Estudiantes de Derecho de la UNAM ganan primero y segundo lugar en concursos internacionales

Los estudiantes de la UNAM que participaron en la tercera edición del UP–ICC México Moot, organizada por la Cámara de Comercio Internacional (ICC) y la Universidad Panamericana (UP). Foto: dgcs.unam.mx Los estudiantes de la UNAM que participaron en la tercera edición del UP–ICC México Moot, organizada por la Cámara de Comercio Internacional (ICC) y la Universidad Panamericana (UP). Foto: dgcs.unam.mx

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) obtuvieron el primero y segundo lugar en los concursos UP-ICC México Moot y XXIII Competencia Internacional Eduardo Jiménez de Aréchaga, respectivamente.

El equipo conformado por Edith Velázquez Hernández, Guillermo Daffir Madrigal Monroy, Jessica Denisse Hernández González, Eduardo Pérez Ábrego, Danya Fernanda Martínez San Nicolás, Liliana Pérez Rodríguez y Antonio Grayeb Cervantes, resultó victorioso en la tercera edición del UP–ICC México Moot, concurso internacional de arbitraje comercial y de inversión, realizado en Jalisco.

El concurso, organizado por la Cámara de Comercio Internacional (ICC) y la Universidad Panamericana (UP), inició con la publicación de un caso hipotético sobre una compra-venta internacional de obras de arte y se conformó de dos etapas.

La primera fue escrita, y en ella los equipos presentaron e intercambiaron memoriales de demanda y contestación, mientras que la segunda –oral– consistió en la defensa de argumentos en audiencias ante tribunales arbitrales compuestos por destacados miembros en México.

“Fue un gran reto porque tuvimos que estudiar disposiciones internacionales en la materia e investigar antecedentes que nos ayudaran a sustentar el caso. Fue una buena experiencia, hay que aprovechar estas oportunidades para representar a nuestra facultad y a la UNAM”, comentó Liliana Pérez, quien recientemente concluyó el noveno semestre de la licenciatura en Derecho.

Eduardo Pérez, quien también finalizó el noveno semestre, afirmó que fue un proceso difícil porque requirió práctica especializada. Aun así, invitó a sus compañeros a participar para formarse y posicionar a la UNAM.

Y destacó que quienes asesoran a los concursantes son estudiantes más avanzados que ya han tenido experiencia en esta competencia.

En su oportunidad, Edith Velázquez, de séptimo semestre, resaltó que este tipo de concursos ayuda a trabajar en equipo, a desarrollar habilidades verbales y a poner todos los conocimientos en práctica, y consideró que el arbitraje es una rama del derecho a la que se dedicará en el futuro.

Antonio Grayeb, también egresado del noveno semestre, mencionó que se enteró de la competencia a través de una convocatoria en la página oficial de la Facultad de Derecho y, sin más, decidió participar en el proceso de selección y resultó elegido.

La representación de la UNAM obtuvo el primer lugar del certamen en la audiencia final, así como el reconocimiento al mejor escrito de contestación de demanda.

La preparación del equipo estuvo encabezada por el profesor Reynaldo Urtiaga Escobar y los exalumnos Alejandra del Toro de la Vega y Óscar Reyes Fabela, exalumno ganador de otro concurso de arbitraje comercial, quien señaló la necesidad de impulsar a nuevos jóvenes.

Competencia de derechos humanos

Otro equipo de la Facultad de Derecho logró el segundo sitio en la XXIII Competencia Internacional Eduardo Jiménez de Aréchaga –realizado en San José, Costa Rica–, con la simulación de un caso contencioso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El equipo estuvo conformado por Ana Valeria Romero Castro, Lorena Morán Cruz, Sofía García León, Dulce María Sebastián Barreda, Lázaro Benavides Lozano e Irving Ilán Rodríguez Vargas.

Los estudiantes compitieron contra 20 universidades de América Latina, y en la ronda final, realizada en la sala de audiencias del Tribunal Interamericano de Derechos Humanos, obtuvieron el segundo sitio. Además, Sofía García León fue condecorada con el premio a la mejor oradora de la ronda final.

Ana Valeria Romero, de octavo semestre, explicó que el caso hipotético se refirió a una afectación medio ambiental, en pueblos aledaños a una zona de manglares, a los que se estaba afectando en su empleo y cultura.

La alumna destacó el nivel académico de sus oponentes y aseguró que dicha experiencia la motiva a seguir preparándose.

Lorena Morán, de séptimo semestre, expresó que su interés por el área de derechos humanos la llevó a participar en la competencia e invitó a otros alumnos a hacerlo.

La co-asesora del equipo y exparticipante estudiantil en este tipo de eventos, Dulce María Sebastián, quien concluyó el noveno semestre, consideró positivo que sean estudiantes con experiencias previas quienes apoyen a los más jóvenes. “Primero te formas como participante y luego reafirmas conocimientos y aprendes de grupos nuevos”, puntualizó.

Finalmente, Irving Rodríguez, del décimo semestre, fungió como asesor, luego de que participar como estudiante –sostuvo– le dejó un buen sabor de boca. “Fue una gran experiencia y quería retribuir un poco”. (Ixtlixóchitl López)

Comentarios

Load More