La destrucción por el desarrollo industrial descontrolado deja en “estado de shock” a delegación extranjera

Caravana #ToxiTourMexico en Guanajuato. Foto: Twitter @otero_mikel Caravana #ToxiTourMexico en Guanajuato. Foto: Twitter @otero_mikel

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Extranjeros que participaron en el #ToxiTourMéxico denunciaron una situación preocupante en materia de contaminación ambiental, derivada de la instalación de industrias como parte de los acuerdos de libre comercio que el país tiene con Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea.

“Estamos en verdadero estado de shock, conmocionados con lo que hemos visto”, señaló Mikel Otero, miembro del Parlamento Vasco y uno de los observadores internacionales que del 2 al 9 de diciembre recorrieron algunos de los sitios más contaminados de México.

“Sabíamos que nos íbamos a enfrentar a una realidad dura, compleja, pero el tamaño de la destrucción que hemos visto y la cantidad de gente afectada en su salud por el desarrollo industrial descontrolado es de tal magnitud que no podemos decir otra cosa”, abundó.

Durante el tour realizado, la delegación extranjera registró alrededor de mil sustancias tóxicas dispersas en agua, suelo y aire, por lo que urgió a la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) declarar Zonas de Emergencia Ambiental a los sitios afectados, pues representan daños a la salud para tres millones de personas.

De acuerdo con la delegación, recibieron información de que los habitantes de los puntos visitados presentan diversas enfermedades, como cáncer de hígado, riñón, piel y estómago, así como leucemia, mutaciones genéticas, abortos espontáneos, insuficiencia renal, fluorosis dental y esquelética, entre otras.

En conferencia de prensa, los visitantes se declararon sorprendidos por el impacto que empresas extranjeras como Volkswagen, Audi, BASF o Bayer provocan al medio ambiente.

Peter Clausing, científico alemán especialista en toxicología e integrante de la organización México vía Berlín, aseguró que los últimos ocho días (del 2 al 11 de diciembre) fue un viaje en el tiempo de 60 o 70 años atrás, cuando en Europa no existían estándares ambientales y la gente moría por las mismas enfermedades que ahora en México, pues la población se encuentra expuesta a sustancias como arsénico, mercurio y plomo, entre muchos otros metales dañinos.

Tan sólo en Puebla, agregó, los pobladores denunciaron que las empresas alemanas Volkswagen y Audi han sobreexplotado pozos de agua, cuando hay comunidades que carecen de ella, y que en los últimos años se han otorgado 258 concesiones mineras que contaminan el ambiente.

Además, indicó que en municipios como La Cofradía se han reportado casos de retraso mental en 40% de la población, relacionados con tóxicos, además de una alta prevalencia de alteraciones hematológicas, microcitosis, hipocromías (indicador de falta de hemoglobina) y disminución plaquetaria en el 70% de la población infantil, lo que configura la antesala a enfermedades como la leucemia.

“Lo que hemos visto es una guerra contra los mexicanos que viven en esas zonas, una guerra con armas químicas y biológicas, una población enferma, sufriendo casi sin ilusión de vivir, y además criminalizada y asesinada, lo que nos demuestra que el modelo basado en el libre comercio ha fracasado completamente”, aseguró Alexandra Almeida, de la organización Acción Ecológica de Ecuador.

Patricia Torres Ray, senadora estadunidense, afirmó que en su país existe una gran confusión por la cantidad de mexicanos que están dispuestos a arriesgar su vida en la frontera, pero tras visitar las zonas más contaminadas –añadió– ha comprendido que las zonas para trabajar en el campo han quedado devastadas a causa de la irresponsabilidad de las compañías.

Luego de escuchar los testimonios de las comunidades afectadas, los eurodiputados, legisladores estadunidenses y observadores internacionales de Alemania, Argentina, Bolivia, Ecuador, Estados Unidos de América, Catalunya, España, el país Vasco e Irlanda, se comprometieron a llevar las denuncias a sus parlamentos para hacer que las empresas cumplan con las normas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sean sancionadas en caso de no hacerlo.

“Queremos llevar a (gente de) la Caravana para que hablen y les digan a eurodiputadas las circunstancias que sufren los más vulnerables y pobres (en México), porque son las auténticas víctimas”, resaltó la eurodiputada María Eugenia Palop.

Asimismo, aseguraron que llevarán hasta sus países la discusión sobre las cláusulas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea (TLCUEM), pues las empresas internacionales, subrayaron, no harían en sus países lo que hacen en México.

Finalmente, Andrés Barreda, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e integrante de la Asamblea de Afectados Ambientales, explicó que de acuerdo con el relator de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre manejo de sustancias tóxicas, Baskut Tuncak, la exposición a sustancias tóxicas representa “casos de violencia” y de violación a los derechos humanos, por lo que urgió a las autoridades a transparentar sus efectos a la salud.

Los observadores y legisladores internacionales recorrieron El Salto, Jalisco; Dolores Hidalgo, Guanajuato; Apaxco y Atitalaquia, Hidalgo, y el Estado de México, así como El Río Atoyac, Tlaxcala y Puebla, y el Istmo Norte Coatzacoalcos, Veracruz.

Comentarios

Load More