“Música y política: El sonido de la libertad”, videos en DW

"Música y política: El sonido de la libertad", videos documentales de la cadena gubernamental alemana Deutsche Welle (DW) "Música y política: El sonido de la libertad", videos documentales de la cadena gubernamental alemana Deutsche Welle (DW)

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La música apropiada puede cambiar el mundo en un momento histórico determinado, trasciende fronteras y su mensaje político seguramente acompañará los sonidos de la humanidad siempre, como muestran los dos recientes videos documentales de la cadena gubernamental alemana Deutsche Welle (DW) en YouTube: Música y política: El sonido de la libertad.

Resulta formidable la calidad y profundidad analítica de ambos, cuya temática aborda 200 años de música, de libertad, de esperanza y de protesta: este reportaje en dos partes cuenta la historia de canciones que se convirtieron en melodías emblemáticas, desde el himno francés “La marsellesa” (con Mireille Mathieu o en versión reggae de Serge Gainsbourg), “La cucaracha” de México (cantada desde la Revolución Mexicana), pasando por la lucha italiana de “Bella Ciao” o “I Will Survive”, interpretada por Gloria Gaynor. Los documentales ofrecen una perspectiva bastante extensa al aplicar no sólo a artistas estadunidenses o en idioma inglés (como Joan Báez o Nina Simone), lo cual ya es ganancia.

DW (Deutsche significa “alemán” o “alemana” y Welle  “onda”, y también “ola”, “tambor”, “árbol”) es un canal originalmente de radiodifusión, fundado el 3 de mayo de 1953 en Bonn por el gobierno germano, que en el nuevo siglo viene brindando excelentes reportajes o videos muy bien documentados y de manera tan profesional e independiente de las políticas partidistas europeas, que ya quisiéramos acercarnos aquí un poquito –al menos– hacia esa libertad en nuestras cadenas informativas nacionales (léase: apoyadas por el estado mexicano).

Leemos en su presentación de estos videos Música y política: El sonido de la libertad en YouTube (https://www.youtube.com/dwdocumental):

“¿Qué tiene que ver la popular canción alemana ‘Los pensamientos son libres’ con la oración punk de la banda rusa Pussy Riot? ¿En qué tradiciones se basa el movimiento Liberen a Nelson Mandela o el pop feminista de Beyoncé?

“La música conmueve a las personas. Motiva y reconforta. Desde la Revolución Francesa, la agitación social y las canciones políticas han estado estrechamente vinculadas. La superestrella Beyoncé es un ejemplo actual de que la música pop exitosa puede ser política. Utiliza su fama para llamar la atención sobre la discriminación contra las personas negras en los Estados Unidos y para luchar por la igualdad de derechos de las mujeres. De esta manera, la cantante forma parte de una larga tradición de sonidos que cambiaron al mundo, el Sonido de la Libertad: desde ‘La Marsellesa’ pasando por la gran Billie Holidays con su ‘Strange Fruit’ hasta ‘Las chicas solo quieren divertirse’ (Cindy Lauper) o la rola ‘Vientos de cambio’.

“La Marsellesa”, por ejemplo, sigue siendo el símbolo de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Durante la Revolución Francesa convocó al pueblo a las armas y acompañó a las tropas en su marcha. Hoy se discute si se deberían cambiar los estrofas particularmente sangrientas y violentas (como el Himno Nacional Mexicano, compuesto tras las invasiones gringas y galas).

“Con la canción ‘Marcha de las mujeres’, las inglesas lucharon por el sufragio femenino. ‘Vientos de cambio’ del conjunto alemán de rock Scorpions se convirtió en el himno de la caída del Muro de Berlín en 1989. Pocas canciones plasman de tal forma las emociones que desató el final de la Guerra Fría. Con muchas estrellas y testigos contemporáneos, Música y política: El sonido de la libertad habla del poder revolucionario de la música.

Pero ya sea sonido, música o ruido, escuchar es parte del futuro. Así, para otro documental de estreno por DW, “en un mundo lleno de estímulos visuales, se subestima el sentido del oído”: El ritmo de la mente, donde el científico Trevor Cox constata la importancia de la parte acústica.

“Tan pronto como en una película comienza una música de tensión o se escuchan sonidos amenazantes, presentimos que acecha la tragedia, incluso si las imágenes en la pantalla no revelan nada de ese tipo. Ya sea sonido, música o ruido, los eventos acústicos son poderosos. El ritmo de la mente visita a investigadores, músicos y personas cuyo campo de actividad es el sonido.

“El viaje abarca desde la investigación evolutiva hasta la cuestión del rol que tendría la audición si la humanidad abandonase alguna vez la Tierra rumbo al espacio. Músicos como Alva Noto o Simonne Jones, que hacen música innovadora, comparten sus experiencias, así como niños sordos, a quienes las nuevas tecnologías les ofrecen una experiencia musical total. Un paseo por el sonido con Trevor Cox deja en claro cuán complejos y reveladores son incluso los sonidos cotidianos”.

Y tal vez lo más sorprendente sea darse cuenta de que, al fin y al cabo… “¡escuchar no [sólo] es cuestión de oído!”, a decir de El ritmo de la mente. Por ello es trascendental el papel del video en Deutsche Welle Documental para comprender las verdades de fondo que subyacen en torno a los temas musicales y sonoridades del momento.

Los reporteros, traductores y equipos de hombres y mujeres de DW han elaborado magníficas investigaciones sobre los más amplios temas culturales e informativos; la educación, el arte, la ecología, la ciencia, la salud, la niñez, la historia, la sexualidad, las sociedades, la moda desde puntos de vista críticos, la tecnología, los conflictos mundiales, la psicología, la migración, el capital, los movimientos políticos a lo largo y ancho del planeta, etcétera.

Para más información visite también: https://www.dw.com/zonadocu / https://www.dw.com/primerplano / https://www.dw.com/español. Instagram (en inglés): https://www.instagram.com/dwdocumentary/ y Facebook (en inglés): https://www.facebook.com/dw.stories. DW Netiqueta: https://p.dw.com/p/14KkY)

 

Te recomendamos: “El cine y el rock”, curso puma de Benjamín Anaya

 

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso