Rectoría de la UG se compromete a pedir disculpa pública por inseguridad…  el gobierno estatal, no

La comunidad de la Universidad de Guanajuato en una marcha silenciosa el sábado. Foto: Verónica Espinosa La comunidad de la Universidad de Guanajuato en una marcha silenciosa el sábado. Foto: Verónica Espinosa

GUANAJUATO, Gto., (proceso.com).- Las autoridades convocadas por la comunidad estudiantil de la Universidad de Guanajuato en su exigencia de seguridad aceptaron asumir los compromisos establecidos en el convenio presentado por las y los estudiantes.

Sin embargo, aunque el rector general, Luis Felipe Guerrero Agripino, anunció que ofrecerá este lunes la disculpa pública solicitada, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo no lo hizo.

Este domingo, en el quinto día del paro estudiantil –al que se han sumado en solidaridad docentes de algunas escuelas- el alumnado respondió a través de sus redes sociales (Comunidad Estudiantil UG) que agradece las respuestas, “pero encontramos deficiente y poco clara la coordinación entre estos pronunciamientos” al señalar que no se ofreció una fecha para cumplir con la firma del convenio por parte de todas las autoridades y para entregarlo.

OJO: Alumnos de la Universidad de Guanajuato acusan detenciones ilegales

Las y los alumnos en paro demandaron como condiciones ineludibles para poner fin a su protesta que el gobernador y el rector general ofrezcan una disculpa en un acto público por las omisiones cometidas desde sus ámbitos de responsabilidad en los asesinatos y desapariciones de estudiantes en el estado.

También exigieron la destitución de la directora del programa UGénero, Lourdes Gazol.

Otros puntos del convenio plantean la destitución de César Kala, académico que hace algunos años fue acusado de acosar a una alumna y resultó exonerado por las instancias que llevaron la denuncia en su contra, así como apoyo psicológico profesional y especializado para la comunidad estudiantil, modificar el Protocolo de atención a casos de violencia de género con una amplia participación y seguridad y más vigilancia dentro y fuera de los espacios universitarios, entre otros rubros.

Poco antes de la medianoche del sábado, el gobernador Rodríguez Vallejo, el rector Guerrero Agripino, el fiscal Carlos Zamarripa y el alcalde Alejandro Navarro enviaron o difundieron de manera separada mensajes en respuesta al plazo y condiciones fijadas por la comunidad estudiantil en paro desde el miércoles 4.

El rector Guerrero Agripino respondió aceptando todos los compromisos que son competencia de la institución, e informó que la titular de UGénero “expresó su voluntad de separarse del cargo” y renunciar. No mencionó la exigencia sobre el académico César Kala, pero se pudo conocer que éste también presentó ya su renuncia.

Luego, anunció que el evento público en el que se dará cumplimiento a la exigencia de una disculpa pública el lunes 9 de diciembre a las 11 de la mañana en el Teatro Principal. A partir del martes 10 se dará a conocer el seguimiento de todos los puntos, indicó el rector.

Mientras que el gobernador Diego Sinhue Rodríguez publicó una carta de cuatro páginas, en la que inicialmente señaló que está comprometido en “trabajar por los derechos humanos de las y los guanajuatenses, en particular de la comunidad universitaria”, de la que reconoció su civilidad y compromiso social mostrado en estos días con de protestas y paro.

“Reconozco que las manifestaciones de violencia que hoy afectan a nuestra comunidad universitaria son un problema que aqueja a la sociedad y estamos decididos a redoblar los esfuerzos que sean necesarios y los recursos pertinentes para hacerles frente”, dice el mensaje del gobernador.

Luego, Rodríguez Vallejo ofreció una mesa de seguridad coordinada por el secretario de gobierno con alcaldes de los 13 municipios donde hay sedes de la Universidad de Guanajuato y otras dependencias como la Secretaría de Salud y el Instituto estatal para las mujeres, para instrumentar acciones de respuesta a demandas como rutas seguras para las y los universitarios, botones de emergencia, casetas de vigilancia y protocolos para casos de violencia en bares y restaurantes de la capital.

También mencionó que los elementos de seguridad pública del estado ya reciben capacitación en perspectiva de género y derechos humanos, pero que este programa será revisado para actualizarlo e incluir los temas agendados por la comunidad estudiantil, además de ofrecer personal especializado para asesoría y acompañamiento en casos de violencia y la realización de jornadas de información preventiva.

El comunicado del gobernador termina con una ratificación de que “no se escatimarán esfuerzo, tiempo y espacio para ofrecer las condiciones de seguridad a la comunidad universitaria”. Pero no precisa si éste cumplirá con la demanda de participar junto con el rector en el acto público de disculpa. 

El alcalde panista Alejandro Navarro Saldaña publicó una lista de compromisos y acciones que llenó 10 páginas, aunque algunos de los puntos ofrecidos fueron éstos: “más cursos, talleres y conferencias permanentes que potencialicen la sensibilización” en los temas de violencia de género, perspectiva e igualdad de género, derechos humanos y desarrollo integral de niñas, niños y adolescentes…”.

Navarro anunció que con la Universidad de Guanajuato “se creará una aplicación móvil que permita denunciar y atender de manera efectiva los casos de violencia de género” y que se han ubicado botones de emergencia en por lo menos una decena de instalaciones de la UG, además de la colocación de reflectores en algunas zonas consideradas de riesgo.

En tanto, el Fiscal general Carlos Zamarripa Aguirre comunicó también que aceptó firmar el convenio.

Como punto específico, el fiscal ofreció trabajar con la Universidad de Guanajuato en la implementación del protocolo de atención a casos de violencia por razones de género que organizaciones civiles y colectivas de estudiantes entregaron a la Rectoría general “en la esfera de atribuciones de esta institución investigadora de delitos”.

Este domingo, en su respuesta a los comunicados de las autoridades, a través de la página de la Comunidad Estudiantil UG las y los estudiantes agradeció en principio a la comunidad su solidaridad y empatía con el movimiento, y a las autoridades por responder a la convocatoria para recibir el convenio.

Pero tras señalar que veían poco claras las posturas y una falta de coordinación entre todas las respuestas de las autoridades, la comunidad pidió que se haga saber de manera clara una fecha para que éstas lo firmen y entreguen.

Mientras esto ocurre, este domingo se cumplieron cinco días del movimiento que derivó en el paro universitario, inédito en esta casa de estudios.

Grupos de alumnos, con apoyo de docentes, padres de familia y estudiantes de otras instituciones educativas, permanecen custodiando accesos de varias de las sedes de la UG.

La comunidad estudiantil dispuso de actividades como cursos de primeros auxilios, tatuajes, talleres de danza, conferencias sobre empoderamiento ciudadano, una mesa de información sobre los derechos de los ciudadanos, yoga e incluso, ‘cascaritas’ de fútbol.

Load More