En 2020: ¿más presupuesto para Creadores Eméritos y Artísticos?

Presupuesto. El caso Felguérez. Foto: Ricardo Robles

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La nueva política salarial que anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 16 de diciembre detona la necesidad de reestructurar o, inclusive, de eliminar el Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA).

Establecido en 1993 por Acuerdo del expresidente neoliberal Carlos Salinas de Gortari, el SNCA es una política cultural diseñada para beneficiar y estimular a los creadores que “han dado prestigio a México” con “becas de alto nivel”. Constituido por tres programas que corresponden a Creadores Eméritos, Creadores Artísticos y Creadores Artísticos Honoríficos, los estímulos económicos de los dos primeros se calculan teniendo como base el salario mínimo de la Ciudad de México: 20 salarios mínimos mensuales de manera vitalicia para los Eméritos, y 15 salarios mensuales en periodos de tres años que pueden renovarse ilimitadamente para los Artísticos. Los Honoríficos son aquellos que alguna vez tuvieron la beca aunque ya no gocen de ella.

Con el incremento del 20% al salario mínimo que ha promovido la nueva política salarial de López Obrador –123.22 pesos diarios–, los Eméritos podrían recibir mensualmente, si se consideran 20 días laborales, 49 mil 288 pesos, y 73mil 932 si se calculan 30 días. El ingreso o beca mensual de los Creadores Artísticos podría ser de 36 mil 966 pesos mensuales con base en 20 días, y 55mil 440 si se consideran 30 días.

¿No es irresponsable que se les regalen a los artistas estas erogaciones mensuales cuando, en el sector cultural, existen trabajadores que no han recibido el salario que les corresponde por el trabajo que ya realizaron? (Estela Leñero: “Le quedaron debiendo a la cultura”, en su columna de Teatro de la semana pasada).

Sin embargo, con base en la regla 8 de las Reglas de Operación del SNCA, el monto del estímulo económico lo define el Consejo Directivo del organismo presidido por la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, de acuerdo con la disponibilidad presupuestal del sistema: ¿A cuánto les incrementará la beca la funcionaria para mantenerlos tranquilos?

En el contexto de las artes visuales, que el gobierno de López Obrador mantenga las becas del SNCA es una contradicción ética, política y económica. En una sociedad igualitaria ninguna profesión merece privilegios especiales; en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 no se mencionan objetivos que justifiquen las erogaciones de los estímulos; la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, no ha publicado una Política Cultural de Estado que defina el sentido social del arte, los artistas y sus becas en la 4T; las Reglas de Operación del SNCA carecen de indicadores de evaluación que permitan definir la calidad de una obra, el talento o excelencia de un creador, y el prestigio que han dado a México; y, desde una perspectiva económica, las becas son un  despilfarro ya que se concentran únicamente en el beneficio para el artista sin incidir en un objetivo útil para el bien social y la cultura de paz.

Como país, ¿qué beneficios ha tenido México al estimular económicamente a tantos creadores visuales? A diferencia de los Eméritos que desde 1993 y durante 26 años han recibido 20 salarios mínimos mensuales sin impactar en el escenario internacional –Manuel Felguérez, Vicente Rojo y Federico Silva–, Gabriel Orozco, sin haber gozado ni una sola vez de la beca de Creador Artístico, se posicionó desde la década de los años noventa como el artista mexicano más reconocido a nivel global.

Consentido por las instituciones mexicanas, Felguérez, al presentar a sus 91 años la exposición Trayectorias en el Museo Arte Contemporáneo de la Universidad Nacional Autónoma de México el pasado 3 de diciembre, descubrió su deseo de exhibir en el Museo de Arte Moderno de Nueva York al invitar al público a una muestra que, en tono bromista, tendrá dentro de 10 años.

Este texto se publicó el 5 de enero de 2019 en la edición 2253 de la revista Proceso

Comentarios

Load More