En salud, vamos a ver quién es quién: AMLO al gobernador de Guanajuato

El gobernador panista Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y el presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto: Twitter @diegosinhue El gobernador panista Diego Sinhue Rodríguez Vallejo y el presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto: Twitter @diegosinhue

TIERRA BLANCA, Gto., (apro).- “Vamos a ver quién es quién” en la prestación de los servicios de salud, le dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador al gobernador panista Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, quien junto con los mandatarios de Acción Nacional rechazó integrar al estado al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi).

“Nada de pleito”, aseguró el presidente, quien lanzó un reto a los gobiernos panistas para ver quién prestará los mejores servicios de salud.

“Mientras no haya elecciones todos a trabajar juntos. Cuando sean elecciones, que cada quien agarre su partido”, deslizó López Obrador.

En una visita a una zona indígena en este municipio del Noreste del estado efectuada por la tarde del viernes, López Obrador aseguró que “no hay ningún problema” con el hecho de que el gobernador haya decidido administrar la prestación de servicios de salud, porque es “un asunto de democracia”.

El gobernador de Guanajuato forma parte de la organización de gobernadores de Acción Nacional (Goan) que decidieron no ratificar el convenio para integrarse al Insabi con el gobierno federal.

Con este tema en el aire, la visita presidencial parecía más bien un momento incómodo entre López Obrador y Rodríguez Vallejo, quienes además recibieron porras y rechiflas por los distintos grupos de personas que fueron reunidas en este municipio, ubicado en la región con más alta marginación del estado.

Entonces habló una autoridad otomí, León Rodríguez García, quien dijo llevar la voz de cientos de autoridades indígenas de la región que hace días se reunieron para acordar el mensaje que darían este viernes al presidente y al gobernador.

El representante indígena habló sobre la situación de la región noreste del estado como de abandono, de escasez de agua, falta de empleos, carencia de señal de internet y servicio de telefonía; tala inmoderada de las biznagas gigantes características de la región; malos tratos y también, servicios de salud “donde nos tratan mal y donde no existen médicos ni enfermeras”, además de que los apoyos de los programas sociales “no llegan completos.

“Queremos que esto cambie”, dijo León Rodríguez, quien pidió reformas a la ley orgánica municipal para garantizar la representación de pueblos indígenas en los ayuntamientos del estado y en el Congreso local, así como para que se reconozca a las autoridades nombradas de manera tradicional “para avanzar en beneficio de quienes viven aquí”.

Además, anunció un plan de seguridad a cargo de los pueblos indígenas de la región, que incluye la creación de guardias comunitarias.

“Serénense…” pide gobernador ante conflicto por Insabi

Cuando tocó hablar al gobernador Diego Sinhue Rodríguez, éste tuvo que pedir calma ante las porras y reclamos en que se dividieron los gritos de las personas presentes.

“Serénense, cálmense, estamos platicando, tranquilos”, pidió.

Rodríguez Vallejo dijo reconocer los compromisos del presidente con los municipios de la zona más apartada del estado, particularmente para la construcción de la carretera que permita la comunicación por tierra con el único municipio del estado que todavía no la tiene, Atarjea.

Luego, aseguró que los programas sociales del gobierno federal y del estado no compiten, sino que “se complementan” como una manera de hacer equipo.

“Este país lleva muchos años dividido, hay que unirnos, trabajar por la gente que es la que nos paga”, señaló.

Al tocar el tema del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, el gobernador de Guanajuato optó por usar un tono conciliador: “Guanajuato se va a coordinar con el Insabi y va a seguir administrando su sistema de salud, como lo acordamos. Presidente, gracias por esa confianza”.

Y aprovechó para anunciar la construcción de un nuevo hospital en Xichú, con recursos federales y estatales, “para sellar esa alianza para la salud de los mexicanos”.

El mismo tono empleó el presidente López Obrador para retomar el tema en esta visita, pues aseguró que ya se llegó a un acuerdo con todos los gobiernos, incluyendo al de Guanajuato.

“Aquí (en Guanajuato) se decidió que el gobierno se hará responsable de que no falten los médicos, que no falten los medicamentos y que el servicio de salud sea de calidad, que la atención médica y los medicamentos sean gratuitos”.

El presidente aseguró que no hay ningún problema con el hecho de que el gobierno estatal no se adhiriera al Insabi. “Nosotros vamos a cumplir con los fondos que se van a transferir, que por derecho le corresponden”, aseveró.

Y vino el reto:

“Es hasta mejor así, que algunos estados no hayan aceptado, que voluntariamente hayan dicho que su sistema de salud es eficiente y lo van a seguir manejando…porque es como la democracia, significa competencia, vamos a ver quién es quién”.

López Obrador anunció que el gobierno federal cumplirá con el compromiso de terminar de pavimentar el camino a Atarjea; “tenemos que unirnos, no pelearnos. Claro que hay diferencia, pero cuando hay democracia hay pluralidad; podemos pensar distinto”.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso