Gobierno de Yucatán achaca a “agitadores profesionales” de otros estados la gresca entre policías y ciudadanos

Con gases lacrimógenos, policías intentaron reprimir a cientos de inconformes que intentaban llegar a la sede onde el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, rindió su primer informe Foto: @AlejandroLenMt2 Con gases lacrimógenos, policías intentaron reprimir a cientos de inconformes que intentaban llegar a la sede onde el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, rindió su primer informe Foto: @AlejandroLenMt2

MÉRIDA, Yuc. (apro).- El gobierno estatal atribuyó a “agitadores profesionales” de otras entidades el conflicto que se suscitó ayer entre policías y ciudadanos, estos últimos reprimidos con gases lacrimógenos cuando protestaban contra el gobernador Mauricio Vila Dosal, en el marco de su primer informe.

En la protesta había burócratas despedidos, trabajadores del sector salud, maestros, militantes de partidos políticos, miembros de asociaciones civiles, adultos mayores y hasta niños, además de ciudadanos inconformes con las políticas de Vila, es decir, los despidos masivos y el retraso de pagos, así como la creación de nuevos impuestos y el alza a los que ya existen.

Los manifestantes pretendían llegar hasta el Centro Internacional de Congreso y Convenciones (CICC), donde el mandatario rendía su primer informe de gobierno, pero fueron detenidos por policías en el cruce de las calles 60 por 35, donde un grupo de inconformes se enfrentó a los uniformados.

Para romper la manifestación, un policía arrojó sobre los inconformes una granada de gas lacrimógeno.

Más tarde, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal, Luis Felipe Saidén Ojeda, deslindó a la corporación del acto represivo y culpó a uno de sus subordinados de arrojar la granada sin que algún superior se lo hubiera ordenado.

Saidén aseguró que suspendió al responsable mientras se investiga lo sucedido, pero el hecho dejó la mácula de “represor” sobre el gobernador.

Notas relacionadas:

Entre protestas, Mauricio Vila da su primer informe como gobernador de Yucatán

La secretaria de Gobierno, María Fritz Sierra, leyó hoy un mensaje oficial a la ciudadanía, este lunes, para justificar lo ocurrido la víspera, “cuando grupos de choque se enfrentaron a la policía”.

De acuerdo con la funcionaria, la manifestación inició en el Remate del Paseo de Montejo, con la participación de aproximadamente 300-400 personas –aunque en algunos videos difundidos se aprecian mucho más–, de los cuales 50 “muy poco tenían que ver con esas causas”.

“Lo digo: eran agitadores profesionales, algunos de aquí de Yucatán y otros que vinieron de otros estados de la República, que empezaron a agredir, a empujar a los policías, a tratar de botar las vallas”, argumentó.

Cuando los agitadores se percataron de que no surtió efecto su provocación, dijo, agredieron a elementos de la policía estatal. Dos agentes fueron despojados de sus equipos de protección, incluidos sus escudos, y sometieron a uno más.

“Reitero, me estoy refiriendo a los que estaban dentro de los manifestantes, a gente violenta, no a los manifestantes que ejercían su legítimo derecho”.

Fritz Sierra retomó la versión de Saidén y detalló que uno de los agentes, sin autorización de sus superiores, lanzó un dispositivo de gas, que cuando cayó hizo que la gente se dispersara, dando fin al conflicto.

Ese elemento, quien es un policía tercero, fue suspendido mientras se realiza una investigación por parte de la SSP, por haber actuado sin autorización de sus superiores, recalcó.

Si bien uno de los motivos de la protesta fue porque Vila Dosal no escucha a los ciudadanos, la funcionaria aseguró que el gobierno del estado está “abierto y comprometido” con los derechos de los yucatecos y con el respeto irrestricto al derecho de manifestarse libremente.

En Yucatán se resuelven las cosas con respeto mutuo entre las autoridades y las ciudadanías, “fórmula a la que estamos acostumbrados y no permitiremos que la cambie gente que viene de otros lugares”, advirtió.

Tras destacar que en Yucatán se respeta el derecho de todas las personas a manifestarse, abundó: “Los apoyamos y exhortamos a que lo sigan haciendo”.

Sin embargo, recalcó, no se permitirá que comience a pasar lo que sucede en otros estados de la República, donde la gente cree que por su derecho a manifestarse puede cometer actos de violencia y agresiones hacia los cuerpos de seguridad.

De igual manera, sostuvo que el gobierno de Vila está en la disposición de recibir a cualquier ciudadano o grupo de gente que acuda al palacio de gobierno a manifestarse de manera pacífica, “a quienes se les escuchará y dará curso a sus demandas con resoluciones”.

E insistió que en esta administración no faltará la apertura a la escucha, el diálogo proactivo y constructivo y el respeto irrestricto a los derechos legítimos de manifestarse pacíficamente.

“Aquí no estamos acostumbrados a la violencia, no lo permitiremos tampoco. Los yucatecos no somos violentos, lo repito, no podemos empezar a tener este tipo de comportamientos agitados por gente que viene de otros lados del país”, reiteró Fritz Sierra.

Luego lanzó: “Aquí no vamos a permitir que algún elemento de la SSP, del Ejército, de la Marina, de la Guardia Nacional, sea violentado o sea humillado en cumplimento de su deber, como pasa en otros lugares del país”.

Más tarde, al inaugurar una fábrica de vidrios, Vila recicló parte del mensaje de Fritz Sierra en torno al caso, aunque reconoció que la marcha era de gente “que tiene genuinas demandas, de jubilados, de sindicatos y de otras personas que han sido dadas de baja en este adelgazamiento que ha hecho el gobierno estatal, y tiene el legítimo derecho de manifestarse”.

Sin embargo, insistió que en la caravana se infiltraron medio centenar de “agitadores profesionales” que agredieron a los policías.

Por ese hecho, con saldo de tres detenidos, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) inició de oficio una investigación.

Comentarios

Load More