El gobierno mexicano no entrará en la “batalla de la retórica” de Trump: Ebrard

Marcelo Ebrard en la 31 Reunión de Embajadores y Cónsules. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El canciller Marcelo Ebrard Casaubón aseguró frente a senadores de Morena que el gobierno mexicano no entrará en la “batalla de la retórica” del presidente estadunidense Donald Trump.

Luego lanzó una crítica discreta al diputado Porfirio Muñoz Ledo, quien en días recientes elevó la voz para pronunciarse contra los operativos antimigrantes: “Por ahí hay un diputado al que no le gusta la ley, pues que presente una propuesta y que se cambie la ley”.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), quien encabeza la política migratoria en México desde junio pasado, cuando se comprometió ante el gobierno de Trump a que las autoridades mexicanas, entre ellas la Guardia Nacional, impidieran el paso a los migrantes, presumió las deportaciones realizadas en los últimos días.

Y hasta bromeó cuando mencionó que la Policía Federal le dijo: “Regrésame mi avión, ya se volvió AeroHonduras”, en referencia al retorno de inmigrantes vía aérea.

Añadió: “No estamos haciendo una política exterior para reducir o disimular los fracasos en la política interior, sino al contrario, una política exterior que se fundamenta en los éxitos de nuestra política interior, empezando por la presencia y el prestigio que tiene el presidente de la República”.

Durante el discurso ante los senadores de su partido, Ebrard defendió su balance de política exterior, e insistió en el carácter “complejo” y “difícil” en la relación bilateral con el gobierno de Trump, en un contexto electoral.

Ante las declaraciones del magnate –quien el pasado martes 28 dijo que el muro es pagado “muy amablemente” por México –, Ebrard pidió a los legisladores “tener muy claro que son dos esferas distintas y que no vamos a entrar a la batalla de la retórica de las campañas políticas, vamos a cuidar la relación bilateral”.

Es más, aseveró que el gobierno de Trump “ha tomado una serie de medidas que tienen que ver con migración, muy complejas, pero finalmente es una jurisdicción propia”.

No dijo que fue él quien negoció y aceptó los Protocolos de Protección a Migrantes (PPM) –mejor conocidos como el plan “Quédate en México”– durante el periodo de transición, o que pactó con el gobierno de Trump el despliegue de 25 mil agentes de la Guardia Nacional en las fronteras del país, bajo la amenaza de Washington de imponer aranceles a los productos mexicanos.

El exjefe de Gobierno dedicó gran parte de su ponencia a defender el endurecimiento de la política de contención migratoria mexicana, que quedó evidenciada con los operativos que la Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración (INM) llevaron a cabo para desarticular las caravanas que ingresaron a México.

En estos operativos, severamente criticados por organizaciones de la sociedad civil, las autoridades detuvieron a más de 3 mil personas y en los días siguientes deportaron al menos a 2 mil 303.

“He escuchado muy diferentes versiones, confusas, por cierto”, soltó Ebrard, y justificó los operativos con el argumento de que las personas entraron a México “por la fuerza”, de “manera violenta, quién sabe inspirados por quién, y con el claro objetivo de crear un conflicto, porque esto es lo que crearon ahí”.

Soltó: “Si tú vienes a México a provocar, crear conflicto, te regreso a tu país, porque no tenemos por qué soportar, tolerar eso”, y advirtió que para las sucesivas caravanas “será el mismo trato”.

Notas relacionadas:

Con “Quédate en México” EU devolvió a México más de 62 mil solicitantes de asilo en 2019

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso