Piden al IMSS resolver déficit hospitalario en Puebla desde el sismo de 2017

El Hospital General Regional número 36 de “San Alejandro”. Foto: Google Maps El Hospital General Regional número 36 de “San Alejandro”. Foto: Google Maps

PUEBLA, Pue.(apro).- Desde el sismo de 2017, en Puebla los usuarios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) padecen de hacinamiento, que deriva ya en una crisis de salud, por los daños irreparables que sufrió el Hospital 36 de San Alejandro, infraestructura que a la fecha no ha sido reemplazada, denunció el diputado federal Alejandro Carvajal.

El coordinador de la fracción poblana de Morena e integrante de la Comisión de Seguridad Social demandó en un punto de acuerdo que el director general del IMSS, Zoé Robledo Aburto, ponga en marcha de manera inmediata un plan de infraestructura hospitalaria para Puebla

Recordó que luego de que el hospital regional de San Alejandro, que prestaba servicios no sólo a pacientes de Puebla, sino también de Oaxaca y Tlaxcala, quedó inservible por el terremoto del 19 de septiembre de 2017, los pacientes han sido canalizados al nosocomio de La Margarita, también ubicado en esta capital.

“Esto provocó que se sobresaturara el Hospital de La Margarita y que actualmente las personas estén esperando más de dos semanas, inclusive en el piso, para ser atendidas o incluso no son atendidas”, refirió Carvajal en rueda de prensa.

Señaló además que desde 2017 fue adquirido un terreno en San Andrés Cholula que ya tenía una infraestructura en proceso de construcción y que, en ese entonces se dijo, serviría como hospital para suplir a San Alejandro; sin embargo, ya cuando se había adquirido se encontró que no reunía las condiciones para ese fin.

El legislador poblano dijo que la actual administración federal anunció que para resolver esta crisis de salud que afecta a los derechohabientes del IMSS en Puebla se reconstruiría San Alejandro, se ampliaría La Margarita y se construirían nuevos nosocomios en Cholula y Amozoc, pero hasta la fecha no se aprecian avances de esas obras.

“Estamos solicitando que se regularice inmediatamente la situación que prevalece en el Estado de Puebla, que es una situación gravísima”, expresó, “nos preocupa porque no obstante que llevamos ya más de un año de la nueva administración no se ven avances significativos en (la construcción de) los hospitales”.

También consideró que la Secretaría de la Función Pública debe iniciar una “investigación profunda” respecto a lo que sucedió con la compra del terreno de San Andrés Cholula ya que se causó un daño patrimonial al erario público porque no sirvió para lo que se tenía considerado.

En su punto de acuerdo, el diputado refiere que ya hay un presupuesto autorizado para resolver esta problemática de Puebla y estados vecinos, por lo que demandó que se implemente de manera urgente.

Igual pidió a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que incluya en su programa anual de auditoria el “Programa de Emergencia para la Sustitución del Hospital General Regional con Unidad Médica de Atención Ambulatoria No. 36 en San Alejandro, Puebla”, con la finalidad de hacer público su avance físico y financiero.

El año pasado, el titular del IMSS, Zoé Robledo, reveló que la anterior administración gastó 427 millones de pesos en el terreno de San Andrés Cholula con una construcción incompleta conocida como el Hospital CIMA, que tenía 10 años abandonada, por lo que resultó inservible para suplir al nosocomio San Alejandro y, por lo tanto, alargó una solución a esta problemática.

Saturación

Según personal médico, los derechohabientes que se atienden en el Hospital de Zona de La Margarita pasó de 430 mil a 940 mil después de la inhabilitación de San Alejandro.

De acuerdo a la solicitud a la Plataforma Nacional de Transparencia con el folio 0064101814518 la saturación del área de urgencias luego del sismo en el hospital La Margarita alcanza un 300 por ciento.

De tener previo al terremoto una ocupación habitual de 80 por ciento en las 31 camillas que había en el servicio de urgencias en área de observación adultos y pediatría, en 2018, pasó a tener en esa misma área 100 camillas y en todos los horarios registrar un índice de “sobreocupado”.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso