Frente a las narices de Calderón, las narcoandanzas de García Luna

Genaro García Luna. Foto: Octavio Gómez Genaro García Luna. Foto: Octavio Gómez

No solamente lo sabía Felipe Calderón. También lo supo su antecesor en la presidencia, Vicente Fox; el titular de la PGR en el sexenio foxista, Rafael Macedo de la Concha, y su sucesor Daniel Cabeza de Vaca. Lo sabía el ya fallecido José Luis Santiago Vasconcelos y Guillermo Galván Galván –titular de la SIEDO y secretario de la Defensa con Calderón, respectivamente–, y hasta el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Carlos Aguiar, a la par de las innumerables denuncias hechas por José Antonio Ortega Sánchez, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal: Genaro García Luna protegía al Cártel de Sinaloa, encabezado por El Chapo Guzmán.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Desde Vicente Fox se sospechaba, pero con Felipe Calderón había certeza dentro y fuera del gobierno: Genaro García Luna, el secretario más poderoso del gabinete, era cómplice de Joaquín El Chapo Guzmán, el capo que, al amparo del poder político, se fugó de prisión e hizo crecer su imperio criminal en los dos sexenios del Partido Acción Nacional (PAN).

Las denuncias y señalamientos a García Luna por sus nexos con el crimen organizado las conocieron los titulares de la Procuraduría General de la República (PGR) de Fox, Rafael Macedo de la Concha y Daniel Cabeza de Vaca, pero también Eduardo Medina Mora, procurador de Calderón, el subprocurador Juan de Dios Castro y su secretario particular, César Nava, entre otros muchos.

Pese a las evidencias, muchas de ellas públicas, Calderón siempre protegió a García Luna y afirmó que su probidad estaba fuera de toda duda, como lo expresó el 23 de noviembre de 2008, en Lima, Perú, una línea de defensa que prevaleció todo su sexenio y sólo modificó hasta que se supo de la detención del jefe policiaco, el martes 10, en Estados Unidos.

“Evidentemente si hubiera alguna duda de su probidad o, más aún, algún elemento probatorio que descalificara esa probidad, seguramente no sería secretario de Seguridad Pública”, dijo Calderón en esa ocasión, en una de las pocas conferencias de prensa que dio, forzado por estar en el Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC).

Para quienes aportaban evidencias de la conducta criminal de García Luna desde la política, las organizaciones sociales y el periodismo, sólo hubo represalias de Calderón y su gobierno, pero cuando se detuvo a quien fue brazo derecho en su gobierno se dijo engañado: “Desconocía por completo los hechos que se le imputan”.

Amplias evidencias prueban que la relación de García Luna con criminales no sólo la conocían miembros del gabinete, como el secretario de la Defensa Nacional, el general Guillermo Galván, sino hasta el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Carlos Aguiar, quien inclusive le hizo saber a Calderón las “corruptelas” de García Luna y por ello –aseguró– tuvo que “pagar un costo político”.

(Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2250, ya en circulación)

Comentarios

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Load More