Pompeo rechaza presentar evidencias del “ataque inminente” que preparaba Suleimani

El Secretario de Estado Mike Pompeo habla sobre Irán en el Departamento de Estado en Washington. Foto: AP Jacquelyn Martin El Secretario de Estado Mike Pompeo habla sobre Irán en el Departamento de Estado en Washington. Foto: AP Jacquelyn Martin

WASHINGTON (apro). – Mike Pompeo, el secretario de Estado del gobierno de Donald Trump, defendió la decisión unilateral de Estados Unidos de eliminar en Irak al general iraní, Qasem Suleimani, pero rechazó presentar evidencias de que el militar preparaba un ataque inminente.

“Fue la decisión correcta”, declaró Pompeo en rueda de prensa en el Departamento de Estado. Sin embargo, al ser cuestionado sobre las evidencias que justifican la acción unilateral contra el general porque presuntamente tenía listo un ataque inminente contra ciudadanos, objetivos e intereses estadunidenses, el funcionario respondió:

“Si buscan acciones inminentes, no tienen más que revisar lo que estaba ocurriendo días antes del ataque contra Suleimani”.

En el Congreso federal de Estados Unidos, los legisladores demócratas le exigen a Trump que demuestre que en verdad Suleimani tenía planes de atacar objetivos estadunidenses, porque el asesinato del militar podría generar un conflicto bélico innecesario con Irán.

Reunión en el Senado

Este miércoles 8 de enero, Mike Mulvani, jefe interino del gabinete de la Casa Blanca, se reunirá con integrantes de la Cámara de Senadores para presuntamente presentar las evidencias de información de inteligencia sobre el plan de ataque que traía entre manos el general iraní.

Las advertencias de vengar la muerte de Suleimani por parte del gobierno de Irán, no son las únicas represalias al ataque unilateral ordenado por Trump.

El parlamento de Irak, donde se llevó el ataque contra Suleimani, votó a favor de expulsar de su territorio a los más de cinco mil soldados estadunidenses que se mantienen en ese país.

En reacción a la medida iraquí, la Casa Blanca anunció que el presidente Trump pondera la imposición de sanciones económicas a Irak.

El posible castigo de la Casa Blanca a Irak provocó de inmediato nerviosismo en las bolsas de valores de los mercados bursátiles internacionales debido a que la medida sin duda provocaría un incremento en el costo del petróleo.

Irak es el segundo proveedor de crudo de los Estados Unidos y un alto a la venta del energético en respuesta a las sanciones, causaría un aumento desproporcionado en el costo de la gasolina y gas, amén de otros combustibles que consumen los estadunidenses.

Alerta máxima

Respecto a la tensión militar con Irán, el Departamento de Defensa declaró una alerta máxima ante la posibilidad de que el gobierno árabe lance ataques con misiles contra objetivos e intereses estadunidenses.

“Fue la decisión correcta y lo hicimos correctamente”, insistió Pompeo en el tema de la acción militar contra al general Suleimani, cuya muerte ha propiciado ansiedad respecto a una posible guerra entre Estados Unidos e Irán.

El conflicto entre las dos naciones por la eliminación de Suleimani le ha favorecido temporalmente a Trump para distraer la atención de la ciudadanía estadunidense sobre el juicio político, al cual lo sometería en algún momento la Cámara de Senadores en el Capitolio.

 

Comentarios

Load More