Conciertos 2019: los buenos, malos y feos

El Foro Sol, testigo de la magia de The Cure. Foto: Cortesía Chino Lemus/Ocesa.

CUIDAD DE MÉXICO (apro).- Las postales en el mundo de la música durante 2019 dibujaron recuerdos que quedarán en la memoria del público mexicano, como los conciertos de The Cure y Björk o el catastrófico festival Knotfest meets ForceFest, además de los lamentables fallecimientos de las figuras entrañables Celso Piña, José José, Camilo Sesto y Armando Molina.

Dentro del ambiente festivalero destacó el tradicional Vive Latino, Ceremonia, Corona Capital, Domination, Hipnosis, Sónar, Electric Daisy Carnival (EDC) y A State of Trance (ASOT), cada uno con su personalidad e identidad sonora encantando multitudes.

The Cure, bella oscuridad

El propio Robert Smith (Blackpool, 1959), cofundador de The Cure, declaró hace unos días, en una entrevista para Hot Press, que su momento favorito de 2019 ocurrió el pasado 8 de octubre durante su show en el Foro Sol.

Y así también para sus 65 mil fans mexicanos, los cuales disfrutaron un espectáculo delirante de éxitos con una de las bandas insignia dentro de la denominada escena musical oscura. “Pictures of You”, “Lovesong”, “In Between Days” y “A Forest” fueron aclamadas por sus seguidores darks de antaño y las nuevas generaciones. “The Caterpillar”, “The Lovecats”, “Boys Don’t Cry” y “Killing an Arab” encumbraron el mejor concierto de 2019 como solamente los británicos The Cure lo saben hacer en una atmósfera post-punk, tatuando su bella oscuridad en la memoria.

Björk, amor a la Madre Tierra

Sublime poesía para los sentidos regaló el espectáculo Cornucopia, donde la enigmática artista islandesa Björk (Reikiavik, 1965) invitó a sus seguidores a enamorarse de la Madre Tierra y la vida misma con un espectáculo fuera de serie.

Como una cápsula para olvidarse del tiempo, el montaje ocurrió dentro de una monumental carpa ubicada en medio de los verdes prados del Parque Bicentenario (teniendo como fechas el 17, 20, 23, 27 y 30 de agosto), donde los afortunados experimentaron un alucinante viaje conceptual. Luego de instar a los asistentes a no usar su teléfono celular durante todo el acto, un mensaje de conciencia en pro de la naturaleza por parte de Björk quedó incrustado en las miradas de aquella velada mágica:

Es una emergencia… Para sobrevivir como especie tenemos que definir nuestra utopía, el acuerdo climático de París es una utopía moderna imposible de imaginar; pero sólo superando nuestros retos ambientales podremos sobrevivir, es la única manera, tenemos que imaginar algo que no existe, moldeado intencionalmente en el futuro, exigir un espacio para la esperanza y tejer una bóveda matriarcal. Imaginemos un mundo donde naturaleza y tecnología colaboran, hagámosle una canción…

Los ritmos permearon mundos de ensueño con “Arisen My Senses”, “Show Me Forgiveness” y “Claimstaker”, ilustrando para el recital sorprendentes animaciones en 3D generadas por Tobias Gremmler a través de un sistema de sonido 360, todo bajo la dirección de la cineasta argentina Lucrecia Martel.

Vibrantes Arctic Monkeys en el Foro Sol

El 24 de marzo una poderosa descarga de rock y buena vibra cubrió al Foro Sol, en lo que pudo considerarse un “mini festival”, luego de calentar los ánimos exitosamente The Hives y Miles Kane.

Caída la noche, la genialidad de los Arctic Monkeys caló con rotunda alegría al rasgar “Do I Wanna Know?” y la explosiva “Brianstorm”, misma que literalmente hizo temblar al Foro Sol en plena locura, brincos y griteríos frenéticos. “Snap Out of It” y “One Point Perspective” delinearon la hechizante celebración de los británicos, con un repertorio voraz que incluyó “Why’d You Only Call Me When You’re High?” y “Tranquility Base Hotel & Casino”. El ocaso distinguía con “Four Out of Five”, cuando los magníficos “monos artistas del ártico” daban salida en falso. Sin embargo, compartirían unos regalitos más: “Star Treatment”, “Arabella” y “R U Mine?”. Sin dudar, una de las veladas con gran actitud rocker durante el acaecido 2019.

Rita Guerrero por la eternidad

La celebración cumpleañera estelar la ostentó Santa Sabina para su 30 aniversario, misma que ocurrió el 16 de marzo dentro del festival Vive Latino.

Una experiencia cuadrafónica diseñó un digno homenaje a la tapatía Rita Guerrero (1964-2011), mientras un manto de veladoras brillaba en el entarimado para relucir a la banda conformada por Alfonso Poncho Figueroa (bajo), Juan Sebastián Lach (teclados), Patricio Iglesias (batería), Aldo Max (saxofón), Pablo Valero (guitarra), Leonel Pérez y Belén Ruiz Guerrero (violonchelos).

El micrófono de la ausente vocalista se alzaba con flores para calar hondo con los cantos de “Azul casi morado” y “El Ángel”. Aderezaron el nostálgico festín “Azul casi morado” y “Mirrota”, entre lágrimas de añoranza. Repitió este show en versión íntima el 27 de septiembre en el Teatro Metropólitan. Y aunque con estos espectáculos anunciaron el retiro de los escenarios, Santa Sabina y Rita Guerrero quedarán por la eternidad.

Los 51 del Tri y los que les faltan

El gritón Alex Lora con su “domadora” Chela Lora festejaron a lo grande 51 años de andar rocanroleando junto a su entrañable banda El Tri, teniendo como escenario la Arena Ciudad de México el 12 de octubre, donde realizaron tremendo pachangón de cinco horas.

El maratónico espectáculo destacó por “Chavo de onda”, “Oye Cantinero” y “Metro Balderas”, en tributo al profeta rupestre tamaulipeco Rockdrigo González (1950-1985). El sentido del humor y alegría de Alex movió a su “raza”, tocando rolas como “Todo me sale mal”, “Perro negro y callejero”, “Nostalgia”, “Triste canción” “A.D.O.”, “Las Piedras rodantes” y “Chavo de onda”. La buena vibra encumbró exitosamente la tocada para la Arena de Azcapotzalco, aunque a finales de 2019 el vocalista tuvo que ofrecer disculpas al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, luego de que en otro show (Columbus, Estados Unidos) instó a su público a lanzar polémico saludo hasta el Palacio Nacional con un “¡Ehhhh pu&%!…”.

30 años del Café Tacvba

El 7 de diciembre el Foro Sol bañó con la algarabía a 65 mil fans para festejar los 30 años del Café Tacvba, teniendo la figura de Enrique y Joselo Rangel, Rubén Albarrán y Emmanuel del Real Meme.

El festejo destacó por consignas políticas para proteger la naturaleza, como la que compartió una joven representante de la Asamblea de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Territorio, así como del Comité Nacional para la Defensa y la Conservación de la Selva de los Chimalapas:

En nuestro territorio se quiere imponer un tren interoceánico (pero) no es un tren para personas, para el turismo; es un tren para ellos, donde se va a transportar el comercio mundial y junto con eso un corredor industrial, donde se impondrán empresas.

Rubén aprovechó al igual para criticar a toda la clase política y a presidentes como Jair Bolsonaro (Brasil), Donald Trump (Estados Unidos), Sebastián Piñera (Chile) e incluso al tabasqueño López Obrador (México). Culminaron convidando a la colombiana Andrea Echeverri (Aterciopelados) para “La Ingrata”, transformada por la también alfarera en versión feminista.

Ingrato, no me importa si me quieres,
vale madres si me dejas,
vengo a romper tu espada,
a mandarte a la chingada.

Otras velitas rockeras

La Cuca llegó a sus tres décadas teniendo como foro el Teatro Metropólitan (11 de octubre) para reventar altas dosis de rock. José Fors y compañía gozaron a lo grande con sus fans en un reventón donde se escucharon “Mátame antes”, “Hijo del lechero”, “La pucha asesina” y “Cara de pizza”.

Por su parte, El Clan, banda insignia del rock oscuro en nuestro país, festejó los 25 años de su álbum debut intitulado Sin sentir, armando aquelarre en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” (20 de julio). Con desgarrador romanticismo revestido en atmósferas siniestras y espectrales, la velada post-punk contó con la presencia del vocalista Gustavo Pérez alias El Castor y el guitarrista Jaime Chávez, quienes tocaron “El reino de los duendes”, “Recuerdos”, “Las Brujas” y “Sin sentir”.

Festivales brillantes

El 20 aniversario del Vive Latino fue de lo mejor de 2019, al tener en escena al jalisciense radicado en Estados Unidos, Carlos Santana (Autlán, julio 20 de 1947), en una noche de marzo de inolvidable buen rock, destacando la presencia de su esposa Cindy Blackman en su atronadora batería.

El 17 de marzo arribaron en aquella segunda fecha Korn, El Tri, Juanes y Café Tacvba. La primera jornada (16 de marzo) honró a Óscar Chávez, y sobresalió por Caifanes y Santa Sabina.

Otra de las reuniones festivaleras que encumbraron el año viejo fue el Ceremonia (6 de abril) con el acto de Massive Attack, perfecta maquinaria de sonidos trip-hop que también disgregó su carácter contestatario y crítica política. La banda inglesa fundada por Robert Del Naja alias 3D (enero 21 de 1965) y Grant Marshall (Daddy G, diciembre 18 de 1959) regaló en el Centro Dinámico Pegaso (Toluca, Estado de México) una fiesta electrónica dedicada a la memoria de los desaparecidos.

De la misma manera el Corona Capital en la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez está en la lista de los sobresalientes encuentros masivos, luego de brindar uno de los momentos inolvidables con los neoyorkinos The Strokes (16 de noviembre).

Si bien se subieron al escenario después de lo programado y se despidieron sorpresivamente 20 minutos antes, la banda liderada por Julian Casablancas satisfizo a los presentes con su espectáculo. En esa primera jornada del Corona lucieron Weezer, The B-52’s y Franz Ferdinand.

Para la segunda parte (17 de noviembre) encantó el ensamble neoyorkino Interpol, en una prodigiosa conexión gracias al carisma del vocalista Paul Banks. Los sonidos post-punk retumbaron con “C’mere”, “If You Really Love Nothing”, “Untitled”, “Not Even Jail” y “Stella Was a Diver and She Was Always Down”.

Luego de que el sábado Julian Casablancas (Nueva York, 1978) estuvo pocos minutos en escena con The Strokes, el domingo compensó con su proyecto paralelo The Voidz. En tanto, encantó la joven cantante californiana Billie Eilish (2001), además de Keane, Years & Years, Sofi Tukker y The Raconteurs.

De la larga lista de festivales relució el Domination (3 y 4 de mayo), refulgiendo los memorables Kiss en un derroche escénico con Paul Stanley, Gene Simmons, Tommy Thayer y Eric Singer. La segunda fecha estalló con la siniestra teatralidad de Alice Cooper (Detroit, 1948).

Para los amantes de la música electrónica, el 23 y 24 febrero deslumbró la poderosa producción del Electric Daisy Carnival (EDC) e invitados DJ’s, en tanto el A State Of Trance (ASOT) maravilló con los revolucionados beats de Armin van Buuren (21 de septiembre).

Por su parte, el Festival Hipnosis (26 de octubre) obsequió un espacio alucinante en la libertad y naturaleza de las Caballerizas de Huixquilucan, en el Estado de México, con propuestas sonoras de vanguardia como The Claypool Lennon Delirium, quienes fascinaron con los bajeos profundos a cargo del virtuoso Les Claypool (California, 1963) y las guitarras distorsionadas del magistral neoyorkino Sean Lennon (9 de octubre de 1975), hijo de la artista Yoko Ono (Tokio, 1933) y John Lennon (1940-1980).

Gran debut tuvo el Festival Sónar (5 de octubre) con el espíritu de las fiestas barcelonesas, gozándose desde la extravagancia jazzística de Badbadnotgood, hasta el poderoso rap de Skepta (Tottenham, 1982) y el intenso tecnominimal del canadiense Richie Hawtin (1970).

Escena independiente

El 12 de septiembre, la Sala de Conciertos Felipe Villanueva en Toluca, Estado de México, hipnotizó por una sublime velada orquestal intitulada Cultos ocultos, ofrenda del Coro Polifónico del Estado de México junto al ensamble italiano Tren del Sur.

La gente disfrutó de un concierto de profundos y alegres sonidos latinos, en un paseo por textos de la Décima Musa Sor Juana Inés de la Cruz (Nepantla, 1648-1695), el poeta José Emilio Pacheco (1939-2014) y del excelente músico rupestre mexicano Iván Rosas, radicado en Milán, Italia. Bajo la batuta del maestro Manuel Flores Palacios, resonaron temas como “La casa de la selva” y “Pasaje transandino”, así como “Una rosa”, “Lavandería, hormiga”, “Veracruz 1955” y “Lo que vi”. El público aplaudió cada corte como “Tu ku túm”, “La Sirena”, “Cuatro Santitos” y el cubanísimo montuno “Son de la loma”.

El 24 de agosto sedujo los oídos con el show titulado Colibríes y flores, redimiendo las nostalgias en el Sindicato Rupestre con la presencia de la compositora moreliana Lety Servín, Rafa Mendoza (miembro del Sistema Nacional de Creadores), el jarocho Roberto González con su talentosa hija Julia González Larson, Guillermo Manzo y Beto Ponce, éste en compañía de Iris Bringas y Jehová Villa.

El espacio ubicado en el Foro Sonart de la Calzada de Tlalpan número 1526, colonia Portales, abrió sus puertas para abrigar a amigos de la vieja guardia, así como nuevas generaciones que llevan tatuado el corazón rupestre.

El Centro Cultural Ollin Yoliztli abrigó en el mes de julio (día 19) un tributo a la irlandesa Dolores O’Riordan (1971-2018) por parte de la sinfónica Ofirrock bajo la batuta del venezolano Luis Ibarra. Tres noveles vocalistas mexicanas (Alejandra Alcocer, Pamela Libera y Montserrat) honraron a la líder de The Cranberries con un concierto de arreglos instrumentales, destacando “Animal Instinct” y “Ode To My Family”.

Menciones honoríficas

Merecen comentarse las menciones honorificas ocurridas en los diversos foros de la CDMX: el Plaza Condesa con The Raconteurs, Hocico y The Jesus and Mary Chain; el Foro Sol con Muse y Palacio de los Deportes, con Iron Maiden, Billy Idol (Stanmore, 1955), más Florence and The Machine.

En el Pepsi Center: Bad Religion, Cage The Elephant, The Offspring y The Chemical Brothers; Teatro Metropólitan, piano jazz de Chick Corea y Béla Fleck; así como en la Arena Ciudad de México, la británica Sarah Brightman. Otros shows también deslumbraron, como el EMPO Sinfónico (Teatro Metropólitan), Maldita Vecindad (Arena Ciudad de México) y Caifanes (Auditorio Nacional), todos magníficos.

De luto, el 25 de octubre 100 mil fans lloraron y cantaron a flor de piel durante el homenaje a José José en el Zócalo capitalino (quien el pasado 28 de septiembre de 2019 trascendió físicamente). Ahí desfilaron figuras como Yuri, Paty Cantú, Mon Laferte, Erick Rubín y la Sonora Santanera, además de los hijos del Príncipe de la canción, José Joel y Marysol Sosa.

Caos del “Knotfest meets ForceFest”

El Knotfest meets ForceFest (30 de noviembre y 1 de diciembre) ocupó el acto insuperable, pero por la terrible organización que culminó en absoluto caos. Una experiencia digna del olvido para los miles de asistentes que se dieron cita en el Deportivo Oceanía pues, debido a que la valla que dividía las secciones general y preferente del escenario principal fue derribada, las bandas Evanescence y Slipknot –las principales del evento– cancelaron sus presentaciones.

El enojo de los presentes detonó ante la falta de información luego de casi tres horas de esperar a sus grupos. Y aunque una gran mayoría decidió partir del parque ubicado en la alcaldía Venustiano Carranza, un puñado de enardecidos prendieron fogatas en el espacio del entablado principal, destruyeron los instrumentos y prendieron fuego a la batería de Evanescence.

Cabe destacar que en la segunda fecha del Knotfest meets ForceFest, Rob Zombie (Massachusetts, 12 de enero de 1965) dio un respiro al festival con un espectral festín de rock duro de alta calidad.

Lo que traerá 2020

Este 2020 ya tiene en la mira espectáculos deseados por el público mexicano, especialmente el del veterano piano man Billy Joel (Bronx, 1949) en el Foro Sol (6 de marzo); además, en ese mismo recinto tocará Maroon 5 (23 de febrero) y Tame Impala (19 de marzo).

El Palacio de los Deportes reventará con Ghost (3 de marzo) y Billie Eilish (27 de mayo). El Auditorio Nacional, con Dead Can Dance (14 de mayo), y en el Lunario, VNV Nation “Automatic Empire Show” (20 de febrero). La Arena Ciudad de México recibirá a Michael Bublé (23 y 24 de abril), Hombres G (7 de marzo) y Yanni (14 de marzo). En Plaza Condesa resonará Elbow (16 de enero), Kamasi Washington (23 enero), Patrick Watson (31 de enero), VNV Nation (22 de febrero) y Black Veil Brides (6 de marzo).

El Circo Volador abrirá sus puertas a Haggard (17 de enero), en tanto que el Foro Indie Rocks abrigará a Lebanon Hanover (11 de septiembre) y el Centro de Salud festejará con SYZYGYX (28 de marzo).

El Vive Latino, a celebrarse el 14 y 15 de marzo en el Foro Sol, anunció que tendrá en su menú de invitados a Guns N’ Roses, The Cardigans, The Rasmus, Carlos Vives, 31 Minutos, Porter y Zoé Unplugged. El festival Domination (1 y 2 de mayo) en el Autódromo Hermanos Rodríguez agasajará con Def Leppard, los originales Misfits, Rancid, Nightwish y Testament. El encuentro festivalero Ceremonia encantará el 25 de abril en Campo Marte con The Chemical Brothers y Thom Yorke. El EDC México 2020 celebrará por primera ocasión tres días de fiesta (del 28 de febrero al 1 de marzo) en el Autódromo Hermanos Rodríguez, con renombradas celebridades en el estilo: David Guetta, Armin Van Buuren y Tiësto. Hell & Heaven Metal Fest ocupará el criticado Parque Oceanía, donde hasta el momento aún no han dado a conocer los headliners de la marquesina (14 y 15 de marzo).

Adiós a los ídolos

Así se nos fue el 2019, con alegrías y sobresaltos, quizá con la mayor tristeza por la pérdida del regio Celso Piña y José José. La noticia del fallecimiento de El rebelde del acordeón ocurrió el 21 de agosto conmocionando al mundo tras su partida a los 66 años; las redes sociales inundaron de condolencias por una de las figuras más queridas en el mundo de la música en nuestro país.

José José murió el 28 de septiembre a los 71 años, en una intensa polémica entre sus hijos sobre el destino de los restos mortuorios de El príncipe de la canción. Sus fans en México pudieron despedirlo el 9 de octubre en el Palacio de Bellas Artes (decisión polémica de las autoridades culturales 4T), además del mencionado homenaje en el Zócalo, bautizado por la prensa como “el karaoke más grande del mundo”.

Allende la mar, el cantante español Camilo Sesto perdió la vida los 72 años el 8 de septiembre, conmocionando especialmente a sus seguidores mexicanos, al perder a una de las figuras entrañables en baladas de amor en la historia de la música hispana. Y el 22 de noviembre falleció Armando Molina, hito rockero en nuestro país, luego de organizar el bajista de La máquina del sonido en 1971 el Festival de Rock y Ruedas de Avándaro, Estado de México.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso