Ebrard pide a EU frenar tráfico de armas a cambio de esfuerzos anticrimen de México

Ebrard Casaubón indicó que la relación con Estados Unidos este año se centrará en determinar "qué va a poner" ese país como esfuerzo correlativo a lo que México hace todos los días. Foto; Twitter @SRE_mx Ebrard Casaubón indicó que la relación con Estados Unidos este año se centrará en determinar "qué va a poner" ese país como esfuerzo correlativo a lo que México hace todos los días. Foto; Twitter @SRE_mx

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El canciller Marcelo Ebrard Casaubón indicó que la relación con Estados Unidos este año se centrará en determinar “qué va a poner Estados Unidos como esfuerzo correlativo a lo que México hace todos los días” en su combate contra los grupos de la delincuencia organizada.

“Vamos a recibir la próxima semana al procurador de Estados Unidos(William Barr). Asumimos que en México se tiene que aplicar la ley, no es un tema que negociar. La delincuencia organizada está fuera de la ley”, declaró el canciller.

Detalló que, a cambio de sus esfuerzos, el gobierno mexicano solicita a Washington que frene el tráfico de armas de Estados Unidos y comparta los recursos incautados a los criminales.

Ebrard dijo lo anterior ante el cuerpo diplomático, convocado en la Cancillería para la XXI Reunión de Embajadores y Cónsules, el evento en el que el gobierno federal dicta la línea a sus representantes en el exterior. Ahí el canciller refrendó que, el año entrante, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador actuará hacia afuera viendo hacia dentro, como lo ha hecho en su primer año: “la base de la política exterior es la política interior”, dijo.

Tan es así, que ante el panorama internacional “difícil” que se dibuja este año, Ebrard resaltó dos motivos de “confianza” para México, ambos relacionados con la política interna: el “sistema democrático” mexicano, y un gobierno con “mucha popularidad”.

“Con estos dos elementos tenemos la mayor parte del sustento y fundamento de la política exterior”, aseveró.

EU, vecino difícil

Durante su discurso de inauguración, Ebrard enfocó prácticamente toda su ponencia en la relación con el gobierno estadunidense de Donald Trump, ya sea en el año pasado como en el futuro y, tras subrayar que el país vecino “no es fácil”, se alegró de que “hemos podido coexistir”.

En su relación con la administración de Trump, Ebrard no abundó en los temas de migración –como en el polémico acuerdo pactado en junio pasado. Aseguró que Washington anunciará de manera “inminente” su opinión acerca del plan de inversión a Centroamérica planteado por México desde el arranque del sexenio de López Obrador.

También recalcó que México enfocará la protección a sus connacionales en el vecino país contra el “supremacismo blanco”.

Además, el canciller repasó brevemente los temas pendientes con el resto del mundo, entre ellos la modernización del acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. Además,  la negociación de nuevos acuerdos con Japón o Corea del Sur. Y también el acercamiento con Rusia, China e India, así como los fondos de inversión soberanos de Medio Oriente.

Load More