Arturo Zaldívar presenta reforma contra nepotismo y corrupción en Poder Judicial

De izq. a derecha: Julio Scherer Ibarra, consejero jurídico de la presidencia; Mónica Fernández, presidenta de la Mesa Directiva del Senado; Arturo Zaldívar, ministro presidente de la Suprema Corte; y Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado Foto: Benjamín Flores De izq. a derecha: Julio Scherer Ibarra, consejero jurídico de la presidencia; Mónica Fernández, presidenta de la Mesa Directiva del Senado; Arturo Zaldívar, ministro presidente de la Suprema Corte; y Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar, presentó al Senado de la República la propuesta de reforma al Poder Judicial de la Federación (PJF) que, dijo, consolidará y reglamentará los cambios que ya ha comenzado a implementar durante su administración.

“Estamos convencidos de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Consejo de la Judicatura Federal no requieren una reforma estructural”, señaló.

“Nuestra Constitución establece garantías que aseguran su autonomía e independencia, así como un sistema de distribución de funciones con vasos comunicantes, que ha permitido alcanzar un equilibrio institucional y una estabilidad no siempre fácil de conseguir”, añadió en el discurso que ofreció ante senadores.

Entre las propuestas señaladas destacó la reforma a la Ley de Amparo y la Ley Reglamentaria del artículo 105 constitucional, para reforzar de la Suprema Corte como tribunal constitucional con la finalidad de generar una doctrina constitucional y de derechos humanos.

Junto con nuevas políticas el combate a la corrupción, el nepotismo y la impunidad, se hace una reglamentación para fortalecer la paridad de género, así como el reforzamiento para la formación de jueces, magistrados y Defensoría Pública.

AMLO suscribe reforma de Arturo Zaldívar al poder judicial

Al acto asistió Julio Scherer Ibarra, consejero jurídico de la presidencia, quien será el encargado de acompañar el análisis elaborado por la oficina del presidente Andrés Manuel López Obrador, así como de enviarla al senado de la República.

“La consolidación del estado de derecho es la preocupación del actual gobierno”, recalcó Scherer Ibarra, “queremos dejar atrás la imagen de corrupción y abandono”.

También, los senadores Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) y Mónica Fernández Balboa, presidenta de la Mesa Directiva, junto a una delegación de representantes de distintas fracciones parlamentarias se comprometieron a respaldar la propuesta y a construir acuerdos “responsables” y de madurez política.

“Es necesario mirar al futuro y dejar atrás la mezquindad política”, señaló Monreal Ávila, quien se comprometió a consensuar acuerdos con la oposición para llegar a un acuerdo que recupere la “orientación republicana”.

Por su parte, Fernández Balboa, adelantó que una vez que sea recibida la propuesta, en nombre del Ejecutivo, no se “vulnerará la soberanía del poder judicial” y habrá “formato de parlamento abierto”.

Contenido de la reforma

A decir de los documentos presentados esta mañana al presidente López Obrador, la propuesta contempla la reforma a siete artículos constitucionales: 94, 97, 99, 100, 103, 105 y 107.

Asimismo, se expedirán dos nuevas leyes federales: la primera, una nueva Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación; así como la expedición de una Ley de Carrera Judicial del Poder Judicial de la Federación. Ambas, señalan fuente al interior de la SCJN, servirán para apuntalar la formación de jueces y magistrados.

De igual manera, prevé reformas a cinco ordenamientos legales. Entre ellos, a la vigente Ley de Amparo, a la Ley Federal de Defensoría Pública, al Código Federal de Procedimientos Civiles, y a la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, para los servidores públicos del Poder Judicial.

En ésta, también, se buscará ratificar y fortalecer a la SCJN, como tribunal de Control Constitucional.

Entre ellas, que el Alto Tribunal atraiga cualquier recurso de los que se refiere la Ley de Amparo, cuando su interés y trascendencia lo ameriten; que atraiga el recurso de revisión en amparo directo, cuando a su juicio, un asunto revista un interés excepcional en materia constitucional o de derechos humanos; o que el acuerdo que deseche un recurso de revisión en amparo directo sea inimpugnable.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso