Con las Redes Sociales Progresistas, el gordillismo entra al quite en favor de la 4T

Las Redes Sociales Progresistas de Gordillo. Foto: Benjamín Flores Las Redes Sociales Progresistas de Gordillo. Foto: Benjamín Flores

Las Redes Sociales Progresistas –que según el Instituto Nacional Electoral han cumplido con los requisitos para convertirse en partido en 2020– se perfilan como una nueva opción política para apuntalar el gobierno de la Cuarta Transformación, según comenta a Proceso Fernando González. El yerno de la maestra Elba Esther Gordillo –quien aún no se afilia– dice que el propósito de la nueva organización es convertirse en un gran movimiento plural y unificado que le dé al país la posibilidad de transitar a otro modelo.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Para las elecciones de 2021 en las que se renovará la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 27 congresos locales y mil 751 presidencias municipales, las Redes Sociales Progresistas (RSP) –vinculadas a la familia de Elba Esther Gordillo– intentarán presentarse como una opción política firme para que el presidente Andrés Manuel López Obrador concrete sus proyectos de la Cuarta Transformación en caso de que Morena no resuelva sus problemas internos para elegir a su próximo dirigente.

“Seremos una opción política no una oposición mezquina que todo lo regatea”, señala en entrevista Fernando González, representante legal de la asociación, la primera en cumplir los requisitos para formar un nuevo partido político en 2020.

Encabezadas por González, yerno de la maestra Gordillo, y por el nieto de la misma, René Fujiwara Montelongo, desde principios de 2018 las RSP comenzaron a operar la promoción y defensa del voto a favor de López Obrador. Se trató de una reconciliación política ya que, en los comicios pasados, sobre todo en los de 2006, la maestra optó por el PAN, haciendo campaña a favor de Felipe Calderón.

En marzo pasado, las RSP iniciaron los trabajos de afiliación y organización de las asambleas en entidades como Chiapas –a la que asistió Elba Esther–, Campeche, Nuevo León, Durango, Hidalgo, Ciudad de México, Sinaloa, Veracruz, Estado de México, Tlaxcala, Yucatán, Sonora, Tabasco, Querétaro, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Morelos y Michoacán.

Las RSP cuentan ahora con 262 mil afiliados y han efectuado 20 asambleas estatales, con lo cual desde el sábado 14 alcanzaron los requisitos impuestos por el Instituto Nacional Electoral (INE) para convertirse en partido político nacional, superando a otras agrupaciones como México Libre, de Margarita Zavala y Felipe Calderón; Movimiento Ambientalista Social por México, de Nicolás Mollinedo Bastar, exchofer de López Obrador, y Cambiemos por México, del excandidato presidencial Gabriel Quadri de la Torre, que antes era el Partido Nueva Alianza, fundado por Gordillo Morales.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: En operación sospechosa, Elba Esther Gordillo vende su casa en San Diego en 3.75 mdd a un Hank

 

Aunque el plazo de afiliación y de realización de asambleas termina en febrero próximo, las RSP ya superaron con 12% el número de afiliados y tiene tiempo para sumar más militantes, la mayor parte de ellos entre trabajadores y profesores de la educación cercanos o simpatizantes de la maestra Gordillo.

“Ha sido un camino largo, dinámico, de emoción, con reuniones masivas donde la gente se conecta con lo que dices, con la idea del partido, sus causas. Ese ha sido el mayor aprendizaje de este primer tramo, que es cumplir los requisitos básicos que la ley pide: 224 mil afiliados como mínimo y en nuestro caso 20 asambleas estatales”, dice en entrevista Fernando González.

Miembro de la familia Gordillo Morales, encargado de concretar los proyectos políticos de la exlíder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), González advierte que no quieren confiarse en el número de afiliados logrados hasta ahora, sino alcanzar el medio millón de militantes al cumplir las cinco asambleas estatales que restan y tener un margen adecuado para cuando el INE certifique las Redes como partido político en mayo o junio de 2020.

Entrevistado en sus oficinas el mismo día que recibió la noticia del INE de haber rebasado el número de militantes y asambleas, González admite que la misión de las RSP será apuntalar el proyecto de la Cuarta Transformación del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero sin que se conviertan en un partido satélite como lo fueron en algún momento el Partido Verde Ecologista de México o el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana para el PRI.

Partido de familia

La pregunta es obligada: ¿es el partido de la maestra Elba Esther Gordillo?

Fernando González, exsubsecretario de Educación Básica en el sexenio de Enrique Peña Nieto, comenta que su suegra no ha decidido afiliarse al partido, pero que gran parte de la militancia y de su estructura son maestros que han trabajado con la exdirigente sindical.

En las RSP hay gente “muy cercana a la estructura de dirigencias de todo el país –desde los distritos locales, municipales y estatales a través de los cuales hemos construido un andamiaje muy importante de liderazgos–; se conocen, han actuado juntos en otras batallas políticas. Son amigos de tiempo atrás y de alguna manera la familia está involucrada, lo cual no quiere decir, como lo he dicho muchas veces, que seamos un partido de familia”, explica González.

En ese contexto, asegura, el proyecto de la familia Gordillo con el partido es aprovechar la experiencia que han tenido en el ejercicio del poder, en la lucha contra el poder y en las consecuencias que han tenido cuando se han opuesto a él.

Su propósito es que las redes “sirvan de experiencia para que la sociedad tenga como referencia una institución de nuevo cuño, con una nueva estrategia política que de manera amplia, flexible, plural y comprensiva en el sentido que nos abarque a todos, puedan encontrar los líderes políticos que están agotados en sus opciones, los electores que están agotados también vean otras opciones y propuestas, y que encuentren en Redes Sociales Progresistas un vehículo que nos lleve a todos a cumplir objetivos políticos y que nos permitan a todos crear la segunda etapa que está haciendo el presidente Andrés Manuel López Obrador”.

–¿Se plantean como un partido de oposición o de acompañamiento del presidente López Obrador?

–Sinceramente creemos que ser oposición es un término en desuso, nosotros queremos ser opción o una alternativa eficaz que la gente vea, con políticos nuevos y también experimentados que con su experiencia han generado un entorno propio, porque los partidos tradicionales no los han dejado llegar. Queremos ser una parte de un gran movimiento plural y unificado que le dé al país esa posibilidad de transitar a otro modelo.

González rechaza que el nuevo partido corra el riesgo de convertirse en un partido satélite del proyecto de López Obrador, porque hay caras nuevas que ya no esperan que les digan qué hacer; además, insiste, son críticos del gobierno de manera constructiva, hacen propuestas, plantea opciones y alternativas.

“Nosotros queremos ser una opción política real, no queremos ser una oposición mezquina que todo lo regatea, que a todo le dice que no, que de manera ignorante no pone en la mesa ninguna discusión informada y que parecería que todo nos tiene que llevar a la ruptura, a la traición, a la denostación. Eso no se llama política, se llama mezquindad”, sostiene el dirigente de esta agrupación con presencia en todo el país.

–¿En el escenario político electoral, las Redes Sociales Progresistas serán como el PVEM para el PAN o el PRI?

–No nos vemos así. Creo que somos más grandes que eso, nuestras dirigencias locales y estatales no lo permitirían. Hay gente que de manera definitiva apoyaron la candidatura de López Obrador y lo siguen viendo con un gran respeto y cariño, con deseos de que le vaya bien. Pero no son suficientes los deseos en política, hay que hablar con la gente y explicarle lo que está pasando. Todos tenemos que formar conciencias en torno a lo difícil que es encontrar salidas al momento que está viviendo el país.

–¿Podrían sustituir a Morena si no resuelve sus problemas?

–Un movimiento como Morena es insustituible. Este partido corresponde a un momento muy importante de la competencia política, está en proceso de reconstrucción, hay que entender que los partidos ya no son como antes. Morena es un movimiento irruptor que llevó a López Obrador al poder, un movimiento como Morena puede madurar y constituirse en una opción real.

“Nosotros compartimos algunos de sus valores, pero tenemos diferencias en el programa político y económico, somos más de centro progresista que de izquierda, aunque estamos formados en la tradición liberal democrática que viene desde la revolución.

“Redes Sociales Progresistas es un espacio amplio, plural, diverso, flexible, que busca integrar esas partes que por la elección de 2018 quedaron aisladas e inconexas.”

–En la Cuarta Transformación ¿qué papel tendrían?

–Por nuestro momento histórico, nos tocaría una elección importante que va a consolidar las reformas de la Cuarta Transformación, tendrá que venir una reforma fiscal importante, garantizar que haya políticas públicas sanas y a partir de 2021 nos vamos a constituir en un partido importante que va a ser determinante en la coyuntura en la elección presidencial de 2024, esperamos con nuestras ideas influir para que un candidato de la corriente liberal democrática gobierne México con centralidad política.

“Eso es lo que creemos que podemos hacer, pero aún falta mucho y por el momento nos vamos a concentrar en sacar nuestra convención nacional, mantener nuestra cohesión, ganar suficientes distritos en 2021 y un porcentaje adecuado que nos dé una representación fuerte en la Cámara de Diputados para poder influir con nuestras ideas en este México moderado que queremos, como decía Benito Juárez: en este país sólo el centro podrá gobernar, nunca los extremos podrían hacerlo.”

El segundo partido de Elba Esther

En 2005 la maestra Elba Esther Gordillo fundó el Partido Nueva Alianza (Panal) a través de la Asociación Ciudadana del Magisterio, la agrupación Conciencia Política, formada por maestros y empresarios egresados del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y el Movimiento Indígena Popular, organismo enfocado en la protección de los derechos de los pueblos indígenas.

Los problemas que tuvo con Roberto Madrazo por la creación del Panal provocaron la expulsión de la maestra Gordillo del PRI en 2006. Después vinieron las diferencias con Enrique Peña Nieto, quien incluso la encarceló en 2013 y luego perdió el control del Panal en la elección presidencial de 2018. Todo eso lo llevó a crear un nuevo partido, las Redes Sociales Progresistas, luego de recuperar su libertad.

“Creo que es momento de que los mexicanos tengamos ofertas políticas reales, informadas, posibles, que sí nos saquen de donde estamos realmente”, argumenta González, al tiempo que muestra al reportero el informe del INE.

Explica que para los integrantes del nuevo partido existe la esperanza de que la propuesta que está haciendo el presidente López Obrador llevará al país a buen puerto, pues se trata de garantizar a la sociedad buena salud, educación, trabajo digno, vivienda, un mejor nivel de vida; que la clase media se consolide y los más pobres sigan recibiendo ayuda sin poner en riesgo la estabilidad de las finanzas públicas.

Uno de los temas que, asegura, tendrá que abordar el presidente y que las Redes Sociales Progresistas apoyarán es una reforma fiscal progresiva que premie el trabajo y el capital invertido y se concentre en el consumo.

“Que haya equidad en las contribuciones que todos pagamos, que los empresarios tengan garantías en sus inversiones y haya un libre mercado que no nos lleve a una asignación injusta de los recursos a quienes menos tienen”, explica el exsubsecretario de Educación Básica las ideas generales de coincidencia con el proyecto de gobierno de López Obrador.

–¿Cuál es el análisis que hacen del escenario político y cómo entran las Redes Sociales Progresistas en el mismo?

–Hemos transitado de un sistema poco flexible de partidos políticos a uno muy flexible gracias al liderazgo y autoridad moral del presidente López Obrador. Hoy estamos ante una oportunidad histórica única de que opciones políticas de nuevo cuño, con nuevas propuestas, se comiencen a hacerse cargo de un nuevo tránsito de la política hacia formas más abiertas de debate público, de participación y de propuestas. Hoy estamos en una nueva hegemonía de un partido joven que se está prácticamente construyendo en un nuevo escenario y en un cambio demográfico que está teniendo el país.

Las bajas en el camino

A pesar de que hoy ya están casi aprobadas como partido político, en el camino de la construcción de las Redes se quedaron personajes importantes como el profesor Rafael Ochoa, quien fue dirigente nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, cercano a la maestra Gordillo, que se fue a formar otra organización magisterial.

Lo mismo que Juan Iván Peña Nader, señalado como impulsor de una asociación neonazi, involucrado en los permisos ilegales de casinos y acusado de abuso sexual por su esposa Talía Vázquez Alatorre, quien disputó a Fernando González la dirigencia del partido del que fue representante legal.

“El profesor Ochoa siempre será un gran dirigente, una gente cercana a nosotros, tiene todo el derecho de buscar horizontes, disputar nuevos cargos y buscar nuevas rutas porque es un líder formado, estructurado y honorable. Es una persona a la que apreciamos.

–¿Con Juan Iván Peña Nader?

–Es un tema que para nosotros está cerrado, el INE tomó una definición y nuestra posición es respetar ley y las instituciones. Creo que los liderazgos políticos son muy claros y también las biografías y los perfiles de cada quien son públicos. Creo que se trata de una persona que tiene dominios técnicos importantes, hizo al principio un gran trabajo, pero la política va encontrando rutas y perfilando dirigentes. Las coaliciones con los estados van definiendo también quién es el líder de la organización y la ley, que es la base de cualquier definición, señala que el único líder de las Redes Sociales Progresistas soy yo.

“No hay problemas personales, es política y así lo asumimos, recurrimos a la ley y a las instancias correspondientes, resolvimos el problema y le hemos dado vuelta a la página. No hay más que decir de esta circunstancia ni de este personaje.”

Este reportaje se publicó el 29 de diciembre de 2019 en la edición 2252 de la revista Proceso

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso