Robo de combustible cayó 91% en un año con estrategia antihuachicol: Pemex

El director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, sostuvo que la extracción ilícita de combustible se redujo de 20 millones 400 mil barriles en 2018, a un millón 400 mil barriles durante 2019. Foto: Eduardo Miranda El director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, sostuvo que la extracción ilícita de combustible se redujo de 20 millones 400 mil barriles en 2018, a un millón 400 mil barriles durante 2019. Foto: Eduardo Miranda

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un ahorro de 56 mil millones de pesos y la disminución en 91% del robo de combustible, es el saldo reportado hoy por Pemex a un año de haberse implementado la estrategia contra el robo de combustible en ductos.

En la conferencia de prensa presidencial, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, sostuvo que la extracción ilícita de hidrocarburos se redujo de 20 millones 400 mil barriles en 2018, a un millón 400 mil barriles durante 2019.

El funcionario destacó la participación militar en el cuidado de ductos y transporte terrestre. Reportó que 8 mil 600 elementos del Ejército y la Armada se apostaron a lo largo de la red.

Las acciones emprendidas incluyen la apertura de 364 carpetas de investigación, esto es, denuncias ante el Ministerio Público federal. De los casos consignados antes jueces federales, 322 personas resultaron con órdenes de aprehensión.

Además, dio cuenta de la detención de 680 personas, así como de 422 sentencias obtenidas y 562 personas sentenciadas.

En la UIF, 20 indagatorias

El informe presentado hoy por Romero Oropeza, dio cuenta de 20 indagatorias abiertas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda y Crédito Público por lavado de dinero. Además, reportó el bloqueo de operaciones financieras en 811 cuentas de 240 personas, por un valor de 466 millones de pesos. De lo anterior, hay 21 denuncias ante la Fiscalía General de la República.

Para este año, el director de Pemex anunció un cambio en la custodia de ductos que pasará de puesto de vigilancia de cada 20 a cada 30 kilómetros. También un reforzamiento en las medidas sobre 149 kilómetros de ductos que se consideran de mayor incidencia en el registro de tomas clandestinas.

La estrategia contra el robo de combustible fue una de las primeras acciones de la actual administración y significó una medida polémica durante los primeros tres meses del gobierno, debido al desabasto que se generó en diferentes regiones a consecuencia del cierre de ductos. También por la compra de emergencia de 500 pipas y, principalmente, por la explosión en una toma clandestina en Tlahuelilpan Hidalgo, el 18 de enero de 2019, con un saldo de 73 personas fallecidas y decenas de heridos.

Con todo, el presidente López Obrador mantuvo las acciones reportando periódicamente las cifras de reducción de robo, para resultar en el informe anual presentado hoy.

Comentarios

Load More