Rayados festeja su quinta estrella ante miles de aficionados

El Turco celebra campeonato en Monterrey. Foto: Twitter @Rayados

MONTERREY, N.L., (apro).- Rayados celebró hoy su quinta estrella con un desfile callejero al que acudieron miles, en la zona metropolitana de esta ciudad.

Montados en autobuses descapotados que salieron del Parque Fundidora a las 11:00 horas, fueron aclamados los jugadores de la Pandilla, que el domingo en la noche en el juego de vuelta de la Final, derrotaron en una cardiaca serie de penales al América en el Estadio Azteca.

Los aficionados saborearon la conquista de esta quinta Liga que no se les daba desde el 2010.

Las unidades llevaban en los costados la leyenda de “Juntos lo hicimos”. En el primero estaban montados familiares, directivos e invitados especiales y, en el segundo, los futbolistas.

En el breve tramo que hay desde Fundidora hasta la entrada del municipio de Guadalupe, avanzaron por Prolongación Madero y a lo largo de toda la avenida Benito Juárez, custodiados por miles de hinchas que los siguieron a pie, o que los veían pasar en las banquetas.

Estaban eufóricos los jugadores del Monterrey, que habían llegado a la ciudad procedentes de la capital del país a las 4:30 horas de este mismo lunes, luego de una batalla extenuante en el Azteca que terminó 2-1 a favor de las Águilas (3-3 marcador global), con una prolongación de tiempos extras sin goles hasta llegar a la definición de las ejecuciones desde los once pasos.

En la explanada del estadio BBVA, ubicado en la zona de La Pastora, en Guadalupe, los esperaban otros miles de fanáticos que se divertían con grupos musicales y veían en una pantalla gigante repeticiones de los goles con los que los ídolos hicieron historia.

A las 12:25 ingresó el camión al coso guadalupense y de ahí los jugadores se trasladaron al templete, donde fueron vitoreados. Ahí fueron recibidos por la alcaldesa de Guadalupe, Cristina Díaz, y por el gobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez.

Los aficionados aplaudieron a los jugadores que llegaron saltando y pasándose el trofeo de campeón de la Liga MX del torneo Apertura 2019, que les costó lágrimas.

El triunfo fue un enorme consuelo tras la decepción que, en la primera quincena de este mismo mes, sufrieron los Rayados en el Mundial de Clubes en Qatar donde, si bien dieron un gran partido de futbol ante Liverpool, al final sucumbieron y se trajeron el tercer lugar de esa justa.

Ahora todo era felicidad viendo a los jugadores con sus familias festejando el título y mostrando la copa a los fieles seguidores regios.

Hasta Avilés Hurtado, quien se le pasó todo el año lesionado, fue ovacionado cuando elevó el trofeo de monarcas del torneo.

El holandés Vincent Janssen, quien luego de llegar esta temporada se conectó de inmediato con la afición, se presentó portando un sombrero norteño. Con una mano sostenía una cerveza y con la otra la ansiada copa. Le pasaron el micrófono y con un español de marcado acento europeo coreó un estribillo del himno: “¡Por eso Arriba el Monterrey, arriba el Monterrey!”.

Luego, el mismo Janssen, a quien en la localidad le dicen Chente y El Toro, eufórico, incitó a la feligresía a que entonara con él: “¡Monterrey te quiero ver campeón otra vez!”.

El zaguero Nico Sánchez, con un turbante quetarí, levantó el trofeo y se sugirió a la afición: “¿Está linda, verdad, está linda? No voy a hablar mucho Esto es todo para ustedes. Sigan exigiendo y sigan acompañándonos porque vamos por más. ¡Vamos Monterrey!”.

El atacante Rogelio Funes Mori, héroe de la final por los goles que anotó en la ida y en la vuelta, mostró su gratitud con la afición: “Agradezco por creer en nosotros. Arriba Monterrey”. Estaba ataviado con una chilaba blanca y, también, con un tocado árabe, y lentes oscuros.

Lio Bangioni se comprometió: “Vamos a descansar un ratito y vamos a regresa por el bicampeonato”.

El más aclamado de todos fue Antonio Mohamed, el director técnico que llevaba como capa una bandera de La Pandilla. Los aficionados corearon “Turco, turco”. Emocionado, el argentino tomó el trofeo y, levantándolo, gritó: “Lo prometido es deuda: ¡aquí está, carajo!¡Es de ustedes! Muchas gracias por confiar, por creen el nosotros, los llevo en el corazón. Saben lo que siento por este club y por esta camiseta. Todo para el cielo. Gracias”.

El mensaje parecía dirigido a su hijo Farid, fallecido en el 2006 y a quién le había prometido la copa para Rayados.

Luego, el mismo Turco orquestó una porra multitudinaria. Los aficionados corearon con él: “Sí se pudo, sí se pudo”.

Una hora después terminó el festejo sin incidentes.

Comentarios

Load More