Jamás encontrarán a un García Luna en el equipo de AMLO, dice Alfonso Durazo

Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana. Foto: Octavio Gómez Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – Tras reconocer ante el cuerpo diplomático que en materia de seguridad las estadísticas todavía no les dan la razón, Alfonso Durazo presumió que, por lo menos, del gabinete de Andrés Manuel López Obrador “no saldrá ningún (Genaro) García Luna”.

Durante la 31 Reunión de Embajadores y Cónsules –en la que el gobierno federal dicta a los representantes de México los lineamientos de política exterior del año-, los integrantes del gabinete de seguridad de López Obrador ofrecieron el balance más positivo posible del año pasado, en el que se registraron más de 32 mil 500 asesinatos entre enero y noviembre.

“Podemos darle certeza, a ustedes y al País, de que entre el equipo de primera línea del presidente de la República no se va a encontrar jamás a un García Luna”, señaló Durazo.

Así, Durazo refrendó que la administración “heredó” un contexto de violencia de las administraciones pasadas y, tras resaltar que la estrategia de detención de los líderes criminales no funcionó en el pasado, prometió que pronto estarán entregando a los mexicanos un país en paz y seguridad.

TE RECOMENDAMOS: Genaro García Luna negocia un acuerdo con EU para evitar ir a juicio

De igual manera, Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, celebró la “confianza de nuestro pueblo en sus instituciones y específicamente en nuestro presidente de la República”, y ello a pesar de que la “economía no creció conforme a la meta planteada por el gobierno” a principios del año pasado.

Recordó que en 2019 iniciaron los megaproyectos de la refinería de Dos Bocas y del aeropuerto en Santa Lucía, y aseveró que en 2020 arrancará la construcción de los trenes Maya y Transístmico.

Durante su ponencia ante el cuerpo diplomático, la secretaria defendió el acuerdo migratorio que el canciller Marcelo Ebrard Casaubón pactó en Washington el pasado 7 de junio, en el que se comprometió a desplegar la Guardia Nacional para impedir el paso por México a los solicitantes de asilo y a ampliar el programa “Quédate en México”.

Según Sánchez Cordero, gracias a este acuerdo –que fue severamente criticado por organizaciones defensoras de derechos humanos–, la amenaza de aranceles que profirió Trump “se conjuró”, y el “flujo migratorio disminuyó”.

“Reitero que para proteger a quiénes ingresan a nuestro país, necesitamos saber quiénes son, y ellos lo tienen que respetar”, refrendó, y abundó: “Lo que no debemos ser es un territorio sin ley ni autoridad”.

En el ámbito migratorio, Homero Mendoza Ruiz, jefe del Estado Mayor en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), precisó que el despliegue de elementos militares –ahora Guardia Nacional—en la frontera sur y en el Istmo de Tehuantepec permitió la detención de 61 mil migrantes en el sur, y otras 18 mil personas en el norte.

“Se ha reducido, pero sigue siendo un reto para el Estado mexicano contener este flujo irregular”, enfatizó.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso