Fiscal de Chihuahua estanca juicio del caso Miroslava Breach

Miroslava Breach en la sierra Tarahumara. Investigaba tala ilegal, desplazamientos internos, los efectos de los megaproyectos y la narcopolítica. Foto: Colectivo 23 de marzo Miroslava Breach en la sierra Tarahumara. Investigaba tala ilegal, desplazamientos internos, los efectos de los megaproyectos y la narcopolítica. Foto: Colectivo 23 de marzo

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- El juicio contra el presunto asesino de la periodista Miroslava Breach, que empezó el lunes 17 de febrero, se extenderá hasta después del 4 de marzo. Lo anterior debido a que el fiscal estatal César Augusto Peniche pidió declarar mediante videoconferencia, y no en persona, trámite que se hace efectivo 10 días hábiles después de la petición de la adecuación técnica de la sala de audiencias.

El juez federal Néstor Pedraza explicó en el segundo día del juicio que debido a que el fiscal estará en la Ciudad de México debe tomarse la decisión sobre si se suspende el juicio hasta que el fiscal comparezca, si se toma su declaración al final de todas o si se revoca su participación como testigo.

Las partes estuvieron de acuerdo en que su testimonio sea incluido.

La abogada de la familia de la víctima, Sara Mendiola Landeros, manifestó su extrañeza por la petición del Fiscal en entrevista posterior:

“Si viniera personalmente, realmente estaría colaborando con el caso de Miroslva del que tantas veces se ha dicho preocupado, interesado y con toda la disposición de colaborar. Su postura lo único que hará es retrasar una sentencia que hemos esperado tres años”.

El fiscal Peniche fue requerido como testigo por parte de la organización Propuesta Cívica, auxiliar de la Fiscalía Especializada en Atención a Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), y defensa de los hermanos de Miroslava Breach Velducea, asesinada el 23 de marzo de 2017 a bordo de su camioneta cuando salía de su domicilio.

Durante el año que Peniche tuvo la investigación bajo su cargo se obtuvieron la mayoría de las evidencias. Se identificaron los tres presuntos asesinos materiales (uno está muerto, el otro prófugo) y se realizó la captura de Juan Carlos M. O., presunto orquestador del crimen.

Sin embargo, durante 10 meses su fiscalía no reconoció como víctimas a los hermanos Breach Velducea y les negó copia del expediente judicial del caso. Luego les pidió firmar un amparo para impedir que la federación atrajera la investigación del homicidio de la periodista.

Te puede interesar: Miroslava Breach fue amenazada por el ‘Señor Salazar’ y políticos panistas

 

En esa trama están involucrados funcionarios panistas que presionaron a Miroslava a revelar sus fuentes, la grabaron a escondidas, entregaron el audio al grupo criminal Los Salazar, al que el acusado pertenece, según la teoría de las fiscalías estatal y federal. Los implicados fueron presentados como “testigos con identidad reservada” y no como sospechosos, por la fiscalía estatal.

El primer día de audiencia en el tribunal federal, a casi tres años del homicidio, dos familiares de la víctima señalaron que Miroslava mencionaba como “los enviados del narco” al expresidente municipal de Chínipas, Hugo Schultz, al expresidente estatal del PAN y luego secretario particular del gobernador Javier Corral, y al vocero del PAN, hoy asesor de la bancada panista en el congreso local, Alfredo Piñera. Los mismos involucrados, con distintas responsabilidades, aparecen en la grabación de la llamada y en la delación.

La FEADLE atrajo el caso en abril de 2018, lo que el gobernador Corral criticó en varias ocasiones.

“Lo que sí nos asombra es que él (Peniche) siempre ha mostrado su disposición para apoyar en todo el caso. Máxime que él tenía el conocimiento de la realización de la audiencia con meses de anticipación, que pudo haber previsto su agenda para poder comparecer en un estrado del tribunal de enjuiciamiento y que no es así. Y si optó por desahogar su testimonio vía videoconferencia, es correcto, el código se lo permite, está en su derecho. No lo afecta técnicamente, lo único que puede hacer es alargarlo (el juicio) más y mientras no se desahogue el testimonial de él, como bien lo mencionó el juez, no podría emitir una sentencia”, dijo la abogada Mendiola.

Peniche utilizó el artículo 365 del Código Nacional de Procedimientos Penales que plantea las excepciones a declarar de servidores públicos.

“Su presencia es para fortalecer la teoría del caso de la fiscalía que nosotros como coadyuvancia buscamos fortalecer.

Lo que se busca es un motivo de colaboración (…) en ninguno momento se busca comprometerle”, explicó Mendiola.

La mayoría de las pruebas en las que se sustenta el juicio contra Juan Carlos M. O., a quien señalan con el apodo de “El Larry” y lugarteniente del grupo criminal Los Salazar, son las recabadas por la fiscalía de Chihuahua.

“Dispararon a mi mamá”

En el segundo día de audiencias se presentaron ocho testigos, siete de ellos expertos en escenas del crimen o emergencias y una prima de la víctima.

También se escuchó la llamada que hizo al 911 la hija de Miroslava, en shock, minutos después de que un pistolero le disparó ocho tiros cuando sacaba su camioneta para llevar a la escuela a su hijo adolescente. En la llamada se escuchaba cómo el 23 de marzo intentaba avisar a emergencias que su madre estaba herida. Como trasfondo se escuchaba el llanto de su hermano, a quien ella intentaba tranquilizar.

“Mi amor, cálmate”, decía la hija de Miroslava a su hermano. El audio de unos segundos hizo llorar a su familia presente en la sala.

Por segunda ocasión se mostró en las pantallas fotografías de Miroslava Breach sin vida, adentro de su camioneta. La segunda ocasión el juez pidió al público -entre quienes se encontraban las hermanas de la víctima- que salieran de la sala para mostrar las fotografías de la escena del crimen.

En el desarrollo de la audiencia fueron mostrándose algunas de las principales evidencias recabadas para adjudicar la responsabilidad del detenido.

Estas fueron algunas:

  • -Los ocho casquillos de pistola 38 super y fragmentos de bala recogidos alrededor de la camioneta de la periodista, así como alojados en su cuerpo.

Con esas se concluyó que las balas salieron de una misma pistola, que el tirador rodeó el auto, que fue disparando desde el vidrio del piloto y el parabrisas y que la víctima no iba armada.

  • -La cartulina recabada en la escena del crimen, tirada en el pavimento, a unos metros de la camioneta porque, explicó la perito Karen Berenice García, la movió el viento. En ella se leía: “Esto le pasará a toda la gente lengua suelta y llegadas al gobernador y voy por ti gober. Atte: El 80”. En los bordes superiores llevaba escrito WA. La cartulina ha sido polémica desde que fue presentada a la prensa ya que diversos testigos señalan que no es la cartulina que estaba en la escena del crimen, como consignó la investigación www.proyectomiroslava.prg

En la audiencia se mostró que la cartulina estaba recortada de una orilla, lo que, explicó la perito, pudo ser porque se le encontró una huella dactilar que se mandó a analizar.

  • -Diversas fotografías de la escena del crimen afuera de la casa de la periodista.
  • ­-La computadora laptop VAIO encontrada en Chihuahua, en la casa de Jaciel V., el joven aún prófugo que llevó al pistolero a la casa de Miroslava el día del asesinato, pariente de Los Salazar y hermano de crianza de “El Larry”.

En esa laptop, según la fiscalía, se encontraron los audios de las llamadas hechas a mediados de 2016 por el exvocero del PAN, Alfredo Piñera, a Miroslava Breach y a Patricia Mayorga -corresponsal de Proceso– pidiendo que digan de dónde sacaron la información sobre que el candidato del PRI a la presidencia municipal de Chínipas era sobrino de Los Salazar, e intentando deslindar de esa información al entonces presidente municipal panista Schultz.

Declarantes

El primero en declarar en la audiencia fue un policía de Seguridad Pública Municipal que llegó a la escena del crimen, cuando acababa de ocurrir el ataque, y encontró a los hijos de la periodista llorando en la banqueta. También a una vecina que se asomó por la ventana tras escuchar los disparos.

Dedicaron varias horas a presentar a peritos de la Fiscalía General de la República que participaron en el embalaje o la toma de fotografías de las pruebas en las que se basó la fiscalía estatal para culpar al detenido de ser uno de los homicidas de la periodista, cuando el caso fue atraído por la FEADLE por tratarse de una periodista.

Este día sólo fue presentada una familiar como testigo: Alcira Velducea, la prima de la periodista quien se encargó de llevar el cuerpo y recogerlo para llevarlo a la funeraria, así como presentar documentos que acreditaran la identidad de la víctima. En esta ocasión no se le preguntó sobre las amenazas que había recibido Miroslava o sobre su trabajo periodístico, como se hizo en la apertura del juicio oral.

Cuestionado por el periódico El Diario sobre los señalamientos que los familiares de Miroslava, con identidad reservada, hicieron el primer día del juicio, de que ella le había avisado a Javier Corral de sus amenazas, el mandatario se negó a responder porque, dijo: “(En El Diario) todo lo manipulan y lo distorsionan”.

En diversas ocasiones, al igual que el primer día, el defensor de Juan Carlos M. O. cuestionó a los peritos sobre sus acreditaciones para hacer los informes. También sobre la cadena de mando en la escena del crimen y sobre por qué no plasmaron en sus reportes los procedimientos o las metodologías seguidas.

Llamó la atención que el último testimonio fue del perito estatal Edgar Ontiveros, quien mostró la pistola 38 súper sembrada en el asesinato del profesor de karate retirado Gabriel Ochoa, junto a una cartulina acusándolo de ser el asesino de Miroslava.

En la audiencia no se hizo mención al dato que caracterizaba al arma -que era un arma conmemorativa-, tampoco que el Comisionado Estatal de Seguridad, Oscar Aparicio había anunciado que era la pistola que mató a Miroslava, información que no avaló el fiscal Peniche. Tras la declaración del perito de ese otro caso se dio por terminada la audiencia.

 

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso