismo que existe en la exposición Escultura de la tierra. Cerámica mexicana, es alarmante. Distribuida en cinco casas del Complejo Cultural Los Pinos, en la Ciudad de México, la muestra es dispareja en su rigor curatorial, caótica por su diseño museográfico, y muy discrecional en lo que corresponde a la cerámica contemporánea.

Está diseñada por ocho curadores que llaman la atención por la notoria diferencia de sus trayectorias profesionales –Alejandro Sarabia, Juan Coronel, Sylvia Navarrete y Octavio Murillo son reconocidos por su trabajo como curadores de la cultura prehispánica, arte popular y moderno, arte contemporáneo y creación indígena respectivamente; el ceramista utilitario y fundador del Taller mono rojo Hiroshi Okuno, la traductora y ceramista Addison Woolsey, y Sara Cordero, Edgar Pérez–, es sintética y sobria en las secciones correspondientes a las culturas antiguas y al arte indígena y popular –a cargo de Sarabia y Coronel.

Pero es confusa en la aproximación al periodo virreinal –a pesar de las excelentes piezas–, arbitraria en la sección contemporánea y cuestionable en lo que corresponde al periodo moderno: ¿En qué categorías se basó Sylvia Navarrete para definir como moderna la obra de Gerda Gruber, Adolfo Riestra, Javier Marín, Maribel Portela, Cisco Jiménez, Gerardo Azcúnaga y Xawery Wolksy, entre otros?

Con un objetivo sumamente ambicioso que pretende reunir “una lectura visual e histórica de la cerámica en México desde la época prehispánica hasta el siglo XXI”, lo peor y más lamentable de la muestra se encuentra en la etapa contemporánea. Emplazada en la casa Miguel Alemán y curada por Edgar Pérez, Sara Cordero, Hiroshi Okuno y Addison Woolsey, la selección, además de incluir numerosas piezas insignificantes y sin ningún valor artístico de los propios curadores Okuno y Woolsey realizadas en el taller Mono Rojo, exhibe una instalación de Eduardo Abaroa del proyecto Destrucción total del Museo de Antropología (2012) que, si bien contiene reproducciones de cerámica prehispánica rotas, no es la obra de un artista de la cerámica sino de un conceptualista. Emplazada en el vestíbulo de la Casa Miguel Alemán y con un texto de sala especial para la pieza, su privilegio museográfico contrasta con la instalación de Adán Paredes que, aun cuando invade el mismo espacio con numerosas calaveras, no cuenta ni con una ficha técnica que señale la autoría.

¿A qué intereses responde la curaduría de esta sección y cuál es el servicio que ofrece a los visitantes? Sin sorpresas por la atracción institucional y comercial que genera su banalización neo-pop de la cultura del narco, en esta sección se incluyen varias piezas en talavera de Alejandro Sarabia.

Por la importancia que ha tenido la escultura en cerámica en la creación contemporánea de México, su presencia debió haber sido mucho más analítica y protagónica. Y si bien la selección es acertada, también es repetitiva y excluyente. Mientras a Gustavo Pérez se le dedica una sala completa con muchísimas piezas y Cisco Jiménez se distribuye en varios recintos, una persona tan relevante para la formación de artistas como Gerda Gruber sólo está representada con una escultura.

Y en lo que respecta a las ausencias, ¿por qué se incluye un mosaico de Marcos Castro que se caracteriza por ser dibujante y pintor, y se excluyen ejemplos de artista ceramistas como Carmen Lang, Rivelino e inclusive miembros de la Academia Internacional de Cerámica como Gloria Carrasco, Ana Rosenzweig y Rafael Pérez y Pérez?

Dirigido por el promotor comercial de arte contemporáneo Homero Fernández Pedrosa –fundador del Salón ACME y de la Galería Parque–, el Complejo Cultural Los Pinos, en lo que respecta a las artes visuales, no puede disimular su falta de vocación y profesionalismo. Y en este contexto, ¿cuál es la relación actual de Fernández Pedrosa con el mercado del arte?

Este texto se publicó el 1 de diciembre de 2019 en la edición 2248 de la revista Proceso

Comentarios

Load More