Hace tres años en Monterrey, el antecedente del tiroteo en Torreón

La entrada del Colegio Cervantes acordonada. Foto: Foto: Xinhua / Str

TORREÓN, Coah. (Proceso).- Gerardo Márquez Guevara, fiscal de Coahuila, informó el viernes 10 que el estudiante José Ángel “N”, de 11 años, llegó al Colegio Cervantes de Torreón con dos armas cortas en su mochila: una pistola calibre .22 y una Glock calibre .40; esta última sólo la usan las fuerzas armadas en México y algunas corporaciones policiacas federales y estatales.

Según la fiscalía, el niño llegó a su salón de clases aproximadamente a las 8:20 horas y pidió permiso para ir al baño. Y como tardó varios minutos, su maestra, identificada como María Medina, de 50 años, fue a buscarlo… “El niño sale con dos armas disparando, hiriendo a seis de sus compañeros”: otro maestro y cinco alumnos, destacó el fiscal.

Dijo que el agresor era un alumno destacado que vivía con sus abuelos, ya que su madre murió años atrás y su padre hizo vida aparte desde el fallecimiento de su cónyuge.

La página oficial de la marca Glock califica esa arma como “la pistola de servicio policial más popular en Estados Unidos, la Glock .22 dispara el potente cartucho 40 S&W y tiene más rondas para su tamaño y peso que la mayoría de las otras pistolas de tamaño completo de su clase”.

Márquez Guevara señaló que “el acceso del menor a esas armas es parte de la investigación”. Los peritos intentan saber cómo aprendió el menor a manipular una Glock calibre .40 que sólo usan los efectivos de los cuerpos de seguridad que reciben adiestramiento especial.

Márquez Guevara destacó también que se revisan la computadora, el celular, las tabletas y las cuentas de las redes sociales del menor.

La Fiscalía General de Justicia del estado detalló que los lesionados fueron un maestro de educación física identificado como Aldo Omar Saldívar, de 40 años, cuatro alumnos que se reportaron como estables y uno cuyo estado de salud es delicado.

El gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme Solís, minimizó el hecho de que el menor tuviera ese tipo de armas y atribuyó su conducta violenta a los videojuegos.

“Los hechos lamentables en primer término arrojan un perfil psicológico específico del menor, el cual tendrá que ser resuelto en las indagatorias, pero al parecer el niño (fue) influenciado por un juego o videojuego que se llama Natural Selection”, comentó el mandatario.

Asimismo, destacó que bajo su uniforme el menor llevaba una playera con el nombre del videojuego –una versión del famoso Half Life–, el cual presuntamente “influenció al niño para cometer los lamentables hechos”.

Natural Selection es un videojuego de estrategia de disparos con multijugadores, en el que se enfrentan alienígenas y humanos, en una lucha por la supervivencia, según la información de sus creadores.

Los estudios especializados en la influencia de los videojuegos sobre la conducta de menores advierten que éstos sólo pueden ser un factor de influencia en niños que presentan otro tipo de trastornos psicológicos.

De acuerdo con Riquelme, la conducta violenta de los jóvenes se debe al consumo de drogas a temprana edad, por lo que llamó a los padres a reforzar los valores familiares.

Usuarios de las redes sociales de Coahuila reprocharon al mandatario que revelara datos personales del alumno, lo que, según ellos, contraviene el artículo 76 de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que prohíbe a las autoridades mencionar los nombres completos de los menores.

La balacera de 2017

El suceso violento del Colegio Cervantes no tiene precedente en la historia de Torreón, pero sí en el noreste de país.

La mañana del 18 de enero de 2017 un alumno de primaria del Colegio Americano de Monterrey disparó contra su maestra, quien falleció, y cinco compañeros, y luego se suicidó. Las autoridades atribuyeron el crimen a que el agresor pertenecía a un grupo de Facebook llamado Legión Hulk.

Cuando el procurador Aldo Fasci dio a conocer los nombres de los menores implicados en los hechos del Colegio Americano, organizaciones civiles y de padres de familia le comentaron que estaba infringiendo el derecho de intimidad de los menores.

Le advirtieron que, en su artículo 77, la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes “considerará violación a la intimidad de niñas, niños o adolescentes cualquier manejo directo de su imagen, nombre, datos personales o referencias que permitan su identificación en los medios de comunicación que cuenten con concesión para prestar el servicio de radiodifusión y telecomunicaciones”.

La ley también incluye a los medios impresos y medios electrónicos, porque, señala, al publicar sus nombres “menoscaban su honra o reputación, sea contrario a sus derechos o que los ponga en riesgo, conforme al principio del interés superior de la niñez”.

La difusión de las fotos de los menores muertos, tanto en el caso del Colegio Cervantes de Torreón como en el Colegio Americano de Monterrey, provocó un intenso debate en las redes sociales sobre si es lícito compartir ese tipo de imágenes.

Después de que Riquelme dio a conocer el nombre del menor, la Secretaría de Gobernación emitió un comunicado en el que pidió a los medios evitar la difusión de la imagen y datos personales de los niños y adolescentes involucrados en los hechos.

La Dirección General de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación fundamentó su petición en los artículos 1 y 4 de la Constitución Política, en la Convención sobre los Derechos del Niño y en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Este texto se publicó el 12 de enero de 2020 en la edición 2254 de la revista Proceso

Comentarios

Load More