CNDH pide al AGN garantizar el derecho a la verdad y abrir todos los archivos en su poder

La sede del Archivo General de la Nación. Foto: Octavio Gómez La sede del Archivo General de la Nación. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) solicitó al Archivo General de la Nación (AGN) cumplir su obligación de garantizar el derecho a la verdad y la información del pueblo mexicano, y abrir todos los archivos en su poder, sin restricciones.

En un comunicado, el organismo afirmó que transparentar estos archivos permitirá a los ciudadanos conocer su pasado y los hechos de su historia reciente, que deliberadamente se han mantenido ocultos no sólo al escrutinio y estudio de los especialistas, sino de todos los mexicanos.

Además, indicó, se trata de documentos históricos, pero también de aquellos que tienen que ver con violaciones a derechos humanos en el pasado reciente, que se pretende mantener por un plazo de 70 años en archivos de concentración, como los de las procuradurías de justicia, ahora fiscalías, y las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y Marina (Semar), entre otros.

Esta reserva, afirmó, resulta inadmisible en un régimen democrático y en transformación. Incluso, explicó, debiera ser un motivo de reflexión en el Congreso de la Unión, para eliminar en la Ley General de Archivos toda restricción que impida el conocimiento de la verdad.

Nota relacionada:

La 4T cierra archivos históricos que antes “abrió”

La Comisión remarcó la importancia de que se posibilite la consulta íntegra de los documentos relacionados en especial con la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS), que contienen parte de la historia oculta del país en la última mitad del siglo pasado.

Y calificó como inadmisible que con el argumento de la supuesta “transparencia” se entreguen versiones censuradas para consulta, pues el derecho a la verdad –subrayó– es un derecho humano y como tal no puede estar sujeto a criterios de ningún organismo público.

Por ello, se pronunció categóricamente porque se abran todos los expedientes, que no se trate de versiones censuradas, que se respete su clasificación de origen y que se elimine toda la burocracia para poder acceder a ellos, de tal suerte que en éste como en todos los casos, sean los investigadores y los propios ciudadanos que tienen acceso a la documentación, quienes ejerzan en conciencia su derecho a la libre información y a la verdad.

Aunque celebró la declaratoria de historicidad de los archivos de la DFS y la DGIPS como un paso más en la consecución del derecho a la memoria histórica del pueblo, la CNDH exhortó a las autoridades del AGN para que, en ese mismo ánimo, se siga avanzando en la máxima accesibilidad de todos los archivos, con hechos y sin más aplazamientos.

También manifestó que la necesidad de catalogación de los archivos históricos de la DFS y DGIPS no debe ser pretexto para aplazar o restringir su consulta y tampoco –apuntó– deberían ser intervenidos en su estructura policíaca de consulta, pues esto podría llevar a un grave riesgo para conocer la estructura de control que operó desde esa dependencia gubernamental, así como la lógica del archivo mismo.

Finalmente, el organismo de derechos humanos advirtió que mantendrá especial atención para que no se impongan restricciones ni otro candado que viole derechos fundamentales o atente contra las disposiciones legales vigentes en materia de transparencia, acceso a la información pública y protección de datos personales.

“Porque el pueblo mexicano tiene derecho a conocer toda su historia, y toda la verdad de su pasado”, concluyó.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso