Sólo 4% de la población mexicana logrará una pensión mínima garantizada: Coparmex

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Gustavo de Hoyos Walther. Foto: Octavio Gómez El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Gustavo de Hoyos Walther. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) estimó que sólo 25% de la “generación Afore”, aquellos que cotizaron a partir de 1997, lograrán cumplir el total de semanas para alcanzar una pensión mínima garantizada, es decir, apenas el 4% de la población mexicana.

“Sin duda son cifras alarmantes, y más aún si consideramos que el dinero que reciben los pensionados no es suficiente para solventar una vejez digna”, destacó en su mensaje semanal el organismo encabezado por Gustavo de Hoyos Walther.

El organismo señaló que si bien el sistema vigente –en funciones desde 1997– es adecuado, enfrenta una serie de problemáticas que no se pueden seguir postergando, por lo que “esta situación ya nos pisa los talones. Seguir en la inacción, simplemente sería irresponsable”.

El sector patronal dio algunos datos para exponer la dimensión y gravedad del problema. En primer término, apuntó, la tasa de reemplazo en México, que se refiere al monto que se recibe de pensión como porcentaje del último sueldo, actualmente se encuentra entre el 20% y el 30%, la más baja entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Esto es reflejo del poco ahorro para el retiro que realizamos los mexicanos; la tasa de aportaciones en nuestro país es apenas del 6.5% del salario, mientras que el estándar internacional es entre dos y tres veces mayor”, detalló.

Además, agregó, hay una baja densidad de cotización.

“Las condiciones del mercado laboral mexicano, en donde permea la informalidad, inhiben que la mayoría de los trabajadores puedan cumplir con las horas trabajadas y cotizadas necesarias para acceder a su pensión. En el sistema actual, un trabajador requiere mil 250 semanas de cotización, es decir, 25 años de trabajo, siendo parte del sistema de seguridad social”.

De igual manera, dejó claro que el sistema de pensiones actual es costoso y representa fuertes presiones para las finanzas públicas.

También dijo que el gasto público total en pensiones ha crecido de manera alarmante, y para 2020 el monto destinado asciende a un billón de pesos, lo que representa un incremento de 6% respecto de 2019.

“Para darnos cuenta de la magnitud de esta cifra, dicha cantidad es similar a lo que el gobierno estima recaudar por concepto de IVA. Más aún, será equivalente al 4.2% del PIB y al 18% de todas las erogaciones del gobierno”, explicó.

Las propuestas del sector patronal

En ese contexto, la Coparmex propuso que todos los mexicanos accedan al sistema de pensiones, en particular aquellos que no tienen ese beneficio, como los trabajadores independientes.

“Esto implica que aquellos que trabajen por cuenta propia puedan tener la posibilidad de incorporarse a un plan de cotización que les permita tener una garantía de pensión digna. Actualmente el 57% de la población ocupada del país es informal y no cuenta con seguridad social”, explicó.

Por otra parte, consideró necesario garantizar un ingreso suficiente para que los adultos mayores puedan cubrir sus necesidades básicas y gocen de un retiro digno, y en ese sentido –abundó– se requiere de un esfuerzo en conjunto, ya que implicará una mayor tasa de aportación por parte del trabajador, el patrón y el gobierno.

Y sugirió que se asignen recursos suficientes para cumplir con las obligaciones pensionarias.

“Debemos de reconocer a todos los trabajadores, quienes en el día a día construyen nuestro país, con una vejez digna. Una nueva reforma pensionaria, una que verdaderamente resuelva la problemática actual, requiere necesariamente garantizar estos cuatro principios fundamentales: alcance, suficiencia, solvencia y justicia”, enfatizó.

En la historia reciente del país, añadió, se han implementado tres reformas pensionarias, sin embargo, en todas ellas el trabajador ha sido ignorado, porque se han hecho para salvar el presupuesto, es decir, sólo se han realizado cambios para que le alcance al gobierno, sin considerar un punto indispensable, que es que le alcance al trabajador.

Adicional a esta reforma, sostuvo, es necesario brindar educación financiera e incentivar el ahorro voluntario entre los trabajadores, así como plantear mecanismos que faculten a las empresas para promover el ahorro de largo plazo entre sus empleados a través del ahorro voluntario colectivo.

Comentarios

Load More