Oposición desgastada

Oposición. Marcha antiamlo. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO  (Proceso).- Fracasó la oposición golpista en su intento de tumbar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador durante su primer año de gobierno. El presidente de la República hoy cuenta con una tasa de aprobación ciudadana de aproximadamente 70%, de acuerdo con las casas encuestadoras más confiables. Si bien este porcentaje se ha reducido en comparación con el momento de su emotiva toma de posesión del año pasado, no hay señales de que el nuevo gobierno haya entrado en un proceso de desgaste, sino todo lo contrario.

Donde sí se percibe un desgaste es más bien en las filas de la oposición. No funcionaron los amparos de Claudio X. González ni los sabotajes de nombramientos en el Congreso, las noticias falsas tienen cada vez menos audiencia o credibilidad, las “marchas fifís” han perdido su novedad y no tienen rumbo o causa clara, el PRD se encuentra en vías de extinción, el PRI es cada vez menos visible y “México Libre” no ha logrado generar una movilización social auténtica. Los únicos “líderes” visibles de la oposición hoy son los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, cuya principal actividad se limita a lanzar invectivas por Twitter.

La vasta mayoría de la población mexicana confía en su presidente y el tabasqueño no ha modificado un ápice sus compromisos o promesas. Los proyectos prioritarios que hoy empuja López Obrador son exactamente los mismos que los que anunciaba durante la campaña presidencial. Sobre aviso no hay engaño y nadie puede decir que las acciones del nuevo gobierno les haya sorprendido, y mucho menos que López Obrador hubiera traicionado el mandato popular expresado en las urnas el 1 de julio de 2018.

También te puede interesar:

García Luna y El Chapo: Calderón lo sabía todo

García Luna, el policía del PAN y el desbordamiento del narcotráfico en México

Lo verdaderamente sorprendente del inicio de la gestión de López Obrador es precisamente el hecho de que no haya modificado un ápice su proyecto de gobierno. En un contexto político en que la traición y los titubeos son lo normal, la enorme consistencia y coherencia del presidente resulta casi increíble. El informe que rindió el pasado 1 de diciembre en el Zócalo capitalino consistió en enlistar, uno por uno y con todo detalle, los avances concretos para los proyectos específicos que había prometido implementar desde su campaña presidencial.

Por supuesto que todavía hay muchas asignaturas pendientes. La inseguridad pública sigue en niveles inaceptables, el crecimiento absoluto del Producto Interno Bruto es todavía muy bajo y falta tiempo para que se puedan culminar bien las grandes obras de infraestructura. El mismo presidente de la República lo reconoció en un humilde ejercicio de autocrítica durante su discurso del domingo pasado.

Pero López Obrador jamás prometió milagros. A diferencia de las promesas irresponsables realizadas por Fox en su campaña de 2000, el hoy presidente nunca dijo que iba a revolucionar el país en un año, sino sólo que iba a hacer su mejor esfuerzo durante su breve paso por Palacio Nacional para dejar firmes las bases para la construcción de una nueva nación.

La crítica es esencial. Los reportajes de los periodistas independientes, los análisis de los académicos rigurosos, las protestas de la sociedad civil y las propuestas de los políticos de oposición ayudan a construir un contexto de participación y de pluralidad propicio para la confección de políticas públicas más eficientes y efectivas.

Sin embargo, la enorme solidez con la cual el gobierno de López Obrador inicia su segundo año también envía un poderoso mensaje a toda la sociedad mexicana, y en particular a la oposición. En lugar de desgastarse en la elaboración de la siguiente estrategia de golpe, en lugar de planear la siguiente celada en contra del gobierno de la Cuarta Transformación, sería mucho más efectivo y productivo invertir toda esta energía en una participación democrática a favor del fortalecimiento de las instituciones públicas y el bienestar general.

Los que hoy engrosan las filas de la oposición golpista son quienes ayer gozaban de los privilegios y las prebendas del poder. Todavía no se acostumbran a vivir sin el favor de Palacio Nacional o ganarse la vida con honestidad y trabajo arduo como todos los demás ciudadanos de la República. Añoran los viejos tiempos del dinero fácil y de la indolencia premiada.

Pero su estéril nostalgia es inútil porque su momento histórico ya se acabó y no regresará jamás. Los tiempos del derroche sin fin, de la corrupción sin límite y del saqueo desbordado ya quedaron en el pasado. Se murió el viejo régimen y el nuevo ya pasó su primera prueba al sobrevivir el embate golpista del primer año. Hoy el nuevo gobierno camina con paso firme y empieza a entregar resultados concretos.

Después del fraude de 2006, los ahora “moralmente derrotados” gritaban cínicamente a López Obrador que tendría que “aceptar su derrota”. Querían que los dejara en paz y que el excandidato presidencial abandonara su lucha por la justicia, la paz y la democracia.

Pues hoy ha llegado la hora para la verdadera rendición democrática. Quienes deben reconocer su derrota histórica son más bien los fraudulentos y los golpistas, para dar paso a una nueva era de plena participación social y unidad nacional. El salvamento de la patria es una obra inmensa que requiere del apoyo de absolutamente todos y todas.

www.johnackerman.mx

Este análisis se publicó el 8 de diciembre de 2019 en la edición 2249 de la revista Proceso

Comentarios

Load More