Vecinos acusan ecocidio ante ampliación de estación del Metrobús

Los inconformes manifestaron su temor de que en la madrugada, personal del gobierno llegue a retirar los árboles, sin oposición vecinal. Foto: Especial Los inconformes manifestaron su temor de que en la madrugada, personal del gobierno llegue a retirar los árboles, sin oposición vecinal. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Vecinos de la zona que rodea la estación Félix Cuevas de la línea 1 del Metrobús, en la alcaldía Benito Juárez, advirtieron que la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) del gobierno capitalino no les ha mostrado la Manifestación de Impacto Ambiental para saber qué harán con los más de 20 árboles que pretenden quitar de la zona para la obra de ampliación.

En entrevista con apro, agregaron que tampoco les han dicho dónde plantarán los 98 árboles que entregarán para compensar la remoción de las especies que tienen una antigüedad de más de 20 años en el camellón que divide ambos sentidos de la avenida Insurgentes.

Luego, reiteraron su temor de que los árboles sean retirados durante la madrugada, cuando no haya oposición vecinal, como ha ocurrido en otras ocasiones.

Aunque la Sedema, dirigida por Marina Robles, emitió un comunicado ayer en el cual aseguró tener la Declaratoria de Cumplimiento Ambiental para aprobar la obra, los vecinos informaron que, ni la empresa Paradoxia SA de CV, encargada de la ampliación, ni la propia secretaría les han mostrado el documento para asegurarse que el daño ambiental será resarcido.

La dependencia informó –sin ahondar en detalles- que autorizó el derribo de 22 árboles y el trasplante de 98 nuevos para la ampliación de la mencionada estación. Sin embargo, los vecinos aseguraron que nadie les ha explicado el procedimiento que llevarán a cabo para reubicar los ejemplares, la mayoría fresnos, algunos, con más de 20 años de antigüedad.

La tarde de ayer, vecinos de las diferentes colonias que rodean el cruce de Insurgentes Sur y Félix Cuevas, se reunieron con María Luisa Rubio González, titular de la Unidad Departamental de Atención Ciudadana de la Dirección General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Sedema.

En el encuentro, dijeron, la funcionaria reconoció que “no tienen donde reubicar los árboles de ese tamaño, no nos dejan conocer la MIA, con la descripción de árboles, su tipo, su antigüedad, el tamaño de las raíces”, etcétera.

Por el contrario, “ofrecen esos arbolitos, que, aunque sean 90, generalmente de dos (sembrados) mueren tres, la supervivencia es poca”, contó un vecino, quien pidió no ser identificado por temor a represalias.

Comentó que Luisa Rubio los convocó con urgencia a una reunión la tarde este viernes, en la zona donde se hará la obra para platicar con los habitantes; no obstante, les advirtió que la tala y la obra empezarán cuanto antes.

Apenas ayer por la tarde, el sistema Metrobús colocó lonas con la leyenda “Próximamente Ampliación Félix Cuevas. Construcción de un segundo cuerpo del lado de Insurgentes” en las cuatro esquinas que rodean la estación Félix Cuevas. Sin embargo, los anuncios no aclaran cuándo comenzarán los trabajos ni el tiempo que durarán.

Por estas acciones apresuradas, los inconformes manifestaron su temor de que, cualquier día, en la madrugada, personal del gobierno llegue a retirar los árboles, sin oposición vecinal -como ocurrió la madrugada del pasado 7 de noviembre, cuando trabajadores de la CDMX derribaron 33 árboles en el Eje 3 Oriente, en la colonia CTM Culhuacán, para continuar la ampliación de la línea 3 del Metrobús.

Aclararon que su intención no es oponerse a la construcción de una obra que traerá beneficio a los usuarios del Metrobús, sino evitar un “ecocidio”.

El pasado 11 de junio, la dirección del Metrobús argumentó que la urgencia de ampliar la estación Félix Cuevas es resolver la saturación y los conflictos viales que provoca la circulación de al menos 30 mil 200 pasajeros diarios.

(Con información de Manuel Alejandro Godínez)

Comentarios

Load More