Universitarias de Querétaro denuncian violencia de género de 9 profesores

Alumnas de la Universidad Autónoma de Querétaro montaron la coreografía "Un violador en tu camino" frente a la oficina de la rectora. Foto: Especial Alumnas de la Universidad Autónoma de Querétaro montaron la coreografía "Un violador en tu camino" frente a la oficina de la rectora. Foto: Especial

QUERÉTARO, Qro. (apro).– Alumnas de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) montaron la coreografía “Un violador en tu camino” este jueves, días después de que se dieran a conocer 52 casos de violencia de género y fueran denunciados nueve profesores.

“El violador eres tú, son mis maestros, mis compañeros, las facultades, autoridades, la institución, el Estado opresor, es un macho violador, el Estado opresor es un macho violador”, gritaron las jóvenes frente a la oficina de la rectora, Margarita Teresa de Jesús García Gasca.

Apenas el jueves de la semana pasada, alumnas de la institución exigieron a las autoridades universitarias que se investiguen a por lo menos nueve docentes por violación, acoso, abuso sexual y de poder, así como por comentarios machistas y homofóbicos.

“Las autoridades continúan encubriendo acosadores y violadores; la Universidad Autónoma de Querétaro sigue siendo cómplice de la violencia que se ejerce en contra de las estudiantes”, manifestó una estudiante que integra el colectivo Mujeres FCPyS UAQ de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Las mujeres acudieron ante el Consejo Universitario, el máximo órgano de gobierno de la institución, en donde realizaron 11 peticiones, entre las que incluyeron que se investiguen estos casos y que se transparenten los avances de los procedimientos.

“Exigimos que se abran carpetas respecto al profesor José Octavio Peña Quiroz, Ricardo Xocoyotzin, Sergio Centeno, José Luis Rodríguez, Javier Méndez, el excoordinador Cabello de la Facultad de Contaduría y Administración, Lutz Alexander, Ulises Moreno y Jonathan Pérez García”.

A este listado de profesores, el director de la Facultad de Contaduría y Administración, Martín Vivanco Vargas, agregó un caso más:

“El de Rafael Estrella, el cual inmediatamente que me di cuenta, me comuniqué con la señora rectora y fue despedido de la universidad, según tengo entendido”, dijo.

Ese mismo día, estudiantes, entre ellas también varones, realizaron una protesta en el plantel de la Escuela de Bachilleres de San Juan del Río para exigir la destitución de varios docentes.

“¡Queremos profesores, no abusadores!”, fue una de las consignas en la manifestación de este jueves en el Consejo Universitario.

Horas después, el área de Prensa de la UAQ difundió un comunicado en el que confirmó que sólo un docente, sin mencionar el nombre, que impartía clases en la Escuela de Bachilleres Plantel San Juan del Río, fue cesado por acoso sexual.

“Por haberse encontrado –a raíz de la carpeta de investigación abierta en la Unidad de Atención a la Violencia de Género (UAVIG)– suficiente evidencia de acoso sexual cometido en contra de estudiantes de dicha entidad académica”.

Respecto al caso del profesor Cabello, del que también hicieron referencia las mujeres, el director de Contaduría informó que lo dio de baja.

“Y ya pasó al Jurídico de la universidad para que le hicieran las investigaciones pertinentes”.

 

Cuestionan protocolo de violencia de género

En la discusión del Consejo Universitario, la rectora de la UAQ, Margarita Teresa de Jesús García Gasca, afirmó que en poco más de un año han atendido 52 casos relacionados con violencia de género, “algunos de ellos en proceso en este momento”.

En agosto del año pasado, las autoridades comenzaron a aplicar el Protocolo de Actuación e Intervención en Materia de Violencia de Género, tiempo en el que se habrían contabilizado esos 52 casos.

Sin embargo, alumnas y profesores de la institución cuestionaron la eficacia de ese protocolo, por lo que demandaron revisarlo y modificarlo.

“Sentimos que no está siendo totalmente difundido, es decir, sí se ha compartido en las páginas, pero sentimos que es necesario una campaña donde se pueda dar a conocer ese protocolo; pero no solamente eso, sino invitarles a hacer una revisión de la aplicación de este protocolo porque, sinceramente, por lo menos en los casos que hemos tenido en la Facultad, pues digamos que el seguimiento no ha sido el más apropiado, que pareciera incluso que no se toman con seriedad este tipo de situaciones”, expuso Karen Pérez Olvera, consejera estudiante por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

La rectora Teresa García les ofreció a las mujeres un “informe puntual” de todos los casos a inicios del siguiente año.

“En el mes de enero, en el Consejo de enero, me comprometo a que daremos un informe puntual sobre todos los casos que esta administración tiene”.

 

Exigen considerar denuncias públicas

Las mujeres también exigieron a las autoridades presentes en el Consejo Universitario que las denuncias públicas que se realizan en foros y espacios, como tendederos, deriven en carpetas de investigación.

Sin embargo, la rectora les respondió que sólo pueden tomar en cuenta denuncias formales.

“Necesitamos la denuncia, lo que ustedes piden sobre que cualquier medio, redes sociales, los tendederos o cualquier medio sea suficiente para tomarse en cuenta como una denuncia no es posible, porque finalmente en muchos casos es anónima, en muchos casos no contiene la información suficiente y, para que sea una investigación seria, pues necesitamos abrir la carpeta de investigación y llevar a cabo todo el procedimiento completo”.

Al respecto, la directora de la Facultad de Filosofía, Margarita Espinosa Blas, replicó: “La demanda es precisamente que se atienda desde otras instancias que no sean propiamente las jurídicas; las compañeras están pidiendo como un espacio de mayor escucha, de mayor sensibilización (…) y que no lleguen las compañeras y que lleven una demanda y que les digan: ‘pues mira, si no tienes evidencias, no procede, ahí te ves’. Entonces esto les cierra la puertas a las compañeras”.

Espinosa Blas enfatizó que debe atenderse esta petición en particular: “Sí, hay que revisar eso porque esto se está acumulando como un historial de agravios que, a la larga, nos va a fracturar también como institución”.

En este sentido, una de las integrantes de Mujeres FCPyS UAQ pidió a las autoridades que no desestimen las denuncias que no se realizan por la vía institucional.

“Las denuncias que se dan en otros espacios, foros, tendederos, es una señal y un síntoma de que algo está pasando (…) es su responsabilidad que, si nosotras decidimos denunciar en un foro que no es institucional, es porque les tenemos miedo y es porque sabemos de la revictimización, no pueden ustedes desestimar aquellas denuncias que se hacen”.

Aunque la rectora reconoció que las denuncias públicas le han permitido visibilizar casos de los que no tenía conocimiento, insistió en su postura: “Para poder efectuar, con formalidad, un procedimiento, porque son procedimientos legales, reglamentarios, ya sea al interior de la universidad, o al exterior, de ámbito laboral, necesitamos que vayan con toda la formalidad”.

La rectora les pidió confianza y que se acerquen a las tres instancias universitarias que trabajan el tema de género: la Unidad de Atención de Violencia de Género, que está adscrita a la Oficina del Abogado General; Género UAQ y el órgano universitario de Derechos Humanos.

No obstante, las mujeres señalaron que esta última instancia carece de perspectiva de género: “La Unidad de Derechos Humanos, encabezada por el doctor Bernardo Romero, carece de perspectiva de género y no puede seguir siendo un enlace”.

El director de la Facultad de Derecho, Ricardo Ugalde Ramírez, cuestionó también que estas instancias, como que la Unidad de Atención de Violencia de Género, esté adscrita a la Oficina del Abogado General, o que el Programa de Derechos Humanos carezca de elementos que le den el soporte legal suficiente para actuar con diligencia.

“Me refiero al Programa de Derechos Humanos que emite algunas recomendaciones en algún sentido, pero que lejos de favorecer, llega a generar –en algunos momentos– algunos problemas a la institución”.

En sus intervenciones, la rectora hablaba a las mujeres sobre algunos avances y enfatizó que está convencida de que se debe sensibilizar a toda la comunidad universitaria sobre estos temas.

“Tenemos que empezar por nosotros y tenemos que empezar a trabajar con perspectiva de género”.

El consejero estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Jesús Angeles Morales, expresó: “Hay que dejar de lado ya el discurso y empezar a poner en práctica las acciones que estamos diciendo aquí”.

En tanto, el director de la Facultad de Derecho alertó que la UAQ carece de un presupuesto con perspectiva de género: “En tanto no generemos un presupuesto en el que haya una asignación específica para la atención de este tema, va a quedar siempre la percepción de que no se está haciendo nada”.

Entre las peticiones de las mujeres, también está la conformación de una Comisión de Género en la institución. Y si bien hubo posturas a favor de varios directores y estudiantes del Consejo Universitario, esta propuesta no tuvo una respuesta en concreto por parte de la rectora.

Load More