Ingrid, una víctima más de feminicidio en la CDMX; vinculan a proceso al agresor

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – Los gritos de Ingrid Escamilla Vargas y Eric Francisco “N” la noche del sábado 8 de febrero en un departamento en la colonia Vallejo alertaron a los vecinos del edificio en la alcaldía Gustavo A. Madero, pero nadie se atrevió a pedir auxilio a la policía.

La mañana siguiente, se enteraron que el ingeniero de 46 años había confesado a policías que acuchilló y desolló a su pareja sentimental de 25 años, y que tiró su piel y sus órganos al drenaje para intentar esconder el crimen.

En una audiencia privada realizada este martes, un juez ordenó vincular a proceso al presunto feminicida y le dictó prisión preventiva oficiosa, por lo que deberá permanecer en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente hasta que se determine su situación jurídica, dentro de tres meses, informó la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX).

Como medida cautelar, el presunto feminicida fue enviado al Centro Varonil de Rehabilitación Psicosocial (Cevarepsi).

De acuerdo con los primeros reportes policiacos, horas después de que asesinó a la joven, Eric Francisco llamó a su exesposa para pedirle que fuera a recoger a Rodolfo “N”, su hijo de 15 años, quien padece autismo y fue testigo del crimen. Luego, le confesó que acababa de matar a su novia.

Presuntamente, fue su expareja quien llamó a la policía para denunciar el hecho y dar los datos para detener al feminicida. Según los reportes, ella comentó que no era la primera vez que el sujeto ejercía violencia contra sus parejas, pues ella lo denunció en julio pasado y obtuvo medidas de protección.

Fue así que elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) llegaron al departamento 501, del edificio ubicado en el 258 de la calle Tamagno de la mencionada colonia al norte de la ciudad, y lo detuvieron.

Sin camisa, con el pecho y la cara ensangrentadas y una venda en la cabeza, Eric Francisco “N” contó a la policía que esa noche discutió con Ingrid. Aún no está claro si fue por un asunto de celos o a consecuencia de que él estaba borracho y drogado.

Lo que sí les dijo fue que ella lo atacó con un cuchillo de cocina y que él respondió la agresión con al menos cinco puñaladas, golpes y luego… el horror.

A sus 25 años, Ingrid Escamilla se convirtió en una de las 10 mujeres que cada día son asesinadas por violencia de género en México, así como en una de las víctimas de feminicidio en la capital mexicana, donde hace apenas dos meses y medio se declaró la Alerta por Violencia contra la Mujeres.

Así terminó la historia de la joven originaria del municipio Juan Galindo, en Puebla, en donde fue velada y sepultada. Llegó a vivir a la Ciudad de México luego de terminar una maestría en Administración de Empresas Turísticas en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso